¿Campañas anti-obesidad o anti-obesos?

Investigadores de Yale descubren cuáles son los mensajes que sí motivan a las personas a cambiar sus hábitos para vencer a la obesidad y cuáles mensajes sólo humillan y estigmatizan esta enfermedad.

Investigadores de Yale encuestaron a una muestra representativa de estadounidenses sobre una variedad de anuncios anti-obesidad. Les preguntaron qué tan informativos, motivantes o creíbles parecían los slogans, o bien qué tan confusos, ofensivos o inapropiados.

Encontraron que el público prefiere los mensajes positivos, los que promueven acciones específicas, como comer frutas y verduras todos los días o realizar ejercicio. Además, los más motivantes fueron aquellos que no mencionaban la obesidad en ningún momento. Por ejemplo, el favorito fue el de la primera dama, Michelle Obama, “Let’s Move” y “Muévete todos los días”.

Por otro lado, causaron rechazo los anuncios que insinuaban que los padres eran culpables por la obesidad de sus hijos, los que atacaban directamente a la obesidad de los niños, o incluso mensajes ambiguos como: “You have the strength to take control of your health” (tú tienes la fuerza para tomar control de tu salud) o “It’s not a diet, it’s a lifestyle” (no es una dieta, es un estilo de vida). que anuncian que hay que cambiar los hábitos, pero no dice cuáles ni cómo.

Rebecca Puhl, la líder del proyecto, dice que a pesar de todo el dinero que se invierte en estas campañas, no se ha investigado la efectividad o el daño de los mensajes: “considerable evidencia ha demostrado que los individuos que se sienten tachados con respecto al sobrepeso consumen más calorías, adoptan malos hábitos alimenticios, y evitan hacer ejercicio”. Además, otros estudios han revelado que exponer a la gente a imágenes ofensivas empeora su actitud contra las personas obesas.

El truco está en encontrar una forma de mandar mensajes anti-obesidad sin el lado anti-obesos.

[The Atlantic]



Así moldean el cuerpo de las personas los deportes que practicas (FOTOS)

Esta serie fotográfica ilustra perfectamente cómo moldean el cuerpo humano los distintos deportes y disciplinas atléticas.

El cuerpo humano es fascinante. Es un lienzo que responde a cualquier estímulo, práctica o hábito al que lo sometamos. Un increíble ejemplo de lo anterior es comprobar cómo cada disciplina atlética, independientemente de la complexión que favorezca, literalmente lo modela.

Dependiendo del tipo de músculos que utilices, de acuerdo con los movimientos o esfuerzos que un deporte específico te requiere, tu cuerpo irá desarrollando más una u otra zona, y mágicamente ajustándose a las particularidades de dicha actividad.

El fotógrafo Howard Schatz dedicó una serie, Athlete, precisamente a retratar y comparar el cuerpo de atletas destacados en diversas disciplinas, para entender los efectos de cada deporte en el modelado de los cuerpos. Como verás a continuación, el resultado es francamente sorprendente.

Obviamente hay unos mucho más estéticos que otros (aunque esto es meramente subjetivo), y podrás apreciar desde lo grotesco del cuerpo fisicoculturista hasta la ligereza de los maratonistas o el radiante equilibrio de deportistas que se dedican, por ejemplo, al básquetbol o el fútbol. Pero más allá de este interesante desfile, la reflexión más valiosa a nuestro juicio es la primera: el cuerpo es un lienzo de causas y consecuencias; si lo tratas bien, seguramente te lo va a agradecer (y eso será una gran noticia para tu existencia). 

  • Fútbol soccer
  • Lucha
  • Básquetbol
  • Básquetbol
  • Lucha

 

  • Carrera de aventura
  • Corredora de larga distancia
  • Salto de longitud
  • Corredora de larga distancia
  • Heptatlón

 

  • Voleibol de playa
  • Fútbol soccer
  • Ping pong
  • Básquetbol
  • Box

 

  • Gimnasia
  • Salto de altura
  • Trampolín
  • Salto de altura
  • Triple salto
  • Lucha

 

  • Fútbol soccer
  • Nado libre y de mariposa
  • Ciclismo
  • Básquetbol

 

  • Ski
  • Patinaje
  • Hockey
  • Waterpolo

 

  • Disco
  • Lanzamiento de martillo
  • Jabalina
  • Lanzamiento de peso

 

  • Carrera larga distancia
  • Maratón
  • Decatlón
  • Maratón
  • Carrera de 800m

 

  • Fisicoculturismo
  • Levantamiento de pesas
  • Levantamiento de pesas
  • Gimnasia rítmica

 

  • Box
  • Básquetbol
  • Golf
  • Béisbol
  • Balonmano

 

  • Culturismo natural
  • Levantamiento de pesas
  • Fisicoculturismo
  • Levantamiento de pesas

 

  • Gimnasia rítmica
  • Aeróbics deportivos
  • Gimnasia
  • Salto de altura
  • Gimnasia


¿Dónde está el dinero asignado para los bebederos en las escuelas? Cuestionan organizaciones mexicanas al gobierno

Aún no hay información sobre cuántos bebederos han sido instalados aún cuando el dinero ha sido asignado.

Foto:www.chilango.com

Cuando se trata de encontrar los motivos por los cuáles la población mexicana, sobre todo en las últimas décadas, ha aumentado exponencialmente sus niveles de obesidad, las respuestas suelen apuntar a que se trata de un asunto cultural. Sin embargo, es muy curioso, pues el aumento alarmante de los niveles de obesidad justo coincide con el tiempo en que las fronteras han sido abiertas a la entrada masiva de comida chatarra.

Estudios apuntan cómo en México no solo es más barato comer chatarra que comida sana, también cómo la distribución de los productos hace que sea mucho más accesible conseguir una producto chatarra que uno sano…

Lo anterior es un indicador de que la cultura mucho se define por lo que hay disponible. Es decir, si las personas, quienes generalmente tienen poco tiempo libre, en sus tiempos de compra disponen mucho más fácilmente comida chatarra, esto perneará su cultura.

Lo anterior es altamente importante, y apunta a que es necesario volver accesibles los productos sanos para los habitantes. En parte por ello en la estrategia nacional contra la obesidad es importante para decenas de organizaciones civiles la incorporación de miles de bebederos a las escuelas públicas.

Los niños han ido en las últimas décadas acostumbrándose a beber bebidas azucaradas cuando tienen sed; lo que resulta fatal para su salud. Por ello es crucial que aumente la cultura del consumo gratuito de agua natural en las escuelas con los bebederos.

Este es el Cuestionamiento

En 2015 fueron asignados $1 mil 360 millones 87 mil 240 pesos para la instalación de bebederos en las escuelas. Sin embargo, la organización El Poder del Consumidor ha encontrado que es inexistente la información sobre el tema. Según el director general del Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (Inifed), para 2015 se tenía programada la instalación únicamente de 1 mil 500 bebederos. De estos, aún no se cuenta con información sobre cuántos han sido instalados y cuánto han costado.

Según un censo de 2013 del Cembe, en 2013, de 145 mil 427 escuelas públicas de nivel básico, solo el 18% tenía bebedores instalados. Es decir, aún faltaban 118 mil planteles por cubrir.

Ante la nula información organizaciones de la Alianza por la Salud Alimentaria cuestionan al gobierno. ¿Dónde está el dinero y los bebederos en las escuelas?

Si te suena, pregúntaselo tu también a Aurelio Nuño y a la SEP.