El cambio climático orilla a Groenlandia a dedicarse a la minería

Esta es la historia de Narsaq, el que alguna vez fue uno de los pueblos más grandes del sur de Groenlandia. Ahora, debido al calentamiento global, sus habitantes se han visto orillados a dejar la pesca y a incursionar en la minería.

Narsaq, fue alguna vez uno de los pueblos más grandes del sur de Groenlandia, sus habitantes vivieron por años de la pesca. Sin embargo, debido al cambio climático, los crustáceos y otros peces han emigrado al norte, en busca de aguas más frías.

Muchos habitantes han perdido su forma de ganarse la vida. El hielo es demasiado delgado como para soportar los trineos de perros u otros transportes. En una década, la población se ha reducido a sólo 1500, y las tazas de suicidios se han disparado.

Por otro lado, el descongelamiento ha abierto paso a nuevas tierras. Se han descubierto depósitos de minerales y gemas. Debido a ello, se piensa rehacer la economía en del país en base a los recursos minerales, y si todo sale de acuerdo a los planes, lograr una independencia económica (aún reciben 500 mil millones de dólares al año de Dinamarca).

Numerosas compañías locales e internacionales planean explotar los recursos de la tierra. “Para mí, no me importa si toda la capa de hielo desaparece”, dice Ole Christiansen, jefe de la compañía mineras más grande en Groenlandia. “Mientras se derrite hemos encontrado nuevos lugares con muy atractiva geología”.

Las compañías y el gobierno planean construir nuevos caminos, nuevos puertos, plantas procesadoras y expandir el pequeño aeropuerto de Narsaq, hoy amenazado a cerrar por falta de tráfico.

Sin embargo, no todos están convencidos de los beneficios de la minería: “por supuesto que ayudará a la economía local, y a toda Groenlandia, pero no estoy segura si será buena para nosotros”, dijo Dorothea Rodgaard, una local: “Estamos preocupados por la pérdida de la naturaleza”.

Es difícil cambiar de tajo toda la forma de vida de cientos de personas, y más cuando se basa en costumbres milenarias. Además, es necesario que antes que se comiencen a tocar las tierras, se dejen en claro leyes que protejan el medio ambiente y que establezcan límites: ¿hasta qué punto se podrá escarbar?, y ¿qué elementos se pueden sustraer?

[NYT]

 


 





Paz ambiental: el papel del conflicto humano en la crisis ambiental del siglo XXI

Pareciera que la solución última y a largo plazo de los problemas ambientales no está en la tecnología… Se encuentra en la cadena de interacciones y anhelos humanos.

* por: César Toledo Suárez

 

¿Acaso en vano venimos a vivir, a brotar sobre la tierra?

Dejemos al menos flores

Dejemos al menos cantos.

Nezahualcóyotl

 

Cuando hablamos de los temas ambientales, solemos abarcar las causas, las consecuencias y las soluciones a partir de un punto de vista mecanicista, en el que pareciera que de apretar un par de botones, ajustar las tuercas y activar algunas válvulas, los problemas podrían solucionarse y podemos dar vuelta de página.

Digamos, por ejemplo, que el día de mañana las grandes marcas de producción automovilística tuvieran una epifanía y decidieran parar por completo su producción con la intención de reducir su impacto en el devenir del cambio climático. ¿Cuánto tiempo pasaría para que surgieran competencias que –aprovechando la falta de adversarios– decidieran comenzar su propia empresa? ¿Cuánto tiempo pasaría para que surgieran nuevas formas de la ambición humana?

Asimismo, podemos hablar de las riñas entre grupos de activismo ambientalista que, sobrepasados por sus diferencias y embriagados por la sed de victoria, compiten unos con otros para tener la palomita de la aprobación social, y en esta búsqueda pierden de vista su común objetivo de apaciguar la lacerante realidad de la desidia y la indiferencia ecológica. ¿Cuánto tiempo y energía pueden perder con el solo motivo de vencer a su adversario, olvidando su propósito original? ¿Cuántas personas quedan desencantadas de su redundante y desesperanzadora actuación, perdiendo la motivación que podían haber tenido para ser parte del cambio?

Pareciera entonces que la verdadera sustentabilidad, la solución última y a largo plazo de los problemas ambientales, no está en la tecnología, ni en las enzimas, ni en las campañas de reciclaje, ni en la mejora de los productos agroquímicos, ni en las bicicletas, ni en la mejora del transporte público, y ni siquiera en la dieta de las personas. Pase lo que pase, el verdadero conflicto, la verdadera crisis ambiental, el verdadero río contaminado, se encuentra en la cadena de interacciones y anhelos humanos que informan la médula de nuestras acciones diarias. Por lo tanto, la verdadera solución a largo plazo encuentra indispensablemente raíz en un cambio de la conciencia humana. 

Esto no implica que deban parar las campañas de reciclaje y los esfuerzos por mejorar la tecnología. Sin embargo, sí implica que cualquier esfuerzo de mejora de las condiciones de crisis ambiental está destinado al fracaso si no está sustentado por un proceso de evolución cognitiva y psicológica del ser humano. Al cauce del río al final de los tiempos no le afecta ni nuestra intervención ni nuestra indiferencia, la pregunta que debemos hacernos en realidad es: ¿cuál es la calidad de vida que queremos tener viviendo a orillas del río?

Eco Maxei
Autor: Eco Maxei
Eco Maxei Querétaro AC es una organización sin fines de lucro cuya misión es fomentar la coexistencia armónica entre las personas y con la naturaleza. Somos una organización multidisciplinaria, fundada e integrada por jóvenes agentes de cambio desde 2014.


Viajar a través del hielo: una odisea por Groenlandia para presagiar nuestro futuro climático

El hielo de Groenlandia es una cápsula del tiempo que podría servirnos para predecir el futuro del cambio climático.

El hielo de Groenlandia es un hielo mítico. No sólo cubre el 80% de la isla –lo que convierte a esta capa en la segunda más grande del mundo– sino que sus más de 1,000 kilómetros de altura y su espesor de hasta 2 kilómetros lo convierten en una especie de cápsula del tiempo.

Para los científicos, el hielo de Groenlandia es un gran laboratorio. Llegar a él no es fácil, pues deben transportarse de manera tradicional por las llanuras heladas de este país, y dependen de guías y trineos para ello. Aunque la asombrosa velocidad con la que se está derritiendo el hielo en Groenlandia hará que otras formas de transporte sean necesarias para estudiarlo, como demostró la reciente fotografía de los trineos que atravesaban un fiordo derretido.

Es precisamente la estridencia del cambio climático la que ha hecho a Jon Gertner, autor del libro The Ice at the End of the World, interesarse aún más en el hielo de Groenlandia. Según Gertner, el estudio de este hielo prehistórico y de los gases y minerales atrapados entre sus capas podría ayudar no sólo a desentrañar los misterios geológicos de la Tierra, sino también a predecir el futuro de la actual crisis climática.

hielo-groenlandia-estudios-ciencia-derrite-cambio-climatico

Así, adentrarse en Groenlandia es una especie de odisea entre lo chamánico y lo científico. O, si se quiere, puede convertirse en una especie de narrativa sci-fi, con viajes en el tiempo incluidos. Pero, ¿exactamente por qué?

Según dijo Gertner para Big Think:

Si miras atrás en la historia, de alguna manera ofrece la oportunidad de estudiar la única capa de hielo que queda en el hemisferio norte –la otra está en el sur, en la Antártida–, pero además ofrece a algunos científicos la oportunidad de mirar al pasado. Porque el hielo, según muchos científicos, es deposicional, es decir, crea una especie de registro de todo lo que cayó en la nieve.

Podríamos pensar “muy bien, tiene nieve vieja”, pero es más que eso. En realidad retiene gases antiguos que contienen registros de erupciones volcánicas pasadas. Y una forma en la que empezamos a acceder a esa información, porque realmente es información, fue perforando el hielo.

hielo-groenlandia-estudios-ciencia-derrite-cambio-climatico

 

¿Cómo se hace del hielo una “bola de cristal”?

Las capas de hielo de Groenlandia han sido estudiadas desde los años 30 del siglo pasado, según Gertner. A partir del estudio de la densidad de bloques de hielo desenterrados en este territorio, estos científicos pudieron adivinar su edad, descubriendo que a mayor profundidad el hielo es más antiguo. Pero ahora se puede estudiar el hielo de Groenlandia con ayuda de la tecnología. Así, los científicos pueden saber cómo eran las atmósferas antiguas y las temperaturas de hace 1,000 años. Pero, según Gertner, esto también puede explicar por qué las cosas han cambiado como han cambiado.

Podríamos decir: “Ok, gran cosa, puedes averiguar cuáles eran las temperaturas hace 1,000 años”. Pero eso no es sólo una pieza trivial de información. Porque no es sólo diciéndonos cómo eran las temperaturas sino, quizá, ¿qué cambió? Esto explica partes de la historia que no hemos entendido.

Para este periodista y científico, el hielo de Groenlandia podría ayudarnos a saber mejor a qué nos estamos enfrentando en materia geológica y, sobre todo, a entender la parte natural de la crisis climática. Ésta ha sido poco estudiada, pero sin duda juega un papel –aunque sea secundario– en la actual debacle. Como sea, este hielo antiguo es también una bella forma de entender que el futuro no puede predecirse, pero el pasado siempre ayudará a echar pistas al respecto. Sólo que, en el caso del hielo de Groenlandia, hay que estudiarlo antes de que sea demasiado tarde.

 

* Imágenes: 1) guidetogreenland.com; 2) Goodreads; 3) Ginny Catania