6 claras señales de que estás estresado

La mayor parte de la población mundial cree que el estrés simplemente es una condición que no afecta la vida, pero está comprobado que largos periodos de ansiedad te pueden llevar a padecer condiciones que pueden desencadenar enfermedades mentales y físicas.

Son varios los factores que pueden desatar largos episodios de estrés. Sin embargo, todos coinciden en que es energía mal canalizada que, debido a su fuerza y falta de flujo, terminan por impactar en nuestro cuerpo.

Estas son algunas señales que pueden indicarte que estás atravesando por un periodo de estrés crónico. Es importante saber cuando sólo es pasajero o permamente, ya que cuando se instala en el cuerpo durante largos periodos puede traer más problemas físicos y emocionales.

Vómitos

El estrés y la ansiedad pueden desencadenar un episodio vomitivo que se conoce como “síndrome de vómitos cíclicos”, una condición en la cual las personas experimentan náuseas y vómitos durante un periodo prolongado de tiempo.

Caída del cabello

Hay múltiples razones que pueden llevar a la caída del pelo, y el estrés es una de ellas. Se le llama alopecia areata a esta condición que, en casos extremos, puede  desaparecer el 70% de tu pelo en un solo día.

Hemorragias nasales

Existe cierto debate en torno a este padecimiento que está ligado a la presión arterial alta que, al mismo tiempo, está relacionada al estrés. Simplemente escapar del ajetreo, realizar ejercicio y pasatiempos pueden ser una buena terapia.

Pérdida de memoria

Si notas que ciertos detalles escapan de tu memoria, puede ser que la hormona del estrés (cortisol) haya afectado a tu hipocampo, área del cerebro que controla la memoria a corto plazo.

Sistema inmune débil

Quizá el efecto más notable que el estrés tiene en el cuerpo es un sistema inmunológico debilitado. Esto para por dos razones: el estrés provoca la liberación de catecolaminas, hormonas que ayudan a regular este sistema. En segundo, el estrés reduce la glándula del timo, la cual produce una infección contra las células blancas de la sangrey daña los telómeros, que ayudan a las células inmunes a su reproducción.

Sudoración excesiva

Sudar de manera moderada es algo normal, pero hay personas que sufren hiperhidrosis, una condición que lleva a quien lo padece a sudar de forma constante y excesiva. La mejor manera para suprimir est padecimiento es relajarte con alguna actividad que te parezca divertida



Soldaditos de juguete que hacen yoga (y muestran que la batalla es en el interior)

Estas figuras provocarán un glitch en tu concepción de la guerra y la paz.

Es por demás extraño, por lo menos para nuestra concepción contemporánea, que en las disertaciones antiguas sobre la guerra terminara siempre por aflorar un profundo humanismo. Porque curiosamente, libros como El arte de la guerra, de Sun Tzu, no son tanto manuales militares como tratados de filosofía. 

¿Será porque la guerra es inherente a nosotros como especie, y lo mejor que podemos hacer es aceptarla, aprender de ella? Suena desalentador, pero también más realista. Porque si lo pensamos brevemente, ¿acaso no es nuestro interior el primer campo de batalla?

En ese sentido, El arte de la guerra es un libro que nos puede ayudar a sortear estratégicamente las trincheras de nuestra psique. Es una reflexión que nos hace ver que la vida es una lucha sin cuartel contra nuestros malos hábitos, y nos plantea un escenario de constante conflicto en donde se pierde o se gana.

Esta misma idea también fue planteada en términos no militares, sino psicológicos, por Carl Jung. El pensador suizo pensaba que todos tenemos un lado oscuro que no debemos reprimir, sino aceptar y conocer. Es lo mismo que Sun Tzu plantea para poder ganar guerras:

Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro.  Si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra. Si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla.
 
soldaditos-juguete-yoga-joe-juguetes-didacticos

 

La colección Yoga Joe nos propone jugar con estas profundas reflexiones a través de una pieza particular: soldaditos de juguete.

Los Yoga Joes son soldaditos –algunos de peculiares colores, incluidos rosa y púrpura– que libran la batalla en su interior practicando yoga. Son nueve figuras diferentes, cada una realizando un asana distinto, que nos recuerdan inevitablemente las reflexiones de Sun Tzu.

Es por eso, quizá, que estas figuras producen un glitch inmediato en la percepción. Porque es casi imposible asociar a los soldaditos de juguete con algo como la paz o la meditación, cuando los originales no están hechos sino para escenificar la guerra y retrotraer la violencia en la conciencia infantil.

Eso hace aún mejor esta original propuesta, que se antoja para tener en el estudio o como regalo para incentivar el diálogo con los niños… o el diálogo interno. Porque como dice su creador, Dan Abramson, estos soldaditos no buscan promover el yoga, sino que son “guardianes de la paz interna”, lo opuesto a la tradicional idea de “guardianes de la paz global” de los ejércitos del mundo.

soldaditos-juguete-yoga-joe-juguetes-didacticos

Los Yoga Joe Actúan como símbolos de calma y concentración para todo el que lo necesite en su día a día.

Lo malo es que por ahora ya están agotados en la tienda de My Modern Met. Pero puedes pedir que te envíen un correo cuando salgan más figuras a la venta.

soldaditos-juguete-yoga-joe-juguetes-didacticos

soldaditos-juguete-yoga-joe-juguetes-didacticos