Webcam permite sumergirse en el Acuario de Georgia en vivo (VIDEO)

Imagina sumergirte en un acuario donde viven seis especies diferentes de tiburón y donde nadan libremente las mantarrayas. Con esta webcam en 360° puedes seguir sus movimientos.

Es el 25 aniversario de La semana del tiburón, una serie de Discovery Channel. Para conmemorarlo, esta cadena televisiva y el Acuario de Georgia crearon una cámara que transmite en tiempo real la vida en uno de los tanques más grandes del mundo.

Dentro, viven seis tipos de tiburones: tiburón tigre, tiburón cebra, tiburón punta negra, tiburón trozo y tiburón ballena (la especie más grande de los peces, que puede medir hasta 12 metros). Además es el único lugar de EU donde viven en cautiverio las mantarraya.

La cámara estará disponible de 6 a.m. a 11 p.m. (ET) durante julio y agosto y permite que el usuario la gire libremente por los 360° del acuario.


Live video by Ustream



Los tiburones prefieren escuchar jazz que música clásica

Los tiburones tienen gustos musicales exquisitos cuando se trata de ambientar la cena…

Los tiburones prefieren el jazz a la música clásica. Un estudio reciente concluyó que la especie Port Jackson puede ser entrenada para identificar el género jazz con un incentivo alimenticio.

En el diario Animal Cognition, los investigadores publicaron que, aunque los tiburones no pueden diferenciar inmediatamente entre géneros musicales, había una mejor respuesta cuando sonaba jazz que cuando sonaba música clásica.

tiburones tim-marshall-82948-unsplashlos-tiburones-prefieren-el-jazz
Tim Marshall

Para el estudio, tocaron jazz a través de altavoces en un extremo de un tanque y enseñaron a los tiburones Port Jackson a ir a una estación de alimentación para obtener una recompensa.

De los ocho tiburones entrenados, cinco parecían haber aprendido a identificar los ritmos de boogie, afirma el editor de Big Think, Ned Dymoke.

El ritmo impredecible del jazz en realidad hace que sea la música perfecta para los tiburones, quienes comenzaron a asociar la música con la comida e incluso desarrollaron un ‘gusto’ por ese género a medida que avanzaba la prueba.

 

Los tiburones y las ondas sonoras

Esto es porque las ondas sonoras pueden viajar hasta cuatro veces más rápido en el agua que en el aire, y los peces a menudo las usan para buscar comida, localizar escondites y comunicarse con otros peces, según National Geographic.

tiburones patrick-brinksma-456563-unsplashlos-tiburones-prefieren-el-jazz
Patrick Brinksma

Cuando las presas moribundas se retuercen en el agua, emiten una especie de zumbido de baja frecuencia que atrae a los depredadores más grandes al área.

El zumbido consiste en pulsos rápidos que atraen a los tiburones, y esta misma frecuencia se encuentra en el jazz.

De hecho, en un estudio del 2015 se encontró que a los tiburones les gusta el heavy metal por las mismas razones que les agrada el jazz. Es impredecible por diseño y, en gran parte, no repetitivo.

tiburones marco-del-borrello-28383-unsplashlos-tiburones-prefieren-el-jazz
Marco del Borrello via Unsplash

Aunque tal vez no veremos a los tiburones alinear las aletas al ritmo de jazz y fumar cigarrillos en cómodas sillas de cuero, bebiendo cócteles y escuchando a Charlie Parker, este es un primer paso para seguir conociendo a esta especie que ha sido víctima de múltiples estigmas.



6 canciones de ballenas (los mamíferos más antiguos del mundo)

A continuación, un exquisito compilado de música hecha por ballenas de diferentes especies.

 En 1967, el descubrimiento de los cantos de ballenas jorobadas hecho por los biólogos Roger Payne y Scott McVay provocó un cambio en la percepción pública. Habiendo sido consideradas durante mucho tiempo como “gigantescos y misteriosos monstruos”, como las describió Herman Melville, las ballenas de repente mostraron su cara de criaturas gentiles, inteligentes y conmovedoras.

Payne y McVay revelaron que las ballenas jorobadas macho producen vocalizaciones complejas con repetidos “temas” que pueden durar hasta 30 minutos, lo que Payne describió como un “río de sonido exuberante e ininterrumpido”. Cuando los balleneros comerciales estaban matando a decenas de miles de ballenas por año, para obtener desde margarina hasta comida para gatos, Payne se dio cuenta de que el mundo necesitaba escuchar sus cantos.

 

Álbum de canciones de la vida submarina

cantos-ballenas-mamiferos antiguos sonidos naturaleza

En 1969 se publicó Whales and Nightingales, que logró convertirse en álbum de oro en 1970. Capitol Records también lanzó Songs of the Humpback Whale, que sigue siendo el álbum de voces de la naturaleza más vendido de todos los tiempos. Millones de personas quedaron cautivadas, y las “canciones” ayudaron a inspirar una campaña de Greenpeace.

La Comisión Ballenera Internacional prohibió la caza comercial de ballenas jorobadas en 1966, y en 1986, la de todas las ballenas barbadas (las cuales también cantan) y los cachalotes, moratoria que aún se mantiene vigente.

Otras muchas especies de cetáceos no han tenido la misma suerte, como la ballena franca del Atlántico Norte y la ballena gris del Pacífico Occidental.

Pese a que en 1986 se prohibió su captura comercial en todos los países miembros de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), algunos de ellos, como Japón, Islandia o Noruega siguen cazándolas, argumentando fines científicos y culturales.

Estos son cantos de ballenas jorobadas (Megaptera novaeangliae) registradas en la península Antártica occidental:

Y aquí hay una grabación más larga de ballenas jorobadas en el Banco de Plata de República Dominicana, una meseta de piedra caliza sumergida donde miles de ballenas se congregan cada invierno:

Las ballenas de Groenlandia o ballena boreal (Balaena mysticetus) producen un amplio repertorio y tono cambiante, que hace de esta melodía algo único en el reino animal.

A continuación, un breve ejemplo:

Esta es una canción de una de las ballenas de Spitsbergen:

El siguiente es un ejemplo de una canción de ballena azul, capturada por un hidrófono de baja frecuencia en la cuenca de Cascadia, en el noroeste de América del Norte. Dado que las ballenas azules cantan a frecuencias tan bajas, por debajo del rango de audición humana, el audio se ha acelerado por un factor de 10 para que sea audible:

Finalmente, compartimos una grabación de la ballena de 52 hertzios, que se ha acelerado para que los oídos humanos puedan percibir el sonido: