El veneno de la mamba negra es mejor analgésico que la morfina

En los colmillos de la mamba negra, la serpiente más venenosa de África, se encontró un calmante tan efectivo como la morfina, pero sin sus efectos secundarios al cerebro y al cuerpo.

La serpiente más venenosa de África, la mamba negra, utiliza neurotoxinas para paralizar a sus víctimas. Ahora, investigadores en Francia encontraron que el veneno también contiene un potente analgésico.

El Dr. Eric Lingueglia, del Institute of Molecular and Cellular Pharmacology, cerca de Niza dijo a la BBC: “Se probó en ratones y se encontró que el efecto sedante es tan fuerte como el de la morfina, pero sin los efectos secundarios de ésta”.

La morfina puede aliviar el dolor pero es adictiva y causa dolor de cabeza, vómitos y temblor muscular. Por otro lado, el veneno de la mamba negra actúa por una vía diferente así que no debe producir esos consecuencias.

El efecto analgésico puede actuar en combinación “con otras toxinas que evitan que la presa escape”, dijo el Dr. Nicholas Casewell, un experto en veneno de serpiente en la Liverpool School of Tropical Medicine.  “Es muy emocionante. Es una nueva clase de medicamentos originarios de venenos. Estamos hablando de toda una nueva clase de analgésicos”

Por ahora se han realizado pruebas en ratones y en células humanas. Se necesita investigar más a fondo para desarrollar en un futuro un eficiente analgésico.

[BBC]



5 lecciones de la medicina prehispánica sobre la concepción de la salud

Las causas de las enfermedades son sin duda uno de las principales preocupaciones, más allá de la cura.

Aunque pareciera muy categórico hablar de Occidente, y de todas las demás culturas, cuando la realidad suele ser mucho más compleja, esta aseveración se ha convertido en un referente al menos  comprensible para separar la cultura dominante de muchas otras. 

En el caso de la cultura del México prehispánico la medicina ocupó un lugar privilegiado, y como muestra, en 1570 llegaron a encontrarse más de 3 mil plantas medicinales en la región. En su contraparte, en la antigüedad grecorromana apenas se contaban con 700. 

Los indígenas mesoamericanos concebían la medicina de manera peculiar, recientemente explicada por el doctor Carlos Viesca Treviño, investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 

Quizá uno de los grandes lastres de Occidente es haber separado las enfermedades de las causas, concentrándose altamente en la cura,  y así ha propulsado una dependencia a las medicinas que no se combate desde la prevención. 

Según Viesca estas son algunas de las peculiaridades de la cosmovisión medicinal prehispánica que vale la pena meditar:

  • Los antiguos mexicanos enmarcaban las relaciones de las partes del cuerpo con sus funciones reales o supuestas– y sus correlaciones con los astros y cuerpos celestes. Lo anterior nos muestra una visión que no consideraba al individuo como tal sino producto de un todo que había que tomarse igualmente en cuenta. 
  • El concepto que tenían de la salud se basaba en el mantenimiento del equilibrio entre los órganos internos y los agentes externos, e identificaban con mucha claridad las causas de las enfermedades. Nuevamente se trata de una visión que relaciona el todo con el todo. El que una enfermedad no pudiera ser tratada sin antes determinar sus causas nos habla de una diferencia fundamental con Occidente.
  • Se trata de un esquema multiaxial, en el que por una parte se ubican las relaciones causales, por otra las partes del cuerpo afectadas, y en otra más la alteración de las funciones. En él, si bien se distinguen jerarquías relacionadas con la capacidad de dañar y de curar de los agentes causales.
  • Específicamente en la tradición náhuatl se tenía conocimiento profundo de los recursos curativos que se encontraban en los territorios que habitaban, y desarrollaban a la par técnicas complejas que comprendían rituales mágicos y religiosos, e incluso osadas intervenciones quirúrgicas.
  • Un tratamiento médico siempre estuvo orientado a tratar de manera integral las causas y los síntomas de las enfermedades, de manera que no se puede concebir sin que se buscara neutralizar la acción punitiva de los dioses (o de otras causas), y sólo después de identificar el origen de la enfermedad se daba paso a la administración de los medicamentos.

[La Jornada]



La cúrcuma, una súper especia con muchas propiedades

La fragante especia tiene muchas propiedades que podrán ayudarte a prevenir enfermedades y a lidiar con algunos padecimientos del día a día.

Utilizada desde hace mucho tiempo en la medicina holística, ahora la cúrcuma comienza a ser reconocida por médicos del Occidente por sus muchas propiedades. Ha sido empleada en la cocina de la India por miles de años y constituye una parte esencial de la medicina ayurvédica ya que es capaz de curar ciertas infecciones e inflamaciones interiores y exteriores.

Médicos del Occidente han comenzado a reconocer otras de sus bondades y han llevado acabo innumerables estudios al respecto, aquí algunos de ellos:

Anticancerígeno:

La Universidad de California en Los Ángeles recientemente descubrió que el curcumino, el principal componente de la cúrcuma, bloquea una encima asociada con el crecimiento de cáncer cerebral.

El estudio seguía a 21 pacientes que sufrían de cáncer cerebral y que consumían dos tabletas con mil miligramos de curcumino. Las tabletas inhibían a las enzimas que promovían el desarrollo de cáncer en las bocas de los pacientes, limitando el crecimiento del tumor.

Antioxidante:

La Universidad de Maryland también concluyó que las propiedades anticancerígenas de la cúrcuma suprimen los radicales libres, previniendo el daño que estos pueden causar. Los resultados parecen indicar que el cáncer de próstata, piel y colon pueden ser tratados con la especia.

Fuerte anti-inflamatorio

El Doctor Randy J. Horowitz, del Centro de Medicina Integrativa en Arizona estudió el efecto de la cúrcuma (inyectado) en ratas de laboratorio con artritis reumatoide. La investigación concluyó que los efectos anti-inflamatorios de la especia aliviaban los síntomas significativamente.

Para potencializar los efectos del cúrcuma debes consumirla cruda. Si debes cocinarla utiliza aceite de coco para maximizar el sabor. Además, la cúrcuma tiene un delicioso sabor con el que puedes condimentar casi cualquier alimento, por ejemplo carnes, pescados, mariscos, verduras y arroces.