El Parque Nacional Virunga en la República Democrática del Congo, es casa de 200 especies de gorilas en peligro de extinción, cerca de una cuarta parte del total en el mundo, y de nueve grupos armados dentro y alrededor del área protegida.

A pesar de que en los últimos meses un nuevo grupo insurgente ha llegado a Virunga, todavía hay turistas que pagan hasta $750 dólares por internarse en las montañas y convivir con los gorilas. Sin embargo, el director Cai Willink, dice que los guías guerrilla-gorila son un fraude pues no están entrenados y no garantizan la seguridad de sus clientes.

Además, Virunga, el parque más antiguo y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se ha mantenido cerrado por los últimos 4 meses debido a los combates entre las tropas de M23 y las Congoleñas.

Dentro del parque viven 6 familias de gorilas que están acostumbrados a los humanos. El pasado Julio, el gobierno y las fuerzas rebeldes acordaron una tregua para permitir a exploradores y expertos buscar a los gorilas que no habían visto en meses. 4 familias se reportaron sanas, pero las tropas todavía deben recibir el aviso cuando se encuentren a las 2 restantes.

A pesar de todos los conflictos, un censo en 2010 revela que el número de gorilas que viven en los parques de Congo, Uganda y Ruanda ha incrementado un 26% desde 2003.


[npr]