Compostas a pequeña escala: algunos consejos

Sólo se necesitan pequeños recipientes para crear tu propia composta en casa, ya sea con las hojas y pasto del jardín o con los desechos orgánicos de la cocina. Sólo revisa estos consejos.

 

Composta para desechos del jardín

Con un agujero o recipiente de menos 1 metro de cada lado es suficiente para crear una composta. Es más práctico trabajar con dimensiones pequeñas: el material se descompondrá más rápido.

Llena el agujero con residuos ricos en carbono (hojas, flores muertas, papel periódico) en la misma proporción que los residuos ricos en nitrógeno (pasto cortado o flores no secas). No eches raíces, pues se tardan más en descomponer.

Composta para desechos de la cocina

Puedes enterrar los residuos orgánicos (de frutas, verduras, granos, café, bolsas de té) en un agujero en el jardín, o depositarlos en un recipiente especial. Si comienza a apestar o a llenarse de moscas, se le puede rociar un par de centímetros de aserrín o turba.

Recipientes especiales

Ya existe una gran variedad de botes especiales para crear compostas, de madera, plástico o barro. Por ejemplo, los conos verdes o digestivos de comida se llenan con residuos y entre 6 y 12 meses estará lista la composta. Es preferible tener dos, uno para ir vaciando y otro cerrado que trabaje en descomponer la basura.

Enterrar en el jardín

Para enterrar los desechos de comida, cava un agujero de unos 30 centímetros de fondo, añade entre 5 y 9 centímetros de residuos y cubre con tierra. Recuerda revisar periódicamente que no haya perros u otros animales que hagan hoyos en búsqueda de la comida, sino, deberás cambiar de método.

[SeattleTilth]



Vivir sin generar basura: nada es un desperdicio, todo se transforma

En tiempos de desechos masivos, existe una comunidad que propone lo opuesto: nada se desperdicia.

Imagina que el mínimo de basura que puedes generar durante 1 año quepa en este frasco:

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura

Es posible, y de eso trata el Zero Waste (Cero desperdicio), una iniciativa que, más allá de acabar con el plástico, busca replantear el concepto de basura: nada es un desperdicio, todo se transforma. A partir de esta idea, cada vez son más aquellos que deciden replantearse su existencia y comenzar a reducir su basura a un pequeño frasco. Un verdadero logro para quienes buscan trascender desde dinámicas que impactan colectivamente. 

cero-desperdicio-consumo-responsable-zero-waste-sin-basura

En estos tiempos, en donde mucho de lo que se consume es desechable (servilletas de papel, móvil, envases de plástico, accesorios, entre otros), existe una comunidad que busca vivir a partir del principio opuesto: nada se desperdicia.

El movimiento Zero Waste cobra cada vez más fuerza y sentido en un mundo en el que, de acuerdo con el Banco Mundial, el nivel actual de residuos sólidos habrá aumentado en un 70% (de 1,300 millones de toneladas al año a 2,200 millones de toneladas) para el 2025.

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura

Además de la iniciativa global, existe en cada país una necesidad de actuar para un futuro sustentable.

¿En qué consiste el Cero desperdicio?

Según la revista National Geographic, no se trata de que logres guardar toda tu basura en frascos, sino de que un frasco de máximo 500 mililitros sea suficiente para guardar toda la basura anual que no se pudo reutilizar, reciclar o renovar.

Muchas de las soluciones que propone el Cero Desperdicioson prácticas que eran comunes antes de la era de los plásticos y los productos desechables.

Ser Cero Desperdicio es pensar en servilletas de tela y pañuelos, vinagre y agua para limpiar, recipientes de vidrio o acero inoxidable para guardar las sobras y bolsas de tela para guardar alimentos.

cero-desperdicio-consumo-responsable-zero-waste-sin basura-

Soluciones similares de la vieja escuela, que no producen desperdicios y son más baratas a largo plazo.

Bolsas de tela

La revista Yorokobu pone un ejemplo: tu abuela seguro iba a la tienda con su bolsa de tela. Además, en lugar de comprarla, es probable que se la hubiera hecho ella misma con retales de tela.

 

Comprar a granel

Las legumbres se compraban a granel, al peso y presentadas en grandes sacos de arpillera. En este caso, los sacos incluso pueden ser de plástico porque, como se reutilizan y generan menos residuos que los paquetes pequeños, el costo ecológico no es tan grande.

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura

Comercio justo y responsable

Cada vez son más las tiendas que se suman al movimiento Cero Desperdicio. En la Ciudad de México, existe una tienda que busca “fomentar una vida más sana y más responsable con el medioambiente (…) trayendo sus propios recipientes y bolsas reutilizables”.

Suena difícil, pero puede lograrse, mediante cambios en los hábitos cotidianos. Es así como la comunidad Cero Desperdicio está reduciendo radicalmente su producción de desechos, mientras viven vidas más plenas.

 

Agentes de cambio

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura-
Laura Singer

Blogueras como Kathryn Kellogg y Laura Singer, son un ejemplo de personas que, en pocos años, han logrado reducir su basura de tal manera que sus desperdicios sólidos quepan en un frasco de 500 mililitros por año o dos años.

Kellogg aprendió de Lauren Singer de Nueva York, autora del blog Trash is for Tossers. Singer comenzó a reducir su huella de desechos cuando era una estudiante de estudios ambientales en el 2012 y ha convertido el Cero Desperdicio en una carrera que le permite compartir su experiencia a través de conferencias y consultorías.

 

Principios Cero desperdicio (en orden de importancia)

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura

  • Rehusar. No compres cosas envueltas o con muchas envolturas.
  • Reducir. No compres cosas que no necesitas.
  • Reutilizar. No dejes de usar los artículos desgastados, o compra productos usados.
  • CompostaCasi el 80% de los desperdicios son orgánicos.
  • ReciclarRequiere un mayor esfuerzo, pero es mejor que permitir que las cosas se conviertan en basura.


¿Cómo hacer y utilizar la composta? Consejos prácticos

Verás que nutrir adecuadamente tus plantas es más fácil de lo que creías.

En vez de aumentar la cantidad de basura que llega a los tiraderos a cielo abierto, puedes nutrir la tierra de tu jardín o de tu huerto urbano haciendo una sencilla composta. 

La basura orgánica constituye aproximadamente un 50% del total de desperdicios en las ciudades. Y aunque esta puede ser fácilmente reciclada haciendo composta, en muchos países no se tiene esta costumbre.

como-hacer-composta-como-utilizar-consejos-practicos-tips-jardineria-2

Pero hacer y utiizar composta no tiene que depender de iniciativas gubernamentales. Nosotros mismos podemos hacerlo con los deshechos orgánicos de nuestro hogar, haciéndole un favor al planeta y a nuestro jardín. Utilizar esta mezcla casera, además, es muy sencillo: sólo tienes que saber cómo hacerlo, y aquí te decimos cómo.

Antes que nada, debes separar tus deshechos orgánicos e inorgánicos. En los orgánicos puedes contemplar también plantas secas del jardín, aserrín y cualquier material de origen natural, como los siguientes:

  • Corchos
  • Filtros de café
  • Bolsitas de té
  • Palillos de dientes
  • Corchos de vino natural
  • Decoraciones de rafia
  • Servilletas de papel
  • Coronas y guirnaldas naturales, u otra decoración navideña natural
  • Plantas de acuario
  • Platos de papel utilizados que no contengan una capa de cera
  • Cajas de pizza
  • Goma de mascar
  • Plumas
  • Cabello
  • Ceniza de la chimenea
  • Desechos de tabaco orgánico

Evita usar restos de carne o huesos, pues éstos pueden provocar plagas. Luego:

  1. Lo que utilices colócalo en un bote de basura que puedas mantener a la sombra.
  2. Hidrata los desechos orgánicos (material verde) y una capa de tierra (material marrón).
  3. Por cada capa de material verde, aplica una de material marrón. 

    como-hacer-composta-como-utilizar-consejos-practicos-tips-jardineria-4

¿Cúal es cual?

Material verde: Plantas frescas, cascaras, residuos de café, frutas y vegetales.

Material marrón: Plantas secas, ramas, cartón, papel, azerrín, filtros de café.

Al empezar el proceso de descomposición puede ser que huela un poco mal: no te sorprendas, justo eso es lo que buscamos.

Tu composta estará lista entre los 3 y los 9 meses.

Cuando esté lista, tu composta será un material de tono marrón oscuro también llamado humus. Éste es ya el resultado de la descomposición, y su ventaja ante los desechos orgánicos sencillos es que no se mineraliza tan rápido, pudiendo proveer así de nutrientes a las plantas de manera paulatina. En cambio, si se mineraliza rápidamente se pueden producir pérdidas por lavado.

Además, el humus, o composta, le proporciona al suelo porosidad y capacidad de retención de agua.

¿Cómo lo utilizo?

Sólo añádelo a la tierra de las plantas en tu jardín, cavando para poder ponerlo alrededor de cada una. O esparcido en algún terreno sobre el que vayas a cultivar, poniendo una capa de tierra por encima.