El desolado eco de la extinción: cada vez hay más silencio en la música del mundo natural

Bernie Krause ha pasado 40 años grabando la música natural de hábitats vírgenes. Ha recaudado 4,500 horas del concierto de voces de miles de especies. Una música que, cada vez más, está siendo acallada por el ensordecedor ser humano.

Bernie Krause acerca sus micrófonos a los arrecifes de coral en Fiji y graba la música de todo un ecosistema bajo el agua: suspiros, llantos, chasquidos, lamentos, gruñidos, quejidos… El agua pulsa con el sonido de cientos de criaturas: crustáceos, anémonas, medusas, peces y tiburones…, cada una con un beat diferente, que en conjunto producen melodías y armonías.

Pero a sólo media milla de distancia, donde el mismo arrecife está dañado, Krause sólo puede captar el sonido de las olas y el de un ocasional camarón. El desolado eco de la extinción.

Krause es un músico y doctor en bioacústica. Él acuñó el término biophony y ha pasado unos 40 años grabando a más de 15 mil especies, por lo que ha recaudado 4,500 horas de los sonidos de hábitats vírgenes.

Pero debido a la velocidad con la que se extinguen las especies y se deterioran los ecosistemas, él estima que estas grabaciones son ahora archivos, grabaciones imposibles de repetir porque los hábitats ya no existen o porque el ruido humano los ha invadido.

“Un gran silencio está creciendo por todo el mundo natural, aunque el sonido del hombre se está volviendo ensordecedor”, escribe Krause en su nuevo libro The Great Animal Orchestra; “poco a poco, la vasta orquesta de la vida, el coro del mundo natural, está en proceso de ser acallado. Han disminuido la densidad y diversidad de las voces de las criaturas, tanto grandes como pequeñas”.



“Tangerine Reef”, el álbum audiovisual de Animal Collective y Coral Morphologic

Este poema audiovisual dedicado a los corales es una joya musical de psicodelia marina y conciencia ecológica.

Una oda a los corales. De eso se trató la colaboración entre Animal Collective y Coral Morphologic, que resultó en el álbum Tangerine Reef (2018). Esta obra fue parte del Año Internacional de los Arrecifes, una campaña para hacer conciencia sobre la importancia de los corales en el equilibrio del planeta.

Con 13 tracks, exquisitamente hilados, este poema audiovisual, cortesía de los videos de Coral Morphologic y la musicalización de Animal Collective, te garantiza una experiencia de psicodelia submarina. Tangerine Reef es una obra diseñada para hermanarte con esos seres fascinantes e imprescindibles en la dinámica medioambiental, los arrecifes de coral. Así que prepárate para 54 minutos de paisajes coralizados, habitados por formas, texturas y colores francamente hipnóticos. También, para un buen desfile de atmósferas sonoras que, junto con las imágenes, facilitan una profunda inmersión en los arrecifes. 

Tangerine-Reef-disco-musica

Ciencia, arte y conciencia son las tres fuerzas que se reúnen para hacer germinar este precioso homenaje –que es también un llamado–. Sin duda, un trinomio fascinante que puede contribuir a la renovación del imaginario. Pero además de su función ontológica, Tangerine Reef es una experiencia estética y sensorial, que por sí misma te reconecta con el anima mundi (en este caso materializada en corales). 

Te invitamos, pues, a disfrutar y dejarte abrazar por este álbum, un delirio coral inolvidable y necesario. 



Tu bloqueador solar está destruyendo los arrecifes del mundo

Es simple: si tu bloqueador solar está en tu piel y te metes al mar, terminará en el coral (y lo va a envenenar).

Es un buen reto: ¿Cómo protegernos de la agresividad del sol (intensificada gracias al debilitamiento de la capa de ozono por actividad humana) y al mismo tiempo no alimentar esta inercia de destrucción del medioambiente? La pregunta viene colación hoy respecto a un asunto específico: está plenamente probado que el bloqueador solar afecta severamente a los arrecifes de coral

Cada año se vierten alrededor de 14,000 toneladas de bloqueador solar en los mares del mundo. Cabe señalar que no todo es por contacto directo con el mar, pues un porcentaje proviene de desagües de hoteles y hogares que desembocan en el mar.

Algunos de los ingredientes químicos presentes en las cremas solares han demostrado ser particularmente tóxicos para los arrecifes. Se ha reportado decoloración, imposibilidad de reproducción y otros síntomas en los corales, tras la exposición constante a estas sustancias. Esto, junto con el calentamiento global y los desarrollos costeros, ha provocado que, por ejemplo (y según National Geographic), en tan sólo 50 años se haya perdido el 80% de los corales que habían en el mar Caribe.

arrecife-coral-crema-solar

¿Cuáles son las sustancias más dañinas para los corales que puede tener tu bloqueador solar?    

Podrías empezar por revisar si tu crema solar incluye alguno de estos ingredientes (y en caso de que sí, evitarla):

1. Oxibenzona
2. Octinoxato
3. Octocrileno
4. Salicilato de octilo
5. Enzacamene
6. PABA
7. Homosalato
8. Avobenzona

¿Hay marcas de bloqueador o crema solar que sean amigables con los corales y la naturaleza?

Si, por suerte en años recientes se han creado cremas solares que aparentemente no dañan los corales y el resto de la flora y fauna marinas, pero que te protegen con efectividad contra los efectos nocivos de los rayos del sol. Investigando un poco en la Red puedes encontrar algunas opciones.

Además de hacer un esfuerzo por encontrar una crema solar que no destruya los arrecifes de coral, también sugerimos evitar el uso de este producto cuando no sea indispensable, y tal vez sustituirlo por camisas de manga larga, sombreros y otras formas de protegerte del sol sin recurrir al bloqueador.