High Arctic, explorando el Ártico con una fascinante instalación digital (VIDEO)

A pesar de que el problema es latente y poco a poco crece, el cambio climático ha azotado la mayoría de las regiones del planeta, pero, especialmente, debido a su clima y composición geográfica, el Ártico ha sufrido cambios drásticos a causa de este.

En un ejercicio artístico, el grupo de diseñadores United Visual Artists (UVA) creó High Arctic, una deslumbrante instalación interactiva que permite a los espectadores explorar, a partir de un simulacro, los cambios que el Ártico sufrirá en 100 años.

Para preparar el proyecto, Matt Clark, director creativo de UVA, viajó en el 2010 hasta esa zona para presenciar los hechos. Más allá de una región dañada por la actividad humana, encontró cómo los habitantes de la zona han tenido que adaptar para sobrevivir a estas circunstancias.

Clark decidió crear esta experiencia desde ambos puntos de vista: la naturaleza destructiva del ser humano y el increíble ingenio para adaptarse a circunstancias adversas.

El resultado es High Arctic, a retrato de alta tecnología de cómo será aquella región del planeta en los próximos 100 años, después de que todas las regiones con hielo hayan sucumbido al calentamiento de los mares.

El cuarto oscuro se llena de 3 mil “glaciares”, con los que los visitantes pueden interatctuar utilizando un linterna de rayos UV. Las fascinantes imágenes van acompañadas del poema escrito y narrado por el músico Nick Drake, quien acompañó a Matt Clark en su expedición del 2012.

Mientras algunas de las proyecciones hacen de High Arctic una especie de infografía interactiva, Clark se apresuró para hacer más evidente que lo que se quiere es una desastre natural: “Nuestro objetivo final no es ser alarmista, sino humanizar el Ártico y hacer que gente se acerque más a esta región”.

[FASTCODESIGN]

 



El oasis convertido en desierto: imágenes de un mundo post calentamiento global (📸)

En “Forgotten Dried Land”, el fotógrafo Mohammad Baghal Asghari documenta la sequía que ha devastado los campos de Irán durante los últimos 30 años.

Los últimos 30 años han sido terribles para los pobladores de la provincia de Kermán, en Irán. Una región que alguna vez fue rica gracias al cultivo de palma y donde el agua no había escaseado, se convirtió poco a poco en un desierto debido a la escasez de agua y malas prácticas de cultivo.

 

El fotógrafo Mohammad Baghal Asghari realizó esta serie titulada Forgotten Dried Land (La tierra seca olvidada) para documentar la vida de los pobladores de Kermán, la cual puede leerse como una escalofriante profecía de un mundo cada vez más caliente.

Varias son las razones de la ruina de Kermán: la sequía fue provocada por una falta de lluvia extrema, lo que secó los pozos y acabó con los cultivos de palma y pistache; los granjeros utilizaron químicos en los cultivos, lo cual agravó la erosión de la tierra y no se logró recuperar la producción ni las exportaciones del pasado, además de que la ganadería se hizo insostenible. Desde entonces, más de 20,000 hectáreas de cultivo se han convertido en desierto.

El calentamiento global solamente aceleró las duras condiciones de sus pobladores, muchos de los cuales han intentado hacer tomas de agua ilegales, lo que está penado por el gobierno iraní. Ante esto, la ONU ha declarado a Irán como una zona de “escasez de agua”.