Nueva York verde, una meta de Design Trust for Public Space’s

Una ciudad sin áreas verdes oscila entre la nostalgia y la tristeza, pero Nueva York ha decidido romper el estereotipo con un proyecto que pretende reverdecer sitios donde lo que predomina es un aspecto gris y apagado.

Los proyectos urbanos ecológicos cada vez son más una necesidad que un simple elemento decorativo. En la cosmopolita ciudad de Nueva York recientemente se creó Design Trust for Public Space’s, un proyecto que busca alentar a toda la población a involucrarse en la agricultura urbana. En principio se instalaron, en 5 distintos condados, pequeñas áreas verdes que, además de contribuir positivamente al medio ambiente, decoran la ciudad.

A pesar de que el apoyo por parte del gobierno ha sido nulo, los ciudadanos tienen las suficientes ganas para llevar a cabo y extender el proyecto.

Otro de los grandes beneficios del Design Trust for Public es el fomento a la convivencia entre los participantes.

Los organizadores esperan que la mayoría de las personas cuenten con las suificientes ganas para que este proyecto se extienda por todos los rincones de los Estados Unidos.

[INHABITAT]



¿Por qué los techos verdes o los paneles solares serán obligatorios en Francia?

Los beneficios de ambas medidas son menos obvias de lo que podría pensarse.

 Foto:ecoinventos.com

Hoy, se calcula que más de la mitad de los habitantes del mundo vivimos en las ciudades. En estos espacios, acoplados generalmente en estructuras verticales, el concreto es el protagonista del paisaje; los jardines en las casas comunes han prácticamente desaparecido, ahora los parques y los pequeños espacios verdes es la única naturaleza cercana.

Así, en todas estas estructuras, el contacto con la naturaleza es casi nulo. Y aunque está creciendo la tendencia de acoplar huertos orgánicos en las casas, podría decirse que esto es aún muy precario. Por ello quizá la ley se una de las herramientas básicas para acelerar esta tendencia en las urbes.

En París, en marzo pasado fue aprobada una ley que estipula que la totalidad de los techos de los edificios y estructuras deberán tener o un techo verde, o bien, paneles solares sobre él. Los ambientalistas que presionaron para que esta ley fuese aprobada habían propuesto que la totalidad de la extensión de estos espacios tuviese estas características.

Aunque el resultado de la ley obliga a que solo una parte cuente con espacios verdes o paneles, esta medida beneficiará altamente tanto al ahorro energético como a la temperatura del sitio.

Acá algunos de los beneficios tangibles de esta nueva obligación:

  • Los techos verdes producen un efecto aislante que reduce la cantidad de energía necesaria para enfriar el edificio en verano y calentarlo en invierno.
  • Los techos verdes retienen el agua, reducen los problemas de escorrentía y favorecen a la biodiversidad y aves que necesitan anidar en la llamada “jungla urbana.
  • Los techos verdes reducen el efecto urbano de “isla de calor”.

Sobre los paneles solares:

  • Ayudarán a aventajar la carrera solar en París, que tenía sólo cinco gigavatios de energía fotovoltaica instalados en el verano pasado, lo que representa el uno por ciento de toda la producción de energía del país.


Los niños que estudian cerca de áreas verdes tienen un mejor desempeño: un estudio

El análisis fue hecho a al menos 2 mil estudiantes de 36 escuelas de Barcelona.

La concentración y la memoria de trabajo son fundamentales en el proceso de aprendizaje. Platón decía que conocer es recordar  y en este sentido las dos premisas anteriores resultan esenciales.

Un nuevo estudio publicado por la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias revela que los niños que estudian en escuelas con más espacios verdes tienen un mayor desempeño en la concentración y la memoria.

Es estudio siguió el proceso cognitivo durante un año en al menos 2 mil estudiantes de 36 escuelas públicas en Barcelona, de los grados de segundo a cuarto.

Los motivos por los que las áreas verdes pueden mejorar el desempeño mental de los niños es, entre otras razones, y como conclusión de estos investigadores, porque los protege de la contaminación circundante de los automóviles, por ejemplo; también por la disminución del ruido y por incentivar la actividad física.

Los responsables de las políticas deberían saber que “tener más áreas verdes alrededor de la escuela es mejor para el desarrollo cognitivo, y deberían asegurarse de que los niños puedan ver y jugar en áreas verdes”, dijo en un correo electrónico uno de los autores del estudio, Mark Nieuwenhuijsen, del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental en Barcelona.

Cabe anotar que anteriormente otros estudios ya habían comprobado que la naturaleza ayuda a las personas en general  a tener más felicidad y mejorar las tareas mentales.