Increíblemente las ballenas beluga pueden imitar sonidos humanos (AUDIO)

Por primera vez los científicos han presentado pruebas de audio de un cetáceo –un ballena beluga llamada NOC– que sorprendentemente puede imitar el sonido del habla humana.

En una grabación de pocos segundos, se puede comprobar la capacidad que estos animales poseen para recrear los sonidos que los humanos producimos. Durante décadas, los biólogos marinos han narrado sobre cómo este fenómeno de mímesis fonética se da tanto en delfines y ballenas. La cadencia, la entonación y el tono son las principales características que pueden imitar. De hecho los delfines han sido entrenados para tal fin, pero, ¿la imitación espontánea de la voz humana?

Este audio fue grabado por NOC, la ballena beluga que por años fue atendida por los investigadores de la Marina de los Estados Unidos. Por desgracia, NOC falleció en 1999, dejándonos un gran legado: una grabación de sus vocalizaciones que han dado pie a diversas investigaciones sobre tales sonidos parecidos a los del ser humano.

Según el investigador marino Sam Ridway, los sonidos que se escuchan en la grabación no solo son inusuales para una beluga, sino que para NOC son particularmente difíciles, ya que tuvo que modificar su mecánica vocal para llegar a tal resultado. Para llegar a tal resultado, los investigadores conectaron sensores de presión tanto en la cavidad nasal como encima de la misma. Ridway y sus colegas determinaron que la ballena genera el sonido por presión de aire modular en el interior de su tracto nasal, provocando una estructura conocida como “labios fónicos” que producen vibraciones y sonidos similares a los de las cuerdas vocales humanas.

Los resultados del estudio son numerosos, por lo que, a sabiendas de que los cetáceos son criaturas muy inteligentes, una prueba de su capacidad para imitar el habla humana abre posibilidades increíbles sobre nuevas investigaciones que van desde la cognición humana hasta la comunicación entre las especies.

El hecho de que los cetáceos tengan una aguda inteligencia, conlleva a una serie de consideraciones morales: ¿necesitamos una Declaración de Derechos de los Cetáceos? ¿En qué medida el potencial científico de estas criaturas justifica su mantenimiento en cautiverio?

[io9]



Una manada de ballenas adopta a un narval (y todo es hermoso)

Lecciones animales de inclusividad: una manda de belugas lleva un par de años incluyendo a un miembro distinto, un narval.

Mientras un grupo de investigadores seguía a una manada de ballenas beluga cerca del río St Lawrence, en Canadá, notaron que uno de los integrantes era distinto. Su lomo grisáceo, que contrasta con el tono claro de las belugas, lo delataba; y es que en realidad se trataba de un narval (llamado “unicornio marino” y presente en múltiples mitos y leyendas), que aparentemente lleva un par de años formando parte de la pandilla de cetáceos.

La inclusión de un narval en la manada de ballenas ha sorprendido a los científicos, sobre todo considerando el nivel de aceptación que tiene entre sus compañeros. El peculiar grupo fue documentado por la organización Group for Research and Education on Marine Mammals (GREMM), y su director Robert Michaud advierte:

Se comporta como uno de los chicos. Es como una gran banda de jóvenes que se la pasan en juegos sociales y sexuales.  

Aunque son de la misma familia (Monodontidae) y particularmente sociables, es raro encontrar este grado de conexión entre miembros de distintas especies. Sin embargo, las belugas parecen aceptar plenamente la presencia del joven narval. En palabras del biólogo marino Martin Nweeia:

Creo que no debería sorprendernos tanto. Creo que muestra la compasión y la apertura de otras especies para hacer sentir bienvenido a otro miembro que tal vez no sea o se comporte igual. 

En pocas palabras, estamos ante una hermosa muestra de inclusividad cortesía de otras especies; curiosamente, se trata de una cualidad que el ser humano, incluso a estas alturas, todavía está luchando por dominar.

Así que cuando creas que el paisaje es poco alentador y que quizá no hay esperanza en el planeta, regresa unos segundos a esta imagen de una manada de ballenas más un narval y recuerda que las cosas son suficientemente inspiradoras como para no decretar una derrota definitiva.  



¿Qué fue lo que indignó sobre la pista de hielo con animales congelados en Japón?

Space World, al suroeste de la isla japonesa Kyushu, abrió una pista de hielo con 5 000 peces y otras criaturas marinas congeladas debajo de la superficie.

Actualmente Japón es uno de los países que urge de programas que protejan su biodioversidad –principalmente la marina–, con el fin de reducir el riesgo en estas poblaciones animales y vegetales ante la caza ilegal y la extensión de la urbanidad. Sin embargo, la alta demanda de entretenimiento ha provocado por ejemplo que restaurantes sirvan platillos con animales vivos –como pulpos, camarones, entre otros– mientras sufren al ser descuartizados y servidos para comer; o incluso que se construya una pista de hielo con animales marinos dentro para que la experiencia sea “única”. 

De hecho, en los últimos días, este parque de diversiones ha generado una polémica significativa alrededor del mundo. Hace dos semanas, Space World, al suroeste de la isla japonesa Kyushu, abrió una pista de hielo con 5 000 peces y otras criaturas marinas congeladas debajo de la superficie. Frente a esto, una bomba comenzó a estallar en redes sociales: ¿cómo era posible que pudieran permitir tanta crueldad a los animales? 

space-world-aquarium-on-ice

 

Algunos de los visitantes escribieron: “¿Por qué tienen que hacer algo tan desagradable?”, “Jugar con peces muertos en el hielo no es otra cosa que una locura.” o “¿Esto no es un insulto a la vida?” Esta indignación pública provocó que Space World publicara una disculpa en su sitio web, confirmando que cerraría la pista de hielo hasta próximas noticias: “Hemos tomado en serio la serie de opiniones, tales como ‘no deberían usar estas criaturas para entretenimiento o eventos’ o ‘pobres peces’. Ofrecemos una enorme disculpa ante los sentimientos incómodos que se generaron a partir del acuario de hielo.”

Para Toshimi Takeda, la imagen pública del parque de diversiones, esta era una oportunidad para que los visitantes disfrutaran de patinar en hielo mientras aprenden acerca de diferentes tipos de peces. En una entrevista, Takeda puntualizó: “Lamentamos esto profundamente”, y agregó que descongelarían el acuario para remover los peces y realizar una estatua conmemorativa en su memoria. Y en caso de ser posible, se usarían estas criaturas marinas muertas como fertilizantes. 

De acuerdo con los medios informáticos en Japón, todos los peces, cangrejos y mariscos fueron comprados muertos en el supermercado; mientras que colocaron fotografías de animales más grandes, como tiburones, para realizar esta ilusión óptica. No obstante, este acuario mandó un mensaje importante al mundo:

– la incapacidad empática del humano hacia otros seres vivos que no sean su especie;

– la insaciable necesidad de un entretenimiento que alcanza el sadismo;

– la interrupción de los derechos animales;

– la negligencia al impacto en la biodiversidad marina de esta región;

– etcétera.