Chevron tendrá que pagar 19 mil millones de dólares por daños ecológicos

Indígenas ecuatorianos podrán celebrar el fallo a su favor sobre una demanda interpuesta en contra de la segunda petrolera más importante de los Estados Unidos.

18.2 mil millones de dòlares es la cantidad que Chevron tendrá que pagar por haber contaminado durante años, de 1964 a 1992, diversas zonas naturales del Ecuador; el pasado mes de julio, la multa aumentó a 19 mil millones de dòlares.

“Este es un gran paso para los habitantes de los bosques tropicales aldeanos”, dijo Pablo Fajardo, abogado principal de las comunidades.

La batalla entre Chevron y los demandantes ecuatorianos se ha prolongado durante casi 2 décadas y aún sigue el proceso en los tribunales, tanto como dentro y fuera del país andino.

La semana pasada, la Suprema Corte de Estados nidos rechazó el intento de Chevron para bloquear preventivamente los esfuerzos la aplicación en la Unión Americana. Desde principios del 2012, los demandantes están haciendo cumplir el fallo en Brasil y Canadá.

Las demandas acusan a Texaco de causar enfermedades entre la población local a causa de los residuos producto de las perforaciones para extraer el crudo de los pozos, propiedad de Chevron. Sin embargo, la petrolera estadounidense asegura que la sentencia impuesta por el tribunal ecuatoriano es simplemente fraudulenta e inaplicable.

Por su parte, James Craig, portavoz de Chevron, dijo que la compañía tiene la intención de apelar la última sentencia y, además, demandó a activistas acusándolos de intimidación y extorsión.

Parece que la petrolera está dispuesta a hacer lo que sea para no perder el juicio, ya que ha acudido a autoridades internacionales en espera de una revocación del fallo. Por ello, los tribunales comenzarán a analizar las pruebas el próximo noviembre.

En un inicio Chevron debió haber pagado 8600 millones de dólares, pero debido a que se negó a dar disculpas públicas, la cifra se duplicó.

[HUFFINGTONPOST]



Entérate del desastre ecológico que se avecina en el Congo por la explotación de petróleo

2 de los parques de vida silvestre más biodiversos de la Tierra están ahora abiertos a la extracción de petróleo.

El Gobierno de la República Democrática del Congo (RDC) ha decidido abrir parte de los parques nacionales Virunga y Salonga a la explotación de petróleo.

Ambos parques son hogar de los gorilas de montaña, los chimpancés, los elefantes de los bosques africanos y otras especies raras, y pronto podrían dar la bienvenida a algunos visitantes nuevos: las compañías petroleras. Según informa Reuters, los dos sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO ahora serán abiertos para exploración y perforación petrolera.

La República Democrática del Congo ha estado sujeta a una creciente cantidad de inestabilidad y conflicto en las últimas décadas, pues hay compañías petroleras, gobiernos, grupos de milicias, cazadores furtivos y ambientalistas que tienen vastos intereses en la región.

congo-explotacion-petroleo-parque-virunga-salonga

Como resultado de la matanza de al menos 12 guardabosques en contra de la caza furtiva este año, el Parque Nacional Virunga tomó recientemente la decisión de prohibir la entrada a todos los visitantes y turistas hasta al menos el 2019.

La última vez que las compañías petroleras amenazaron con explotar esta parte de la cuenca del Congo, especialmente Virunga, se encontraron con la oposición masiva de activistas ambientales.

Sin embargo, el gobierno de la República Democrática del Congo ha defendido sistemáticamente su derecho a autorizar la perforación de petróleo y gas en cualquier parte del país y ha mantenido que están conscientes de que deben proteger la biodiversidad de su país.

congo-explotacion-petroleo-parque-virunga-salonga 2

El Parque Nacional Virunga

Es del tamaño de un país pequeño (tiene más de 7,800 kilómetros cuadrados) y su territorio abarca ricos bosques, sabanas, pantanos, costas de lagos, llanuras de lava, volcanes activos y montañas glaciares. Se reconoce como uno de los lugares más ecológicos de la Tierra.

Es el hogar de una cuarta parte de los gorilas de montaña en peligro de extinción en todo el mundo, junto con otras dos especies de grandes simios, el gorila de Grauer de las tierras bajas orientales y los chimpancés. Allí también habita una variedad de otras especies raras, como el okapi, el búfalo africano, los leones de África Central y el pavo real del Congo.

congo-explotacion-petroleo-parque-virunga-salonga 1

El Parque Nacional Salonga

El más grande de África, y el segundo más grande del mundo. Una reserva de selva tropical que es el hogar de una variedad igualmente deslumbrante en términos ambientales y de especies animales, sobre todo el bonobo y el cocodrilo de hocico delgado africano.



A sólo 4 años del catastrófico derrame petrolero, British Petroleum vuelve al Golfo de México

Las secuelas por el derramamiento de petróleo en el Golfo de México aún son tangibles, solamente un año y medio perduró la veda que impedía al consorcio explorar petróleo en esta zona.

El petróleo, ese viscoso líquido convertido en el oro de la era industrial, ha ido cobrando sus costos, esencialmente, por las emisiones de carbono lanzadas a la atmósfera al ser consumido como combustible. Si echamos un vistazo a nuestra casa, nos sorprenderá la cantidad de productos que están formados a base de petróleo: casi todo artículo sintético es elaborado con  este fluido.

Llevamos poco más de un siglo empleando el petróleo en procesos industriales, y pese al corto periodo ha iniciado una crisis ambiental evidente. Si bien la percepción colectiva sobre el petróleo es cada vez más negativa, en gran medida por el padecimiento de los ciudadanos a la contaminación en las ciudades, las empresas petroleras persisten en sus proyecciones de  extracción. Países como Estados Unidos, Noruega y Canadá quieren explotar el petróleo en Alaska. En contraparte, múltiples naciones se han comprometido a reducir sus emisiones de CO2 en los próximos años.

En un escenario en el que el petróleo adquiere cada vez peor fama, el derrame petrolero del 2010, en el Golfo de México, pervive hoy en el imaginario social. Sus repercusiones a cuatro años del incidente, según Green Peace, persistirán por décadas.

Aún con la gran cobertura mundial del accidente y la crítica constante por parte de organizaciones internacionales -que cada vez cobran más peso como Green Peace- se ha revelado que British Petroleum (BP), la empresa responsable del derramamiento de petróleo en 2010, invertirá 41 millones de dólares en derechos para explorar y extraer petróleo en el Golfo de México.

Cuando ocurrió el derrame, BP fue impedida para adquirir cualquier contrato en la zona por 16 meses, una infracción que aparece ridícula en comparación con los daños causados al ambiente. Aparentemente los consorcios petroleros internacionales se erigen como enemigos colectivos, y quizá lo positivo es que al menos el adversario está ubicado. Las revoluciones han demostrado ser utópicas, pero en las nuevas luchas sociales, gracias a la información, sabremos hacia dónde dirigir la presión general.