Bacteria recién descubierta convierte la materia en oro de 24 kilates

Se encontró una bacteria que soporta niveles muy altos de toxicidad y que puede convertir compuestos naturales en oro de 24 quilates. El proceso se exhibe en una galería de arte para mostrar la relación entre la antigua alquimia y la moderna microbiología.

Un equipo de la Universidad de Michigan descubrió una bacteria, Cupriavidus metallidurans, que soporta niveles muy altos de toxicidad y que puede convertir compuestos naturales en oro de 24 kilates. El proceso se conoce como alquimia microbial.

El equipo fue liderado por Kazem Kashefi, profesor de micobiología y genética molecular, y Adam Brown, profesor de arte electrónico. Juntos combinaron la investigación con una instalación de arte llamada “The Great Work of the Metal Lover”, que presenta una combinación de biotecnología, arte y alquimia. La escultura es un laboratorio portátil que produce una barrita de oro enfrente de la audiencia.

Este proceso es tardado y a larga escala sería demasiado costoso. Por esto, Brown prefirió que el trabajo se utilizara para “realizarse preguntas sobre la avaricia, la economía y el impacto al medio ambiente, enfocándose en la ética relacionada con la ciencia y la ingeniería de la Naturaleza”.


“El Arte tiene la habilidad de preguntar el impacto de la ciencia en el Mundo y ‘The Great Work of the Metal Lover’ habla directamente a estas preocupaciones científicas”, dijo Brown.

[inhabitat]

 

 



Conoce la “Tierra Profunda”, el ecosistema con formas de vida nunca antes vistas

Ecosistemas milenarios prosperan sin luz solar en el fondo de la Tierra y del mar, revela un estudio de 10 años del Deep Carbon Observatory.

Me recliné sobre una roca avanzada hacia su interior y dirigí hacia abajo mi mirada. Mis cabellos se erizaron instantáneamente. El sentimiento del vacío se apoderó de mi ser. Sentí desplazarse en mí el centro de gravedad y subírseme el vértigo a la cabeza como una borrachera. No hay nada que embriague tanto como la atracción del abismo.

Julio Verne, Viaje al centro de la Tierra

El espacio exterior no es el único territorio por explorar: recientemente, investigadores del Deep Carbon Observatory presentaron avances de una investigación donde describen una biósfera subterránea de 2,000 millones de kilómetros cúbicos, compuesta de numerosas especies nuevas de microorganismos.

Algunos de éstos son formas de vida nunca antes observadas, que pueden vivir en estado de animación suspendida durante miles de años y soportar temperaturas mayores a 120

El equipo encargado de este descubrimiento se compone de más de 1,200 científicos de 52 países, provenientes de disciplinas como la física, la química, la geología y la microbiología. Durante 10 años han tomado muestras de pozos de perforación, tanto en la superficie terrestre como en el fondo del mar, a más de 5 kilómetros de profundidad. Sus resultados serán presentados en la reunión anual de la American Geophysical Union de este mes. 

 

Descubrir la Tierra Profunda

A partir de los avances presentados, los investigadores creen que los descubrimientos de la biósfera profunda (llamada también Tierra Profunda) implican nuevas perspectivas que revolucionarán el entendimiento de la vida en el planeta. Calor extremo, ausencia de luz, bacterias “zombi”, formas de nutrición y reproducción nunca antes vistas son sólo algunas de las características de estos microorganismos y de la biósfera que conforman. 

metanogeno-tierra-profunda
Metanógeno hallado a 2 kilómetros de profundidad en el mar de Japón (Imagen: Hiroyuki Imachi)

Los resultados sugieren que más del 70% de la población de bacterias terrestres habita bajo la superficie, incluidas algunas como la Geogemma barossii, un organismo unicelular que puede vivir en pozas hidrotérmicas en el fondo del mar a más de 120, así como metanógenos que producen metano para sobrevivir. Muchos de estos organismos no se reproducen sino que aparentemente “reemplazan” sus partes muertas o caducas, lo que les permite sobrevivir durante miles de años.

Rick Colwell, experto en microbios de la Universidad Estatal de Oregon, explica que “nosotros los humanos estamos orientados a procesos relativamente rápidos, ciclos diurnos basados en el sol, o ciclos lunares basados en la luna; pero estos organismos son parte de ciclos lentos y persistentes en escalas de tiempo geológicas”.

La diversidad genética encontrada en la Tierra Profunda es comparable o incluso mayor a la que se aprecia en la superficie. Se necesitan nuevos tipos de clasificación geográfica y taxonómica para estudiar a estos organismos pues, por poner un ejemplo, existen bacterias presentes en lo profundo de todo el planeta, y sus migraciones dependen de ciclos geológicos amplios, como los que rigen el movimiento de placas tectónicas, terremotos o erupciones volcánicas en lo profundo de la corteza terrestre.

Los métodos de investigación también cambiarán, pues ahora se sabe que la vida puede prosperar a profundidades de 10.5 kilómetros bajo la superficie del océano, a presiones 400 veces mayores a la del nivel del mar.

Por su parte, Karen Lloyd, profesora asociada de la Universidad de Tennessee en Knoxville, afirma que:

Es como encontrar toda una nueva reserva de vida en la Tierra. Estamos descubriendo formas nuevas de vida todo el tiempo. Existe más vida en el interior de la Tierra que en la superficie.

Este descubrimiento también abre la posibilidad de que al explorar otros planetas no encontremos formas de vida “animal” o vegetal similares a las que estamos acostumbrados debido a la familiaridad con nuestro propio hábitat, lo cual no debe sorprendernos; si gracias a la tecnología actual estamos descubriendo que la vida es más amplia de lo que imaginábamos, ¿qué nos hace pensar que en el espacio exterior sabremos dónde buscar? 

Aunque esta veta de investigación ha sido planteada explícitamente por los científicos, actualmente los esfuerzos se dirigen a entender la interacción entre la biósfera de la Tierra Profunda y la de la superficie del planeta, de la cual formamos parte, así como a clasificar y hacer un inventario de lo que se ha descubierto hasta ahora.

 

* Imagen principal: Eucariota no identificada (Imagen: Gaetan Borgonie)