Radiación en Treasure Island es 400 veces superior a lo que resiste el ser humano

Niveles preocupantes de radiación se han encontrado en Treasure Island en San Francisco. Esto pone en predicamento los planes de construir departamentos para 20 mil personas. La marina niega estos reportes.

Documentos internos y correos entre la marina y los oficiales de salud pública revelan niveles preocupantes de radiación en Treasure Island, San Francisco. Esto es producto de los barcos expuestos a las explosiones atómicas y a la radiación durante entrenamientos en la Guerra Fría.

Supuestamente, la marina no realizó correctamente una limpieza y dejó una capa de hasta 400 veces la cantidad establecida por la EPA (Agencia de Protección del Medio Ambiente) para la exposición humana. No obstante, la marina niega estos reportes.

Los documentos fueron revelados por Bay Citizen, una organización de noticias sin fines de lucro que cubre el área de la bahía. Las declaraciones han alarmado a algunos de los 2,800 residentes y pone en predicamento los planes de construir departamentos para 20 mil personas más.

Treasure Island es un área de 2 millones de metros cuadrados, creada por el gobierno federal en 1937. Se nombró así en honor al libro de Louis Stevenson, porque él vivió en San Francisco de 1879 a 1880. La marina hizo uso de esta isla por años; durante los 40´s y 50´s sirvió de base para reparar navíos expuestos a explosiones atómicas. Incluso, un barco fue intencionalmente bañado en radiación para el entrenamiento de los cadetes.

En 1993 la marina regresó la isla a la ciudad por $105 millones de dólares, un trato que requirió la inspección de oficiales de salud. En 2006 se reportó limpia para crear nuevos vecindarios. Sin embargo, en documentos y correos se notifican errores en ese reporte de 2006. Afirman que contratistas removieron más de 12 mil metros cúbicos con niveles de radiación de hasta 400 veces la cantidad establecida por la EPA (Agencia de Protección del Medio Ambiente). A los residentes de la isla se les pide que cultiven plantas para evitar químicos transmitidos de la tierra.

No obstante, el departamento de control de sustancias tóxicas afirma que no existen riesgos a la salud. También James Sullivan, el coordinador de limpieza al medioambiente de la marina, dice que las preocupaciones son exageradas e inconsistentes con el compromiso de la marina hacia la seguridad de la gente.

[Guardian]



Reducir los días laborales mejorará calidad de vida y del medio ambiente

Es posible reducir cantidades significativas de energía, emisiones de gases de efecto invernadero así como gastos médicos al disminuir los niveles de estrés, si se descansa un día más a la semana en la oficina.

¿Menos es más? Eso parece cuando se trata de los beneficios económicos, ecológicos y a la salud cuando se trabaja menos días a la semana y se tienen tres días para el fin de semana. De acuerdo con un artículo publicado en Scientific American, esta dinámica no sólo ahorra dinero, también reduce la contaminación y problemas de la salud. 

Para Lynn Peeples, autora del artículo, es posible reducir cantidades significativas de energía, emisiones de gases de efecto invernadero así como gastos médicos al disminuir los niveles de estrés, si se descansa un día más a la semana en la oficina.

La prueba contundente fue el equipo de gobernación del estado de Utah, en EE.UU., quien empezó a trabajar desde 2007 de lunes a jueves. Y en tan sólo los primeros diez meses, se ahorraron 1.8 millones de dólares en costos energéticos: “Si los empleados pasan 20 por ciento menos en el camino y los edificios de las oficinas sólo funcionan cuatro días a la semana, la energía y la congestión que nos ahorramos sería enorme.” Sin embargo, la iniciativa tuvo su fin en 2010, ya que los ciudadanos se quejaron de no tener acceso a los servicios del estado en viernes. 

Young Woman Enjoying the View

Pese a ello, los economistas David Rosnicks y Mark Weisbrot estimaron que esta dinámica pudo haber reducir la emisión de carbono en EE.UU. hasta un 3 por ciento, entre 1990 y 2002. De hecho, un reporte interino del gobierno de Utah, mostró que en su estado se redujo anualmente al menos 6 000 toneladas métricas de emisiones de dióxido de carbono. Por lo que, “si las reducciones de los gases de efecto invernadero por los desplazamientos están incluidas, entonces el estado revisaría la manera de reducir al menos 12 000 toneladas métricas de CO2 –el equivalente de 2 300 coches fuera del camino en un año–.

Además, de acuerdo con un estudio realizado en Suecia por la Sahlgrenska University Hospital, reducir un día laboral a la semana mejora la salud y productividad del empleado. De hecho, se observó que hubo una disminución considerable en enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2, así como un mayor balance en los ámbitos laborales, personales y familiares. Sin mencionar una latente sensación de felicidad. 

Si bien hay pros y contras frente a esta dinámica, la realidad es que de manera organizada, podría traer numerosos beneficios tanto al individuo como a la sociedad. 



Las magníficas fotografías que nunca has visto del planeta Tierra desde el espacio exterior

Después de tres misiones al espacio y 2 mil 500 viajes alrededor del planeta, el astronauta Chris Hadfield capturó 45 mil momentos asombrosos desde el espacio exterior

Cuando se imagina al planeta, probablemente llega a la mente esta esfera azulada con manchas difuminadas de nubes y masas amorfas de tierra. Inclusive, en el caso de haber visto suficientes películas hollywoodenses, se puede ser capaz de visualizar a lo lejos el continente americano. Una imagen demasiado cliché.

A pesar de la belleza que pudiera contemplarse, no se siente esta trascendencia que merece la magnificencia de la Tierra. Por ello, después de tres misiones al espacio y 2 mil 500 viajes alrededor del planeta, el astronauta Chris Hadfield decidió capturar 45 mil momentos asombrosos desde el espacio exterior.

El objetivo de este proyecto fue demostrar la realidad de la Tierra: “Quería que fuera algo como: ‘Esto es feo, esto es extraño, esto es realmente interesante, y wow, no es algo que esperaba que se viera así’”, explica Hadfield.

Para él, las personas hablan globalmente pero muy pocas realmente ven a ese nivel (y por lo tanto, no piensan así) y,en consecuencia, se emiten juicios sin conocer a profundidad al respecto. Por ello es importante que, para empezar a tomar conciencia del cuidado que requiere nuestro planeta, se conozcan sus rincones, sus colores, sus sabores, sus olores, sus ruidos. Es ir más allá de lo que se cree conocer.