Por ola de calor, zoológico de Roma congela alimento para sus animales (FOTOS)

El verano de 2012 ha sido el más caliente registrado en muchas partes de Europa.

Las temperaturas en la ciudad de Roma han llegado a los 40°C, por lo cual los encargados del zoológico congelen alimentos para los inquilinos del lugar.

Los más de mil animales que viven en el zoológico de Roma fueron consentidos con gigantes cubos de hielo rellenos de carne cruda y frutas para evitar que sufrieran insolación y deshidratación. Los animales parecieron apreciar el gesto y pasaron horas lamiendo sus alimentos helados.

A los monos y otros primates les dieron cañas de bambú para chupar, rellenas de yogurt y sandía congelados para mantenerse frescos. Además de ayudar a refrescar a los animales, los aperitivos helados los estimulan a buscar más comida y mantenerlos en movimiento.

El zoológico de Roma, uno de los más viejos de Europa, celebró su 100° aniversario el año pasado.

[Milenio]



El futuro cercano de los zoológicos podría ser virtual

La compañía The Landmark Entertainment Group’s abrirá el primer zoológico virtual del mundo en China.

Para los muchos que se preguntan cómo es que a estas alturas son permitidos los zoológicos, el argumento para su permanencia es el siguiente: de otra manera millones de personas no tendrían la experiencia de estar en contacto con animales (y las implicaciones psicoemotivas que ello conlleva).

Lo cierto es que con el avance de una conciencia que pone por encima el bienestar de los animales por sobre las experiencias de los humanos, muchos han dejado de ir a los zoológicos, al considerar cruel poner en exhibición a estos seres ávidos de su libertad.

Muchas organizaciones como PETA han estado desde hace años empujando agendas para que sean eliminados los zoológicos y los animales regresen a su hermoso y liberador estado natural, o al menos para que las condiciones de estos sean más cercanas a sus ecosistemas verdaderos, aunque esto último es casi utópico.

Ahora una empresa ha despertado el entusiasmo de las personas en contra de los zoológicos. The Landmark Entertainment Group’s, conocida por hacer experiencias virtuales para Universal Studios como “Jurassic Park: The Ride,” “Kongfrontation” y “The Amazing Adventures of Spiderman 5D”, ahora está haciendo un proyecto para abrir en China un zoológico y un acuario virtual.

Esta empresa promete que la experiencia será tan sensorial como ver físicamente a los animales; además las personas podrán adentrarse con increíbles efectos en el África profundo, por ejemplo. Sabiendo además que esos animales en realidad están viviendo aquello que se está proyectando; una satisfacción se entremezcla con el conocimiento del mundo de animal, algunos incluso extintos.

Landmark-virtual-zoo-2.jpg.838x0_q80

[Mother Nature Network]



¿Cambiaría algo si en los zoológicos los animales estuvieran libres y los seres humanos en cautiverio?

El proyecto Zootopía del arquitecto danés Bjarke Ingels propone una nueva idea de zoológico que, sin embargo, solo hace más evidente el peligro que amenaza a los animales del mundo.

La historia de los zoológicos es antigua y desde su origen está relacionada con cierto deseo de tener al alcance un fragmento de la naturaleza que nos sorprende. Un gesto sin duda egoísta que, por ejemplo, está simbolizado en el hecho de que los primeros zoológicos eran colecciones particulares de reyes, emperadores y en general personas de poder que tenían la capacidad de conservar ejemplares de animales exóticos.

En años recientes, sin embargo, los zoológicos han enfrentado serios cuestionamientos a su modelo y propósito. Mantener a los animales fuera de su hábitat, confinados y además en exhibición para entretenimiento se ha considerado una situación que va en detrimento de la naturaleza misma, por más que en no pocos casos los zoológicos cumplen también funciones de conservación ante los peligros que amenazan la biodiversidad del planeta como consecuencia de la actividad humana.

En este contexto, el arquitecto danés Bjarke Ingels ha presentado “Zootopía”, un proyecto que, grosso modo, tiene como característica principal la inversión de la situación común: los animales están en libertad mientras que los seres humanos se encuentran en cautiverio, creando una suerte de “artificialidad natural” para la fauna exhibida, disimulando tanto los sitios de observación como los edificios circundantes.

El resultado, como casi cualquier utopía, algo tiene de distópico, un proyecto que solo hace más evidente el exterminio tácito o franco al que la flora y la fauna del planeta se encuentra expuesta.