Para 2030, 100 millones de personas podrían morir por el cambio climático

El cambio climático ya contribuye a 400,000 muertes cada año. Para el final de la próxima década estos números se incrementarán, por lo que se pronostica que para 2030 habrá cobrado las vidas de 100 millones.

Un nuevo reporte de DARA, una organización no gubernamental de España, pronostica que el cambio climático acumulado hasta 2030 podría provocar la muerte de 100 millones.

El cambio climático ya cobra la vida de 400,000 personas cada año en promedio, principalmente por la falta de alimentos o por enfermedades relacionadas a los contaminantes del aire y al calor. Tan solo en Estados Unidos se han contado 220 muertes por causa del clima extremo.

Para el final de la próxima década, estos números se incrementarán sustancialmente. El mayor impacto será en países en desarrollo y en los sectores más pobres. Además, quienes resultan más perjudicados son los niños o personas de la tercera edad.

[Alternet]



200 artistas y científicos mandan contundente carta: el colapso del planeta será inminente si no se hace algo ya

Nosotros estamos revolucionando la conciencia cotidiana, pero los gobiernos tienen que involucrarse para evitar la sexta extinción masiva.

“Vivimos en un cataclismo global”, dice un fragmento de la carta firmada por 200 artistas y científicos reconocidos –recientemente publicada por el periódico francés Le Monde– que están consternados porque cada día nos acercamos más a la sexta extinción masiva. En ella, expresan las razones de su preocupación:

 El calentamiento global, la alarmante disminución de espacios de vida, el colapso de la biodiversidad, la contaminación de las tierras de cultivo, el agua y el aire, la rápida deforestación: todos los indicadores son alarmantes.

Contrario a las extinciones masivas que hasta ahora han acontecido en el planeta, ésta sería la única provocada por sus propios habitantes, es decir: nosotros. Pero así como hemos provocado esta situación también podemos contenerla y detenerla, creen los firmantes de la carta abierta.

Porque cada vez somos más los que hemos transformado nuestros hábitos ーen concordancia con las necesidades actuales, microcósmicas y cósmicasー, y cada vez somos más los que impulsamos e inspiramos una revolución de conciencia cotidiana. Pero eso no bastará: si los gobiernos no se involucran, el colapso será inminente.

Por eso esta amplia comunidad artística y científica realizó, de manera abierta y pública, este llamado a la acción, dirigido específicamente a los gobiernos del mundo a comprometerse.

carta-firmada-200 artistas-científicos-cambio-climatico
Patti Smith, firmante de la carta

Creemos que cualquier gobierno que no rescate lo que todavía es considerado como un objetivo primario, no merece ser tomado en serio […] cualquier acción política que no tome como prioridad la lucha contra este cataclismo… ya no tendrá credibilidad.

Esta carta está firmada por artistas que nos inspiran, entre ellos la portentosa Patti Smith, así como Juliette Binoche, Ethan Hawke y Bradley Cooper, entre otros. Pero no sólo eso: son personas comprometidas e informadas que saben que tenemos que ponernos en acción contra la acechante y muy próxima catástrofe.

Mediante un análisis concienzudo, elaborado con ayuda de científicos firmantes de la carta, como el matemático Mikhaïl Gromov y el físico Carlo Rovelli, esta comunidad hace este llamado que debe resonar y promover un eco de cambio, antes de que sea demasiado tarde.

Proponemos opciones para políticas -libres de presión- y medidas potencialmente impopulares que podrían funcionar. Es una cuestión de supervivencia. No puede, en esencia, ser considerada como algo secundario. Muchas otras luchas también son legítimas. Pero si esta se pierde, ninguna otra podrá continuar.

No hay lugar para el escepticismo: urgen cambios, no sólo nuestros, sino de ellos (de los gobiernos), como los que esta carta firmada por 200 artistas y científicos llama a realizar.

En México, por ejemplo, creemos que necesitamos un gobierno que vea en cada mexicano a un guardián de la naturaleza, y que incentive cambios paradigmáticos para hacer de este un país sustentable.

Y tú, ¿qué crees que deberían hacer los gobernantes de tu país para evitar el colapso medioambiental?



La contaminación del aire: un sigiloso agente que está matando a más de 17 mil mexicanos al año

En el colmo de la paradoja, el aire nos está matando. ¿Por qué? ¿Y qué podemos hacer?

Para los habitantes de las ciudades y grandes metrópolis, escuchar la frase “aire puro” remite si acaso a la fantasía, o a parajes naturales como bosques y selvas, pero jamás a nuestros propios ecosistemas urbanos. El aire puro no es algo con lo que contemos cotidianamente, pese a que debería ser considerado un derecho humano.

Al momento que escribimos esta nota, la calidad del aire en el centro de la Ciudad de México verificada por Google en tiempo real es considerada “insalubre para grupos sensibles”, pues supera los 100 puntos, cuando apenas 150 ya se estiman como una contingencia ambiental:

contaminacion-aire-calidad-mexico-muertes

Es normal que los niveles de contaminación del aire sean todavía más altos que este nivel durante los 365 días del año, como asegura Greenpeace México, que pronto dará a conocer los resultados de un proyecto para medir los niveles de contaminación del aire en hora pico en la Ciudad de México.

Según activistas de esta organización, estamos respirando índices de contaminación del aire mucho más elevados de lo que es permisible según instancias internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y nos recuerdan que esto ocasiona directa e indirectamente la muerte de 17,700 personas en México, pues en estados como Ciudad Juárez, Monterrey y Guadalajara el número de partículas finas se ha incrementado.

La mala calidad del aire no es exclusiva de la Ciudad de México, es un problema que afecta a todo el país y que debería ser atendido de inmediato.

(Paloma Neumann, coordinadora de la campaña Revolución Urbana)

Al momento que escribimos esta nota, la calidad del aire en el centro de la Ciudad de México verificada por Google en tiempo real es considerada “insalubre para grupos sensibles”

 

Hace 5 años, en la Ciudad de México se registraron 248 días con una calidad de aire “buena”, debido a programas de transporte limpio y a iniciativas como el “Hoy no Circula”. Pero desde entonces, comenzó elevarse la contaminación otra vez.

Un habitante de la CDMX fuma involuntariamente 40 cigarrillos al día

cuando la calidad del aire es mala.

No obstante, los programas de movilidad sustentable siguen desarrollándose (como Metrobus y Ecobici en la Ciudad de México), y el incremento poblacional no puede haber ocasionado el aumento desmedido de la contaminación del aire en tan poco tiempo. Nos enfrentamos entonces a que el cambio de paradigma debe ser de mucha mayor envergadura para enfrentar este problema. Y nos debe comprometer a todos, pues las consecuencias son realmente tóxicas.

Las partículas de metal en el ambiente

provocan enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer.

Lamentablemente, en los centros de verificación la corrupción sigue siendo una constante, no sólo en la Ciudad de México, sino también en otras urbes del país. Esta práctica se multiplica debido a los bajos salarios de quienes ahí trabajan, como pudo verificar el portal Animal Político. Por ello, enfrentar la contaminación del aire en las ciudades depende de que elaboremos soluciones de conjunto que atiendan los problemas inmediatos, sociales y económicos de sus habitantes.

Es por eso que, aunque pareciera no estar conectado, elevar los salarios podría ayudar a disminuir los mortíferos índices de contaminación del aire, pues esto evitaría la corrupción en los centros de verificación y, por ende, la contaminación provocada por los automoviles, que es la más nociva, pues contribuye un 70% a la contaminación atmosférica.

contaminacion-aire-calidad-mexico-muertes

También es de vital importancia que tomemos acciones cotidianamente, realizando algunos cambios en nuestros hábitos que ayuden a disminuir la contaminación ambiental. Por ejemplo, reciclando basura, evitando el uso de plaguicidas y el consumo de tabaco, reduciendo el consumo de electricidad y utilizando la bicicleta (aunque en primera instancia parezca un gran reto).

Pero sobre todo debemos exigir (y más aún durante este período electoral) que se tomen medidas para proteger al medioambiente de nuestros ecosistemas urbanos, que sean tan amplias como lo es el problema y que lo resuelvan de raíz.

Porque el aire puro es un derecho no susceptible a negociaciones.

 

* Imágenes: 1) Violeta Amapola Nava; 2) Giphy; 3) City clock