¿Es la Luna producto de un brutal choque entre la Tierra y otro planeta?

La llamada “Teoría del gran impacto” fue presentada por primera vez en 1975. De acuerdo a diversos estudios, hace 4500 millones de años, cuando el Sistema Solar comenzaba a gestarse, un cuerpo llamado Theia impactó contra la Tierra. Debido al estruendoso choque, gran cantidad de escombro salió proyectado hacia el cosmos. Este material, producto del choque, habría dado vida a la luna.

Durante más de 30 años, la teoría no pudo comprobarse debido a la falta de material lunar. En este 2012, los científicos pueden decir que el satélite natural de la Tierra se formó gracias a este impacto.

Gracias a un espectrómetro, los investigadores pudieron estudiar las firmas químicas de rocas lunares por las misiones Apolo en distintas partes de la Luna y de una serie de meteoritos hallados en la Antártida. Posteriormente las compararon con rocas terrestres, lo cual reveló que los materiales analizados comparten elementos volátiles, en este caso el zinc. Este se encontró en mínimas cantidades en la Luna y es más pesado que el de la Tierra, lo que se traduce en que la procedencia del satélite fue a partir de un evento de gran fuerza (un choque) que eliminó todos los elementos volátiles. De acuerdo a James Day. Geoquímico encargado del estudio, “Es necesario que suceda algún tipo de evento de fusión de gran escala para proporcionar el calor necesario para evaporar el zinc”.

De acuerdo a reportes sobre el hallazgo, el choque habría generado altísimas temperaturas que evaporaron parte de los elementos incluidos en la colisión. El zinc más pesado habría permanecido en los restos que quedaron en la órbita terrestre y luego formaron la luna, aunque los isotopos más ligeros se habrían volatilizado por el cosmos.

[RT]



Las 10 lunas más sexys del Sistema Solar

Déjate acariciar por estas fotografías de las lunas más espectaculares de nuestro universo cercano.

La luna es ese imán ingrávido que ha hipnotizado a los seres humanos durante milenios. Su brillo atrayente ha inspirado un sinfín de poemas y obras de arte, pero no es el único que ilumina el universo. En la actualidad se conocen 173 lunas en nuestro sistema solar. Con nombres que aluden a dioses y paisajes que deslumbran, todas ostentan una belleza delirante.

Aquí te mostramos hermosas fotografías de las 10 lunas más sexys de la Vía Láctea.

1. Rhea

Este es el lado de Rhea que siempre está mirando hacia Saturno. La fotografía fue tomada por la NASA y coloreada para apreciar cada uno de sus recovecos. Bautizada en honor a la esposa de Cronos, madre de todos los dioses, su imagen inspira poder y feminidad

lunas mas sexys del sistema solar rhea
NASA

 

2. Europa

Europa es amante del planeta que orbita. Su nombre hace honor a una de las mujeres de Zeus, la contraparte griega de Júpiter. Las grietas en su superficie se deben a la fuerza con la que este planeta la atrae hacia sí. Se piensa que está colmada de altísimas estalagmitas de hielo.

lunas mas sexys del sistema solar europa
NASA

 

3. Tritón

Esta luna es el satélite más grande de Neptuno y la única que lo orbita en sentido contrario. Múltiples erupciones volcánicas han esculpido su escarpada superficie.

lunas-mas-sexys-del-sistema-solar-triton
NASA

 

4. Io

En la mitología griega Io fue una sacerdotisa, y esta luna de Júpiter parece honrar su fervor: tiene la mayor actividad volcánica de toda la Vía Láctea. Cada 1,000 años se cubre completamente de lava.

lunas mas sexys del sistema solar io
NASA

 

5. Phobos

Es prácticamente una piedra flotante. Como revelan sus cráteres, está cada vez más cerca de colisionar contra su planeta, Marte, nombrado así por el dios romano de la guerra. 

lunas mas sexys del sistema solar phobos
NASA/Universidad de Arizona

 

6. Ganímedes 

Llamada así para honrar al héroe troyano, es la más grande del Sistema Solar. Se ha probado que Ganímedes se refugia bajo una delgada atmósfera de oxígeno, además de tener una misteriosa atmósfera magnética.

lunas-mas-sexys-del-sistema-solar-ganimedes
NASA

 

7. Oberón

Se encuentra en las cercanías de Urano y está completamente hecha de roca y hielo. La rodean rayos luminosos que recuerdan la magia del personaje de Shakespeare a quien debe su apodo. Esta fotografía proviene del viaje del Voyager 2 en 1987.

lunas mas sexys del sistema solar oberon
NASA

 

8. Calisto

Otro precioso satélite que flota alrededor de Júpiter. Los mosaicos de color en su superficie han sido provocados por numerosas colisiones. Esta luna, que es tan grande como Mercurio, es quizá el objeto con más cráteres en toda la Vía Láctea.

lunas-mas-sexys-del-sistema-solar-calisto
NASA

 

9. Mimas

Mimas gira a una distancia muy cercana de Saturno. Fue nombrada para hacer homenaje a un violento gigante de la mitología griega. El enorme cráter en su superficie probablemente sirvió de inspiración para crear la Estrella de la Muerte de Star Wars.

lunas-mas-sexys-del-sistema-solar-mimas
NASA

 

10. Nuestra luna

¿Por qué nuestra luna no tiene un nombre propio? La explicación es simple: creíamos que era la única que existía en el universo antes de que Galileo Galilei desempolvara su telescopio. Aunque podemos contemplarla casi todas las noches, una bella fotografía de la luna de sangre no podía faltar en esta lista.

lunas-mas-sexys-del-sistema-solar-luna-sangre
Phil Walter/Getty Images


Hallazgos para cuestionarlo todo: al parecer, la Tierra tiene más de una luna

¿Una suerte de infidelidad planetaria?

En torno al affaire entre la Tierra y la luna han surgido mitologías, se han recitado poemas y se han cantado melodías. Y es que desde el principio de los tiempos nos ha fascinado la luna, que se aparece, con su encanto masivo, como la sempiterna compañera de nuestro planeta.

O eso era lo que se creía hasta ahora. Porque tal parece que nuestro planeta tiene más de una luna: ¿acaso una suerte de infidelidad planetaria?

tierra-tiene-mas-de-una-luna-mini-lunas

En una nueva investigación halló evidencia que apunta a que nuestro planeta captura minilunas de vez en cuando. Estos pequeños asteroides se volverían, según la hipótesis y de manera temporal, una suerte de satélites, como la luna.

Según los investigadores, el descubrimiento de estos satélites llamados “objetos temporalmente capturados” (TCO por sus siglas en inglés) y nombrados “minilunas”, podría implicar importantes avances en el campo de la astronomía y nuestra comprensión del cosmos.

Y es que durante mucho tiempo se creyó que era improbable que objetos geocéntricos naturales –que no fueran los satélites conocidos u objetos artificiales– pudieran entrar en órbita con planetas como la Tierra. Sobre todo porque, hasta ahora, no había evidencia de ningún objeto natural en órbita que no fuese nuestra querida luna.

Ahora se sabe que esto es posible. Sólo que, al parecer, no se había detectado antes una “miniluna” porque son realmente diminutas, ya que apenas llegan a alcanzar el metro de altura.

tierra-tiene-mas-de-una-luna-mini-lunas

Gracias a estos avances podremos saber más de la naturaleza de los asteroides, así como de la relación entre los planetas y sus lunas, y mucha otra data celestial hasta ahora desconocida. Esto será posible mediante el estudio más directo y controlado de los asteroides a partir de las minilunas –por ejemplo, de su estructura interna–, pues se podrá estudiarlas en estado puro, y no como a los asteroides caídos en la Tierra, cuyas condiciones están deterioradas.

Además es probable que, gracias a estos affairs de nuestro planeta con otras lunas, podamos generar nueva tecnología a partir del análisis de estos satélites –por ejemplo, deflectores de asteroides–.

Pero los astrónomos tienen todavía que hallar la manera de detectar las microscópicas minilunas, para lo cual ya está siendo construido en el norte de Chile un telescopio, llamado Large Synoptic Survey Telescope (LSST), cuya misión concreta será ubicar minilunas para su posterior estudio.

Así que habrá que estar al tanto de estos romances cósmicos y lo que implicarán para la astronomía del futuro.