Pulpo abre lata de comida mientras se defiende de un tiburón (VIDEO)

Justo cuando los científicos se disponían a estudiar la diversidad marina, presenciaron un espectáculo poco habitual: la inteligencia y habilidad de un pulpo fueron más que suficientes para abrir una lata de comida al mismo tiempo que peleaba contra un tiburón.

Durante una investigación científica, los biólogos marinos tuvieron la fortuna de observar cómo un pulpo en False Bay, Ciudad del Cabo, trataba de alimentarse del sebo que formaba parte de una investigación cuando, repentinamente, un tiburón comenzó a atacarlo. Para la mala fortuna del escualo, el pulpo se defendió con un solo tentáculo y este se alejó.

Los expertos admiran el poderío y la adaptabilidad del pulpo quien, a lo largo de la historia de la humanidad, ha sido una de las especies que han tenido la capacidad y necesidad de adecuarse a las variaciones que los océanos han tenido.

Los pulpos son realmente lo más parecido a la inteligencia alienígena. Si pretendemos comunicarnos con ellos resultaría inútil y mucho más si tratamos de penetrar en su blanda y gelatinosa cabeza.



Los pulpos tienen la increíble capacidad de “ver” con su piel, confirma un estudio

Esta especie de molusco es el invertebrado con el mayor desarrollo tanto del cerebro como de los ojos, por tanto enfoca la vista con precisión y se adapta a los cambios de luz.

Los pulpos son considerados como los invertebrados con mayor nivel de inteligencia, quienes tienen una increíble capacidad para resolver problemas, memorizar patrones, sobrepasar obstáculos, aprender a través de la observación, imitación, entre otras cualidades. A pesar de que sus herramientas de supervivencia comienzan con la huida, una vez que se sabe seguro, se transforma enseguida en un animal salvaje y peligroso.

Esta especie de molusco es el invertebrado con el mayor desarrollo tanto del cerebro como de los ojos, por tanto enfoca la vista con precisión y se adapta a los cambios de luz. Inclusive, su  lóbulo óptimo y su sentido del tacto le permiten tomar decisiones inteligentes en función a su supervivencia. Pero al parecer, también su piel juega un papel imprescindible en los mecanismos de defensa…

De acuerdo con una investigación reciente, publicada en Journal of Experimental Biology, la piel de los pulpos cuenta con pigmentos proteínicos, idénticos a los que se encuentran en sus ojos, haciéndolos reactivos a la luz a través de la misma piel:

Estos cefalópodos tan inteligentes pueden cambiar de color gracias a unas células especializadas, llamadas cromatóforos, las cuales se encuentran por debajo de la piel de la superficie. Cada una de estas células contiene un saco elástico de gránulos pigmentados y se encuentran rodeado por un músculo en forma de anillo, el cual se relaja o se contrae según las demandas de los nervios que se dirigen al cerebro, haciendo que el color sea más o menos visible.

Se cree que los pulpos cambian de color en función de lo que su visión les proporciona. Y a pesar de ser daltónicos, usan sus ojos para detectar el color de sus alrededores, y es cuando los cromatóforos se relajan o se contraen de manera apropiada, lo cual asume al menos uno de los tres patrones básicos de su camuflaje (en una fracción de segundo). Varios experimentos realizados en la década de los 60 mostraron que los cromatóforos responden a la luz, sugiriendo que pueden ser controlados sin el comando del cerebro.

Esto permite indagar la posibilidad de que la piel misma pueda “ver” y adaptarse al medio ambiente. Inclusive referirse como un sexto sentido, donde la piel ayuda a la flexibilidad de los colores para la congruencia de su camuflaje (desde que son seres daltónicos).



Mira este extraño tiburón que apareció en Australia

El frilled shark parece sacado de las especies más temibles de la mitología

A veces creemos que ya conocemos lo que la naturaleza guarda en sus múltiples ecosistemas, pero la verdad es que pareciera que siempre tendrá la cualidad de sorprendernos. Aun con las décadas de estudio de las especies animales y vegetales, cada año salen a la luz algunas que no conocíamos o, en su caso, imágenes de especies que la mayoría de los humanos fuera del mundo científico jamás habíamos visto. 

Uno de estos casos acaba de darse en Australia cuando el pescador David Guillot encontró en su jornada a un frilled shark, conocido en español como tiburón con volantes, una especie cuyo aspecto es prehistórico y recuerda al rostro de un monstruo marino de las mitologías. 

Es muy poco común avistar a esta especie porque vive a entre 600 y 1000m de profundidad. Su especie tiene existiendo en la Tierra más de 80 mil años; es considerada un fósil viviente.  

Su fisonomía permite entrever la estética de múltiples especies cuyas fauces parecen hechas para sacar un magno susto. ¿Será que la monstruosidad y su apreciación como tal es cultural, o de verdad hay algo natural que nos permite identificarla?; ¿si viviésemos en otra cultura, esta especie podría causarnos ternura? En ocasiones, el avistamiento de este tipo de especies dispara la reflexión de este tipo de cuestiones.

JcKzM

Chlamydoselachus-anguineus-1