¿Cómo se forman los arcoíris gemelos?

Un modelo ya puede recrear a la perfección los arcoíris sencillos, dobles, cuádruples y gemelos.

Todos conocemos los arcoíris y no pocos hemos visto a los arcoíris dobles. Ahora hay una variante aún más exótica: los arcoíris gemelos, que consisten en dos arcos que se dividen a partir de una misma base.

Sabemos que la luz del sol se refleja y refracta con las gotas de agua en la atmósfera, por lo que se separa en sus componentes de color básicos. Ahora bien, cuando coinciden dos lluvias, con dos tipos diferentes de gotas, reflejan un arco distinto cada una, que terminan por coincidir en su base.

Un grupo de científicos encontró que la mayoría de los modelos y simulaciones consideran a las gotas de agua como esféricas, cuando en realidad se desfiguran debido a la resistencia del aire: adquieren una forma “hamburguesada”.

Wojciech Jarosz, un investigador de Disney Research en Zúrich, comentó que se percataron de ello cuando estudiaban al arcoíris para su uso en películas animadas y videojuegos. Ahora tienen un modelo que los puede recrear a la perfección: sencillos, dobles, cuádruples y gemelos.

“Somos los primeros en presentar una precisa simulación de arcoíris gemelos”, dijo Iman Sadeghi, un ingeniero de software para Google de Santa Mónica. Sin embargo, aunque sus modelos parecen explicar el funcionamiento de los arcoíris, aún no se han validado físicamente.



Naturaleza iridiscente: fotografías de indómitos arcoíris capturados por todo el mundo 🌈📷

Una bella selección de fotografías de arcoíris, cortesía de National Geographic.

La iridiscencia es uno de los fenómenos ópticos que más fantasías despiertan y que nunca dejan de embelesarnos. Sea que se presente entre las nubes, en una burbuja de jabón o tras una tormenta, este fenómeno óptico es simplemente poesía pura. Y quizá más cuando lo vemos como un arcoíris, porque es el color que irradia el cielo cuando se despeja tras la tempestad.

Los arcoíris también nos atraen por su misterio.

Hoy sabemos que los arcoíris son ocasionados por la refracción, es decir, rayos de luz solar que atraviesan pequeñas gotas de agua contenidas en la atmósfera terrestre, que provocan la descomposición de la luz en el espectro visible. Esto porque, como probó Isaac Newton, la luz blanca del sol contiene una amplia gama de colores, que al ser refractados se separan.

Pero omitiendo los detalles físicos que originan las iridiscencias en general, los arcoíris no podían sino estar imbuidos en magia y rodeados de mitos. Es así que siguen encantando nuestra existencia, y estas bellas fotografías de arcoíris alrededor del mundo, publicadas en el sitio de National Geographic, lo demuestran.

 

Hermosas fotografías de arcoíris alrededor del mundo

fotografias-arcoiris-alrededor-mundo-mejores-2
Escocia // Henk Mejier
fotografias-arcoiris-alrededor-mundo-mejores
Noruega // Orsolya Haarberg
fotografias-arcoiris-alrededor-mundo-mejores-2
Islandia // Design Pics Inc
fotografias-arcoiris-alrededor-mundo-mejores-2
Irlanda // Chris Hill
fotografias-arcoiris-alrededor-mundo-mejores-2
Estados Unidos // Aaron Huey
fotografias-arcoiris-alrededor-mundo-mejores-2
Irlanda // Chris Hill
fotografias-arcoiris-alrededor-mundo-mejores-2
Alaska // Barret Hedges
fotografias-arcoiris-alrededor-mundo-mejores-5
Kenia // Barbara Von Hoffman
fotografias-arcoiris-alrededor-mundo-mejores-2
Utah // Diane Cook y Len Jenshel
fotografias-arcoiris-alrededor-mundo-mejores
Noruega // Erlend Haarberg



¿Por qué esta hermosa bola de luz aparecida en los cielos nocturnos de Siberia aterró a millones?

Este hermoso espectáculo lumínico hizo pensar a muchos que se acercaba el fin del mundo.

Siberia es un territorio de enigmas naturales por excelencia, mismos que suelen ser apreciados por su belleza, como es el caso de la aurora boreal. Pero el fenómeno que se presenció la noche del 26 de octubre de 2017 fue uno especialmente extraño y nunca antes visto.

bola-luz-siberia-rusia-misiles Sergey Anisimov

Un juego de luces por demás hermoso fue lo que se pudo ver en el cielo estrellado de Siberia esa noche. Pero no obstante su belleza, este extraño concierto de colores fue todo menos una experiencia estética placentera para los habitantes del norte de Rusia, que esperaban sólo ver la aurora boreal.

En cambio, surgió en el firmamento una bola de luz, increíblemente sincronizada con el espectáculo astronómico boreal y causó pánico generalizado, pues jamás se había visto algo similar. Según dijo el fotógrafo Sergey Anisimov al Siberian Times, la bola luminosa se movía rápidamente, lo que denotaba que se trataba de un fenómeno ajeno a la usual aurora.

La extraña luz fue vista como un espectro aterrador, el cual se expandía tan rápidamente que hacía parecer que succionaría todo el cielo y lo que se le pusiera enfrente. Numerosas clases de teorías surgieron al respecto y de manera inmediata tras la propagación de la noticia, aunque en poco tiempo se desmintió toda posibilidad que le pudiera atribuir causas, por ejemplo, alienígenas, como algunas teorías apuntaban.

Y es que no solo se descartó que fuera una proyección más de la naturaleza, ni de algún misterioso acontecimiento del universo, sino de un rastro dejado por uno de los misiles que el Ministerio de Defensa de Rusia puso a prueba ese día. El misil denominado Satan 2 Topol-M fue disparado desde Plesetsk, ubicado al occidente, y recorrió un viaje en parábola hacia el oriente, pasando por los cielos de la ciudad de Salejhard hasta llegar a su destino final: un enemigo virtual en los polígonos de Kura.

Parecidos y fascinantes efectos lumínicos ya habían sido avistados tras pruebas como la hecha en Rusia por los militares. Un espectáculo similar acaparó los cielos noruegos de Tromso en 2009, cuando un patrón de espiral se generó a partir del reflejo del sol sobre el combustible de un misil fallido. 

Algo parecido se puede atribuir seguramente a este misil balístico ruso, mismo cuyo efecto fue aun más impactante por coincidir con la aurora boreal, lo que dio al firmamento nocturno los fascinantes colores que captaron los fotógrafos del Siberian Times.

Cabe la reflexión, sin embargo, de qué tanto es más aterrador un fenómeno astronómico natural que una prueba de misiles de guerra en tiempos de paz. El columnista Andréi Stanavov dio cuenta para la revista Sputnik del amplio armamento con el que cuenta Rusia, cuyos sistemas de lanzamiento para las armas de largo alcance están 96 por ciento en disposición para ser usados en cualquier momento. Esto, sin duda, podría apuntar a un apocalipsis, generado por una guerra y no por el universo. Un panorama sin duda aterrador.

*Imágenes: 1) Alexey Yakovlev Siberian Times: 2) Sergey Anisimov