Diesel dulce: investigadores reviven antiguo proceso para convertir azúcar en diesel

Un proceso conocido desde los años de la Primera Guerra Mundial (ya casi un siglo) fue revivido por investigadores para convertir azúcar directamente en diesel. Se espera que en unos años pueda comercializarse y ayudar a reducir la emisión de gases en la atmósfera.

Un proceso conocido desde los años de la Primera Guerra Mundial (ya casi un siglo) fue revivido por investigadores para convertir azúcar directamente en diésel. Este descubrimiento podría en unos años reemplazar a los combustibles fósiles y reducir drásticamente las emisiones de gases invernaderos, uno de los factores de peso del cambio climático.

Investigadores de la Universidad de California, Berkeley, rescataron un antiguo proceso de fermentación que transformaba el almidón en explosivos empleados para la guerra. Se le conoce como ABE porque produce acetona, butanol and etanol. Y fue descubierto por el químico Chaim Weizmann.

El proceso, actualizado, produce una variedad de productos que contienen más energía por litro que el etanol y los combustibles que se utiliza hoy en día en el trasporte. También, se encontró que, así como el diésel, puede mezclarse para adaptarse a las condiciones climáticas de invierno o verano.

La desventaja es que el costo de su fabricación es más alto que el del diésel o la gasolina. Pero la enorme ventaja es que reduce drásticamente las emisiones de gases invernaderos, uno de los factores de peso que contribuyen al cambio climático.

Además, se descubrió que el proceso es lo suficientemente versátil para usar un gran rango de materiales, desde azúcar de maíz (glucosa), azúcar de caña (sacarosa), almidón y probablemente otros materiales que no sean fuentes alimenticias como pasto, árboles o incluso desechos orgánicos.

Los autores Harvey Blanch y Douglas Clark estiman que podría comercializarse en 5 ó 10 años. O cuando menos puede abastecer a mercados pequeños como el militar y posteriormente a camiones, trenes y otros vehículos.

 

[e!ScienceNews]

 



¡A consumir maíz nativo! por sus propiedades anticancerígenas

Las importaciones a bajos precios del maíz híbrido sustituyen el consumo del maíz criollo o nativo que tiene fantásticas propiedades.

El maíz es el cereal más consumido del mundo. Esta planta gramínea es oriunda de América aunque no ha sido ubicado su origen exacto: en el Valle de Tehuacán en Puebla, México, se encontraron restos arqueológicos alusivos a esta planta de hace ocho mil años, y en la década de 1950 se hallaron extractos de polen de maíz con una antigüedad de entre 60 y 80 mil años ceca de la ciudad de México, aun así se desconoce su sitio de nacimiento. A lo largo de Latinoamérica hay al menos 300 especies,  y su presencia es tal,  que se cree que su origen se dio en brotes separados por todo el continente.

En México como otras regiones de Centroamérica, el maíz está profundamente arraigado a la identidad cultural: este producto ha sido el sustento de millones de familias por milenios, es el compañero y musa del arte e idiosincrasia de América. Desde Brasil y Argentina, hasta Norteamérica,  los cientos de especies de esta venerada planta han acompañado la cultura.

Las 300 especies de maíz existentes,  hoy tienen un enemigo común, los transgénicos producidos en enormes cantidades en Estados Unidos. En México desde el 2008, el Tratado de Libre Comercio con América del Norte ha permitido que por primera vez ingresen toneladas de maíz híbrido a precios muy bajos, lo que ha hecho que la producción con semillas nativas sea un mal negocio, y que la compra de maíz a menor calidad sea barato y accesible.

Las variedades criollas o nativas de maíz tienen una gran cantidad de propiedades que aquí te compartimos. Consumir maíz natural es actuar por tu salud:

– Es un alimento muy eficaz para saciar el hambre por su almidón.

– Consumido en una ración de 100 g brinda la mitad del total de calorías y el 60% de proteínas requeridas diariamente.

-Tiene altos contenidos de fibra soluble.

-Concentra un alto contenido de antioxidantes y por lo tanto, muchas  propiedades anticancerígenas.

– El maíz dulce es rico en hidratos de carbono, en vitaminas A, B1, B2, B3, B6, B9, E y C, en fibra y en sales minerales como potasio, magnesio, hierro, calcio,zinc, sodio y fósforo.

– Tiene grasa, proteínas, hidratos de carbono, fósforo, potasio, hierro, sodio, manganeso, magnesio, calcio, cinc, selenio y Niacina.



Gobierno mexicano busca intimidar protestas ambientalistas

La reforma energética fomenta la irracional explotación de hidrocarburos: GreenPeace ha criticado la medida, seis de sus activistas fueron temporalmente aprehendidos y hoy una de ellas enfrenta una disparatada demanda por un foco roto.

El gobierno mexicano ha emprendido una serie de reformas para, supuestamente, crecer su economía. Estas modificaciones fueron aplaudidas por el entorno financiero mundial, pues genera posibilidades de inversión en el atrayente sector energético. Las voraces compañías petroleras apuntan a México, que por su recién aprobada reforma energética, compartirá utilidades petroleras con inversores privados.

En tal contexto, la revista Time, dedicó su portada al presidente Enrique Peña Nieto con el título “Saving México”. Tal cumplido causó indignación en sectores de la población que no creen que facilitar la economía globalizada sea la solución para los problemas (veinte años de apertura comercial no han significado una reducción en la pobreza). Entre los inconformes está GreenPeace, quienes como protesta expandieron una mega manta de 128 metros cuadrados, haciendo alusión a la revista, pero con la misma frase enmarcada en una interrogación. Es evidente que salvar a México con la promoción de los hidrocarburos no es coherente.

Seis activistas fueron detenidos en el acto, una de ellas enfrenta cargos por la ruptura de una lámpara. GreenPeace ha iniciado una campaña abierta para presionar al director de PEMEX, para que retiren la demanda por ser una evidente intimidación a la libertad de expresión. Rosina González, la chica denunciada, podría enfrentar de 4 a 10 años de prisión por haber dañado un foco, hecho por cierto,  hasta hoy no comprobado. Peña Nieto no salva a México, mucho menos al mundo con prácticas contrarias al bienestar colectivo global. La promoción del petróleo como fuente de energía ya no es opción saludable para nadie medianamente informado. En México el 73% de la energía eléctrica se produce por la quema de hidrocarburos, cuando podría abastecerse 200 veces el consumo de los hogares con energía solar pura. La decisión de privilegiar el petróleo y sus derivados, es una afrenta que GreenPeace recalca pero que todos deberíamos cuestionar.