¿Por qué hablan los loros?

El loro es un animal que aparentemente posee la capacidad humana de pronunciar palabras, cuando en realidad es su larga lengua la que le ayude a reproducir sonidos similares a los del habla.

Si para ti aún es un misterio por qué los loros hablan, en Ecoosfera te damos la respuesta a esta incógnita que flota por la civilización.

Los seres humanos poseemos laringe, unión entre la tráquea y el esófago. Es donde la voz se reproduce. Esta membrana asemeja a un tambor que rezumba con el aire de los pulmones. Los loros, por su parte, poseen una siringe, una membrana que les permite, con ayuda de dos cámaras, realizar dos sonidos simultáneamente. El secreto del loro radica en que además de esta cualidad, posee una larga lengua que le permite reproducir sonidos, o voces, que escucha cotidianamente; otra singularidad del loro es que puede reproducir dos sonidos al mismo tiempo. Aun cuando el resto de las aves poseen esta siringe, les es imposible “hablar” debido a la corta longitud de su lengua.

Alex, un loro gris africano, nos da una muestra de esta capacidad de poder emitir dos sonidos al mismo tiempo, cosa que los humanos traducimos como “habla”.

[i09]



Espontáneos retratos de animales salvajes en la oscuridad

George Shiras revela lo desconocido y da fe de la belleza de un mundo en el corazón de la noche.

Para retratar la naturaleza salvaje hace falta una fotografía salvaje, una imagen que tenga una relativa falta de control en la composición y que se arriesgue en el proceso experimental.

Así es la fotografía de George Shiras, el padre de la fotografía de la vida silvestre nocturna. Shiras fue el primero en utilizar el flash para retratar a los animales salvajes en la oscuridad, revelando lo desconocido y dando fe de la belleza de un mundo en peligro de extinción.

animales salvajes en la oscuridad
George Shiras y su asistente John Hammer a bordo de su canoa equipada en el Lago Whitefish, región del Lago Superior, Michigan, 1893

En la colección George Shiras: In the Heart of the Dark Night, los animales quedan paralizados por la luz  que emite la cámara. Las imágenes fueron recolectadas en las aguas del Lago Superior de Michigan, EE.UU., durante la noche, cuando los sonidos, las formas y los movimientos parecían más misteriosos y dramáticos.

Poco a poco Shiras fue retratando ciervos de cola blanca, un búho nevado, un alce en la niebla y un mapache, entre otros animales silvestres.

En cada imagen lograba cazar a estos animales en sus rutinas nocturnas donde se detenían a observar, darse la vuelta o correr.

animales salvajes en la oscuridad 9
George Shiras

Las imágenes documentan una especie de intervención y registran la interacción humana y animal. Para fotografiar de noche, Shiras imitaba una técnica de caza que aprendió de la tribu ojibwa llamada jacklighting, cuando el fuego se coloca en una bandeja en la parte delantera de una canoa, y el cazador se sienta en la proa del bote.

Así como a Shiras, la noche ha inspirado a grandes artistas e intelectuales, como Charles Baudelaire, que encontraba inspiración en los búhos y los gatos, animales salvajes en la oscuridad y emblemas de su encanto.

animales salvajes en la oscuridad 2
George Shiras
animales en la oscuridad 3
George Shiras
animales en la oscuridad 4
George Shiras
animales en la oscuridad 6
George Shiras
animales en la oscuridad 5
George Shiras
animales en la oscuridad 8
George Shiras



¿Las cigüeñas dejan de migrar en invierno?

Los científicos consideran que este cambio comportamental en las aves migratorias podría tener un efecto para los ecosistemas en un lapso de tiempo a largo plazo.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Science Advances, las cigüeñas dejaron de migrar a zonas más cálidas para quedarse en los vertederos de España o Marruecos. Parece ser que las aven ahorran más energía con las paradas en los vertederos que las que viajan más lejos –aunque no forzosamente viven más tiempo–.

Los investigadores del Instituto alemán Max-Planck de Ornitología estudiaron el comportamiento de vuelo de 70 cigüeñas blancas jóvenes de distintos países para tener una noción de la energía invertida en el viaje. Para su sorpresa, descubrieron que las aves de los vertederos gastan menos sus fuerzas que las que viajan más lejos, aunque no por ello viven más tiempo.

13387629Ul

Para lograrlo, los investigadores colocaron aparatos GPS con medidores de aceleración a cigüeñas blancas de ocho poblaciones, observándolas durante los primeros cinco meses de su viaje. Se comprobó que los pájaros oriundos de Rusia o Polonia consumieron más energía a lo largo del viaje de la ruta oriental hacia el sur de África, mientras que las cigüeñas procedentes del sur de Alemania se ahorraban la ruta al sur para quedarse en vertederos que encontraban en el camino –en donde encuentran regularmente alimentos abundantes como restos de carne y pescado–.

Andrea Flack, investigadora del estudio, explica que “en los vertederos no tienen que buscar alimentos, mientras que en los hábitats naturales de África la búsqueda de comida es más laboriosa”

Sin embargo, los científicos consideran que este cambio comportamental en las aves migratorias podría tener un efecto para los ecosistemas en un lapso de tiempo a largo plazo. Consideradamente principalmente que las cigüeñas combaten las plagas de langostas, regulando el ecosistema en general. Ahora, ellas al quedarse en los vertederos, no sólo consumen lo que se queda en los basureros, también sufren más heridas y enfermedades. En palabras de Flack, “hay un gran riesgo de que coman algo que no deben”.