Guatemala en pie de lucha por salvar sus reservas naturales del narcotráfico

Guatemala es un país rico en flora y fauna y cultura: hogar de la civilización Maya, tierras protegidas por la UNESCO y una biodiversidad enorme. Pero los jaguares, pumas, monos, aves y millones de árboles están amenazados por los carteles de narcotráfico.

Guatemala es un país rico en flora y fauna y cultura: fue hogar de la civilización Maya, hoy la Reserva de la biosfera maya encierra tierras protegidas por la UNESCO y de una biodiversidad enorme. Pero los jaguares, pumas, monos, aves y millones de árboles están amenazados por los carteles de narcotráfico.

La Reserva de la biosfera maya ocupa el 19% de Guatemala y el 60% del área protegida del país. Se ha dividido en dos regiones. La parte oeste, contiene 2 de los 5 parques nacionales, es frontera con México y está sitiada. La región este es hogar de Tikal, es frontera con Belice y es exuberante e intacta.

Hace una década se intensificó la actividad criminal y aceleró la destrucción del lado oeste de la reserva. Una razón de peso fue la localización: Guatemala es un lugar estratégico para recargar gasolina a los aviones que viajan de Sudamérica y que transportan narcóticos. Los rancheros construyeron docenas de pistas, incluyendo una que se le conoce como “aeropuerto internacional” y que costó 400 km2 de selva.

Otros operativos vienen incluso desde China. Los carteles talan ilegalmente al sur de la reserva y se teme que en poco tiempo comiencen a cortar dentro de la reserva y a cazar jaguares para llenar la demanda de un mercado chino que ya está orillando a los grandes felinos a su extinción.

Por suerte, se está intentando combatir la pérdida de las reservas: ha crecido la conciencia social, hay programas de educación ambiental en las escuelas, se han implementado programas por parte de la CONAP (Consejo Nacional de Áreas Protegidas).

La CONAP estableció varias bases para patrullar la reserva, pero más importante, ha hecho un pacto con los agricultores locales: les provee de soporte financiero y técnico si restringen su tala y caza, si cambian a otros métodos de cultivo que no sea “tala y quema” y si reportan cualquier actividad criminal. El problema es que el presupuesto de la CONAP es bajo y las ofertas, o amenazas, de los carteles son más fuertes.

[Guardian]

 



El Tren Maya y el posible colapso ecológico de la península de Yucatán

Un grupo de biólogas explican los motivos de preocupación por los efectos que podría tener el Tren Maya.

Un grupo de investigadoras del Centro de Investigación Científica de Yucatán y de la Universidad Autónoma de Yucatán, Casandra Reyes García, Celene Espadas Manrique, Alejandra García Quintanilla y Manuela Tamayo Chim, explican los motivos de preocupación de los biólogos (y no sólo de ellos) por los efectos que podría tener el Tren Maya.

El llamado Tren Maya puede provocar “un colapso ecológico” en la península de Yucatán. Definen “colapso ecológico” como la situación en la cual “el ecosistema sufre una serie de cambios irreversibles que afectan a gran parte de sus organismos y resulta en una extinción masiva”.

Este colapso no afecta solamente a la flora y a la fauna, “sino que repercute directamente sobre todos los seres vivos, incluyendo los humanos, que nos beneficiamos de los servicios que la selva nos brinda”. Algunos de estos servicios son: que los bosques o selvas favorecen la formación de nubes por el vapor de la transpiración y promueven la lluvia, y que las raíces de los árboles favorecen la infiltración del agua al manto freático.

La fauna de las selvas contribuye “al control natural de plagas, así como a servicios de polinización”. La polinización permite la producción de frutos. Los jaguares y pumas “controlan la proliferación de herbívoros ayudando a la regeneración de las plantas en los bosques”. La selva además da madera, leña, frutos, plantas medicinales, colorantes, especias, animales para la caza, y brinda servicios culturales, “la naturaleza es parte intrínseca del ser de los pueblos originarios, son un importante valor intangible”. Estos pueblos han mantenido durante milenios una relación armoniosa con la naturaleza. Señalan que:

Las estaciones Tulum-Carrillo Puerto-Bacalar y Bacalar-Calakmul-Escárcega atraviesan porciones de la península de Yucatán que aún albergan zonas de vegetación conservada, donde se encuentran dos de las áreas naturales protegidas más importantes de México: la Reserva de la Biósfera de Calakmul que por su extensión de selva continua constituye la segunda reserva más importante de América tropical, sólo después de la Amazonia y la reserva de la Biosfera de Sian Ka’an, que alberga un sinnúmero de ríos subterráneos de agua dulce que interconectan con cenotes y petenes, y que ha sido declarada Patrimonio Intangible de la Humanidad por la UNESCO.

En la Reserva de Calakmul “se encuentra una zona arqueológica que ha sido denominada Patrimonio Mundial Mixto por la UNESCO y que se pretende potenciar como atractivo turístico”. Esta zona está hoy poco comunicada y recibe 40,000 turistas al año. “Al conectarse con el tren se espera que de los casi 17 millones de turistas que llegan a Cancún, 3 millones lleguen a visitar Calakmul”.

Un adelanto puede verse en la Riviera Maya. Si bien se dijo, escriben las investigadoras, “que se iba a mantener un desarrollo responsable con el medioambiente y de bajo impacto, y que traería consigo bienestar”, lo que ha ocurrido es que la población local fue reubicada y la biodiversidad ha sido fuertemente impactada. Ha habido ecocidios “tanto en el mar como en la tierra, donde el coral, las selvas y los manglares han muerto”.

La ONU ha advertido que frente a los problemas ambientales “es necesario adoptar medidas urgentes a una escala sin precedentes para detener y revertir esta situación y proteger así la salud humana y ambiental”.

Las investigadoras comentan: “si el proyecto del Tren Maya no hace un análisis exhaustivo del impacto ambiental, social y económico que causaría, claramente impactará primero a los más pobres”; son ellos quienes “verán la disminución de miel en sus apiarios y de las cosechas en sus milpas”. Y concluyen: “es importante detenerse y hacer un verdadero análisis de los impactos del Tren Maya y modificar su ruta para salvaguardar la selva”.

La voz de los pueblos mayas al respecto puede leerse en el Pronunciamiento de Organizaciones Mayas de la Península de Yucatán del 19 de junio. Su posición en torno al tema fortalece lo expresado por las investigadoras.

Así como hoy vemos islas formadas con los desechos de plástico que hemos arrojado al mar, un día veremos, si se insiste en construir este tren, cómo “cambiarán las lluvias, se vaciarán los mantos freáticos, subirán las temperaturas y los cultivos no serán polinizados”. Esto no sólo afecta a la península de Yucatán; nos afecta a todos.

 

* Imagen destacada: SEMARNAT



Casi todas las Áreas Naturales Protegidas del planeta están sometidas a actividades humanas dañinas: Estudio

Este estremecedor dato nos recuerda por qué necesitamos más guardianes de la naturaleza…

La cartografía de nuestro planeta se puede dividir en, por un lado, los pocos territorios prístinos que nos quedan y, por otro, todos aquellos que ya han sido modificados por asentamientos humanos o por la actividad productiva. Muchos de estos territorios ya han sido plenamente alterados, pese a que están resguardados bajo la figura de las Áreas Naturales Protegidas (ANP) de la ONU.

Las Áreas Naturales Protegidas son una evolución de la primera legislación sobre reservas naturales que emitiera la ONU en 1960, llamadas “parques nacionales”, y que debía servir para conservar ciertas zonas del planeta que aún permanecían con escasa o nula intervención humana. Pero, no obstante que la naturaleza y sus recursos son vitales para nosotros tanto como su preservación, estas áreas naturales protegidas no han sido suficiente para frenar el degenerado avance de la usurpación humana y salvaguardar el equilibrio de los ecosistemas.

areas naturales protegidas mexico
Manglar en Yucatán, México

En un estudio, publicado en la revista Science, se comprobó que actualmente 1/3 de las Áreas Naturales Protegidas del planeta están bajo una fuerte presión humana, debido a la construcción de autopistas, pozos petroleros e incluso ciudades.

El territorio de las Áreas Naturales Protegidas equivale a 2/3 de China.
Sólo el 10% está completamente libre de actividad humana
.

El problema reside en que las reservas se están convirtiendo en nada más que promesas escritas en pedazos de papel. En la realidad, los gobiernos no financian la gestión de programas para cuidar la biodiversidad y proteger realmente estas zonas de la rapiña humana.

A veces, hacen todo lo contrario. Los Estados suelen facilitar la explotación de las Áreas Naturales Protegidas por parte de las multinacionales, porque los recursos que guardan son de gran valor. En lugar de invertir en las áreas naturales, quieren ganar de ellas.

areas naturales protegdas mexico-problemas
Hierve El Agua, Oaxaca, México

Eso es la llamada “economía verde“, que se sostiene de las ganancias que producen los minerales, las maderas, los cultivos, el turismo y hasta el aire, en forma de bonos de carbono que permiten a las multinacionales seguir contaminando en los países de América Latina. Por todo esto y más, las Áreas Naturales Protegidas están siendo usadas también para despojar a las comunidades indígenas originarias de estos territorios.

Por eso es que la usurpación de estas zonas está avanzando a pasos tan grandes, lo que nos pone a nosotros, como ciudadanos, en alerta para convertirnos en guardianes de nuestra riqueza natural.

 

¿Qué hacer ante la usurpación del territorio?

Comunidades locales que conservan el Área Natural Protegida del Cofre de Perote, en Veracruz, México.

Estamos ante un problema multidimensional que necesita soluciones claras. Además de ponernos en acción al informarnos, es necesario exigir al gobierno federal propuestas de proyectos para incentivar la participación de la población que habita en estos territorios, e incentivarla a cuidar su patrimonio. ¿Y esto cómo se hace? Permitiendo que estas comunidades obtengan un beneficio; por ejemplo, un Pago por Servicios Ambientales. Porque todo territorio debe tener derechos, como es el caso de la selva colombiana, para que gobernantes y ciudadanos se comprometan verdaderamente con la naturaleza.

En México, debemos elaborar propuestas amplias para proteger la riqueza natural colectivamente. No sólo obligar a los gobiernos a que lo hagan, sino actuar como verdaderos guardianes de los derechos de la naturaleza, empezando por conocer las reservas de nuestro país, que suman un total de 176 y representan más del 10% del territorio del país.

Es vital también cambiar nuestros propios hábitos y volverlos más sustentables, pues no podemos dejar la congruencia de lado. También podemos apoyar difundiendo esta situación y acercándonos a organizaciones locales y asociaciones civiles, para informarnos de primera mano. Porque cuando de recursos naturales se trata, los intereses que están de por medio son muchos, la vulnerabilidad también es mucha y el interés por defender nuestra tierra es muy poco.

Las Áreas Naturales Protegidas no son una fórmula mágica. Cuidar nuestro territorio, su riqueza y a sus pobladores originarios depende de nosotros.

 

* Imagen principal: Cyril Albrecht