Si para ti aún es un misterio por qué los loros hablan, en Ecoosfera te damos la respuesta a esta incógnita que flota por la civilización.

Los seres humanos poseemos una laringe, unión entre la tráquea y el esófago. Es allí donde la voz se reproduce. Esta membrana se asemeja a un tambor que rezumba con el aire de los pulmones. Los loros, por su parte, poseen una siringe, una membrana que les permite, con ayuda de dos cámaras, realizar dos sonidos simultáneamente. El secreto del loro radica en que además de esta cualidad tiene una larga lengua que le permite reproducir los sonidos o voces que escucha cotidianamente; otra singularidad del loro es que puede reproducir dos sonidos al mismo tiempo. Aun cuando el resto de las aves poseen esta siringe, les es imposible “hablar” debido a la corta longitud de su lengua.

Alex, un loro gris africano, nos da una muestra de esta capacidad de poder emitir dos sonidos al mismo tiempo, cosa que los humanos traducimos como “habla”: