Plástico biodegradable fabricado con aire y bacterias

Numerosas compañías desarrollan nuevos plásticos que no involucran el procesamiento de petróleo y, por ende, no causan tanto daño al medio ambiente.

Para crear la mayoría de los objetos plásticos se necesita extraer petróleo y “romperlo” a altas temperaturas y presiones. Por otro lado, al desecharlo se liberan toxinas, se perjudica a la fauna y flora del mundo y nos perjudicamos a nosotros.

Por ello se trabaja en desarrollar nuevos plásticos, fabricados por microbios y que se desintegren naturalmente. Uno de esos plásticos biodegradables es el PHA, (polyhydroxyalkanoates). Se ha fabricado por décadas, pero el siguiente paso es producirlo a niveles comerciales.

Para crear PHA se utilizan bacterias que convierten el aire o los gases residuales ―recombinando las moléculas de oxígeno y carbono― en plástico eco-amigable y libre de petróleo.

Newlight Technologies es una de las compañías que trabaja en PHA. Mark Herrema, su co-fundador, cree que el PHA pronto podrá competir con los otros plásticos simplemente por su costo, y porque la eficiencia de su producción ha subido 500%.

“Estamos en esto desde 2003”, dice Herrema, “ahora, estamos incrementando la producción. Francamente, no podemos hacer suficiente… Tan pronto como lo logremos, será un éxito”.

Molly Morse, la fundadora de Mango Materials, también se mantiene optimista: “estimamos que el 30% de los plásticos podrían ser sustituídos con bioplásticos”.

Por lo pronto, en lo que los bioplásticos lleguen al alcance de la mayoría, podemos y debemos cuidar nuestro consumo y desecho de objetos plásticos que tardan cientos y miles de años en desintegrarse.

[Co.EXIST]



La Tierra es hoy más verde gracias al CO2

Josep Pañuelas explicó que se ha podido atribuir el “el enverdecimiento del planeta al aumento de los niveles de CO2 atmosféricos provocado por el consumo de combustibles fósiles.”

Imagen: http://scenerybook.tumblr.com/

Se estima que el 0.04 por ciento del aire que respiramos son los gases de efecto invernadero acumulados en la atmósfera. De acuerdo con un artículo de la revista Nature Climate Change, esta cifra sería mayor si no fuera por la capacidad de las plantas por atraparlos y aprovecharlos para su crecimiento. Según parece, la Tierra ha ganado 36 millones de km2 de superficie verde –es decir, un equivalente de tres veces la extensión de Europa–. 

Este artículo, en el que participó la CREAF, centro adscrito a la Universidad Autónoma de Barcelona –UAB– tomó como referencia los últimos 33 años. Fue así que se descubrió que la biomasa terrestre aumentó un 40 por ciento de la superficie de la Tierra, en contraste con el 4 por ciento de lo que se redujo. Se cree que este fenómeno se encuentra relacionado con las altas concentraciones de CO2 producidas por un “potente fertilizante que se desconocía cómo había afectado a nivel planetario”.

http://photocosma.tumblr.com/
http://photocosma.tumblr.com/

Josep Pañuelas, científico del CREAF, escribió que se ha podido atribuir el “el enverdecimiento del planeta al aumento de los niveles de CO2 atmosféricos provocado por el consumo de combustibles fósiles.” Esto quiere decir que al haber más dióxido de carbono, las plantas han podido generar más hojas capturándolo de la atmósfera a través de la fotosíntesis: “Gracias a ello, el incremento de la concentración de este gas de efecto invernadero se ha visto frenado.” Inclusive, se atribuye al dióxido de carbono un 70 por ciento del enverdecimiento de la Tierra, mientras que el resto, los científicos consideran que el aumento de la biomasa proviene un 8 por ciento del cambio climático, 9 por ciento del nitrógeno atmosférico y un 4 por ciento de los cambios de usos del suelo. 

Desgraciadamente, “no todo lo que es bueno para las plantas lo es para el resto del planeta”. Los efectos CO2 en la atmósfera provocan una serie de alteraciones que impacta en los ecosistemas, la biodiversidad y en los humanos. Por ejemplo, el cambio climático ha producido un aumento en la temperatura global, incrementando a su vez el nivel del mar ante el deshielo de los glaciares o la radicalización de las tormentas tropicales. Estos son algunos de los efectos “que ya estamos sufriendo y que no remitirán si no dejamos de usar combustibles fósiles”, sentenció Pañuelas.

Para el experto, la fórmula es sencilla: “cuanta más biomasa, las plantas necesitarán también más agua y otros nutrientes, sobre todo el fósforo, ambos recursos limitados y vitales en el planeta.” Por lo que el efecto del dióxido de carbono, al cual las plantas están acostumbrándose y aclimatándose, no es suficiente ya para seguir creciendo. 



El nopal podría sustituir el plástico, descubren estudiantes de México

Su plástico biodegradable se desintegra en un mes, no es tóxico ni dañino para salud.

Podría decirse que el nopal es uno de los vegetales rockstars de los últimos años. Este no deja de sorprender por sus propiedades curativas y nutricionales (una dieta basada en él podría combatir la obsesidad, por ejemplo). Pero además distintas investigaciones han descubierto que a partir este es posible elaborar productos ecológicos como bloqueador solar, pintura casera, impermeabilizante para techos, electricidad, purificadores de agua,etc. Ahora, un grupo de 8 estudiantes del CUAltos de Jalisco en México, ha encontrado cómo hacer plástico biodegradable a partir del nopal.

Se pueden hacer desechables, bolsas para supermercado y mordederas para los bebés, porque se pueden consumir sin ningún problema, son naturales. señaló el profesor Jorge Franco en entrevista para Notimex.

Este plástico se elabora a base del mucílago, la sustancia viscosa del nopal. El proyecto nació cuando el estudiante Abraham Gómez recordó que había escuchado que una niña europea consiguió hacer bioplástico a través de la cáscara de plátano. Luego el equipo retomó una investigación que había iniciado una investigadora en la ciudad de México para producir a parir del mucílago una película plástica.

El grupo de estudiantes con este proyecto obtuvo el el primer lugar en Proyectos Universitarios de Innovación y Emprendimiento de la Aldea Digital 2015, su producto se llama Nopalplastic.

Nos interesó el nopal, porque en el país existen zonas áridas en las que no hay actividad agrícola; este alimento se adapta a cualquier clima y a cualquier condición, por lo que es un cultivo que se puede explotar.Abraham Gómez, uno de los descubridores.

Ahora los estudiantes están consiguiendo financiamiento público y privado para expandir el proyecto y ya han comenzado los trámites ante el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial para el registro de Nopalplastic.