Nueva York prohíbe bebidas azucaradas

Nueva York da un paso adelante en la lucha contra la obesidad. Esta vez al prohibir la venta de bebidas azucaradas mayores de 16 onzas.

 

Si viajas a Nueva York y pretendes comprar una bebida azucarada de contenido mayor a 16 onzas (0,47 litros) no la encontrarás por ningún lado, ya que las autoridades acaban de aprobar una ley que prohíbe la venta de estos productos en casi todas las tiendas de la ciudad, excepto tiendas de abarrotes y supermercados. Quienes no acaten la nueva ley, serán multados con $200 dólares.

El alcalde de esta ciudad, Michael Bloomberg afirmó que con esta medida se prevendrán muchas muertes.

Alrededor de un tercio de la población estadounidense es obesa, por lo que el 10% del total del presupuesto de salud se destina a este padecimiento.

Los daños que provoca la obesidad ya son sabidos: enfermedades coronarias, diabetes tipo 2, hipertensión, principalmente.

¿Consumes diariamente bebidas de este tipo? Ten cuidado porque se ha comprobado que la fructosa afecta tu capacidad mental mientras que los refrescos, o sodas, provocan infartos cardiacos y derrames cerebrales.

[TELEGRAPH]



Por descontento ciudadano, legisladores se retractan de favorecer a las refresqueras en México

Los diputados votaron disminuir un 50% el impuesto de 1 peso por cada litro, pero los senadores revocaron este intento considerado un evidente impulso por favorecer a la industria.

Foto:huffingtonpost.es

La semana pasada el descontento ciudadano, sobre todo en redes sociales, se hizo notable cuando los diputados aprobaron disminuir los impuestos a las bebidas azucaradas en México. Por primera vez, en el último año, había descendido hasta un 6% el consumo de refrescos y bebidas azucaradas en el país, y ello como resultado de un impuesto especial de 1 peso aplicado por cada  litro .

Muchas personas argumentan que este tipo de medidas en realidad no hacen un impacto significativo en la venta y compra de alimentos, sin embargo, las cifras apuntan a que, por primera vez en décadas, no solo dejó de crecer sostenidamente la venta, disminuyó también el consumo.

Por ello, organizaciones sociales como la Alianza por la Salud Alimentaria iniciaron una campaña en contra de la medida para disminuir los impuestos a estas bebida, aprobada sobre todo por diputados del PAN y del PRI. Finalmente, aún pese al enorme poder de estas transnacionales, los senadores decidieron no modificar los impuestos.

Cuando se trata de corporaciones tan poderosas, es muy difícil aplicar medidas en contra de sus ventas, dado el gran poder que tienen y el lobby que hacen con los políticos. Hace un año que comenzó a aplicarse la medida, muchos se sorprendieron, e incluso el impuesto ha sido aplaudido por diarios como The New York Times.

Los argumentos para reducir el impuesto eran en realidad muy débiles, como el del prirista Estefan Chidiac. Según él, al reducir los impuestos, las corporaciones encontrarían incentivos para desarrollar bebidas menos azucaradas.

Desde su implementación se ha demostrado que el impuesto ha tenido un efecto positivo en el consumo de bebidas azucaradas, logrando una disminución en el consumo de estas bebidas en un 6% en promedio en los hogares mexicanos y llegando hasta 12% en diciembre 2014. Según Inegi, el impuesto disminuyó el consumo en alrededor del 7%, ya que indica que el crecimiento anual en estas bebidas venía siendo de 3.4% y se presentó una reducción de 3.8%. – apunta un comunicado de la Alianza por la Salud Alimentaria.

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd

 

Autor: Ana Paula de la Torre
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional