La UNAM promueve programa para reciclar unicel

El presidente de la Sociedad de Energía y Medio Ambiente (SOEMA) de la Facultad de Ingeniería (FI) de la UNAM, menciona que este proyecto será apoyado por la empresa privada Dart, especialista en reciclaje de unicel.

La Universidad Autónoma de México (UNAM) desarrolló un programa para reciclar productos hechos con poliestireno expandido (unicel), convirtiéndose en la primera institución en Latinoamérica en promover iniciativas de este tipo.

El presidente de la Sociedad de Energía y Medio Ambiente (SOEMA) de la Facultad de Ingeniería (FI) de la UNAM, menciona que este proyecto será apoyado por la empresa privada Dart, especialista en reciclaje de unicel.

El programa empezó a funcionar en las instalaciones de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, donde se instalaron contenedores para que la comunidad deposite vasos, envolturas o cualquier cosa que contenga unicel. Después los productos se llevaran a la planta de la empresa Dart para reciclarlos.

El proceso consiste en calentar los productos para obtener el poliestireno. Al enfriarse se obtienen bloques que se trituran en forma de tiras del grosor de un espagueti, que posteriormente se emplean para fabricar otros objetos de plástico como macetas, teclados, marcos para fotografías, cajas para CD y carcasas de teléfonos móviles.

Mientras los países desarrollados reciclan entre 35 y 60% de la basura que generan, en México apenas se reutiliza el 12%, de acuerdo con datos de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). Ese porcentaje resulta alarmante si se considera la cantidad de basura plástica generada en el país: alrededor de 3.8 millones de toneladas, según cálculos de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC).

El director de la SOEMA, Jorge Luis Hinojosa Magaña  menciona que el programa de acopio de unicel para su reciclaje, que inició únicamente en la FI, tiene como objetivo extenderse por todo el campus universitario.

[CNN]



Oficialmente esta es la primera comunidad libre de plástico en el mundo

En esta comunidad, las tazas de café son biodegradables, la leche viene en botellas de vidrio y los cepillos de dientes están hechos de bambú.

Muchas personas hemos querido llevar a la acción la idea de un mundo sin plástico. Sociedades cada vez más conscientes de que el consumo de este material no solo se distancia de lo útil, si no que raya entre la posibilidad de enfermar y extinguir a cada vez más especies (incluyendo a la especie humana) y en ser uno de los problemas más graves de contaminación de los últimos 50 años, con miras a invadir en su totalidad los oceános en los próximos 30 años. Sin mencionar que se trata de un material altamente tóxico y poco estético.

basura concepto desperdicios reciclaje productos reciclados terracucle

Por el otro lado, miles de personas son cada vez más consumidoras de productos de mala calidad hechos de plástico, o bien, han normalizado en su vida cotidiana el uso de todo tipo de productos desechables cuyo uso no dura más de diez minutos –es el caso de la bolsa de plastico.

Hoy en día ya existe una primera comunidad que ha logrado reducir a cero su consumo de plástico. En Gales, los ciudadanos de Aberporth han logrado erradicar el plástico de sus tiendas, comercios y playas ¿Cómo lo lograron? –Haciendo un esfuerzo en equipo.

ciudades mss ecologicas mundo primera-comunidad-libre-de-plastico Aberporth

Pareciera una labor imposible, pero lo cierto es que en esta comunidad, las tazas de café son biodegradables, la leche viene en botellas de vidrio y los cepillos de dientes están hechos de bambú.

La idea surgió desde el cineasta y oriundo de la región, Gail Tudor. Tudor emprendió un largo viaje en barco por las costas británicas y se dio cuenta del peligro de los microplásticos flotando en el mar: las piezas de este material se desprenden de artefactos más grandes y son consumidas por peces y animales acuáticos. Tudor estableció contacto persona a persona en la región, invitándolos a sumarse a este esfuerzo. Una página de Facebook sirvió de enlace para mantenerlos informados sobre lo que iba ocurriendo.

“Los microplásticos son el problema real”, advierte Tudor, y continua, “recogen toxinas que terminan en peces y luego terminan en nosotros, en nuestra cadena alimenticia”.

ciudades mss ecologicas mundo primera-comunidad-libre-de-plastico Aberporth

Pero Aberpoth no sólo logró el título oficial de la primer comunidad libre de plástico en el mundo, también consiguieron triunfos internos, como el hecho de que las personas, dueñas de negocios locales, renunciaran a la utilización de tres diferentes productos de plástico.  

Aberpoth es sin duda un ejemplo de consciencia colectiva que sugiere, no la “posibilidad” de un futuro sin plástico, sino la acción para lograr hechos reales desde la perspectiva de un futuro compartido.

 

*También en Ecoosfera: ¿Cómo liberar del plástico a tu vida diaria?



¿Dónde se encuentra el primer centro de acopio de unicel en México?

Se trata de una start-up que se dedica a recolectar y reciclar poliestireno expandido, con el fin de buscar nuevos usos que faciliten el reuso del plástico.

Es muy común encontrar envases de unicel y bolsas de plástico a la hora de pedir servicio a domicilio o pedir comida para llevar,  que éstos terminen en el bote de la basura y eventualmente en el medio ambiente para desintegrarse entre 200 y 1 000 años después. Frente a esto, organizaciones internacionales y sitios ambientalistas han promovido campañas para reducir el uso de este tipo de productos; sin embargo, su consumo parece inevitable de vez en cuando…

Para reducir el impacto en el medio ambiente, el proyecto Rennueva de Hector Ortiz, estudiante en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México –UNAM–, ha desarrollado el primer centro de acopio de unicel en la Ciudad de México. Se trata de una start-up que se dedica a recolectar y reciclar poliestireno expandido, con el fin de buscar nuevos usos que faciliten el reuso del plástico. 

Dado que el unicel está hecho de petróleo, un recurso no renovable, no sólo implica una significativa contaminación que acelera el cambio climático, también un impacto en la salud de las personas ya que es un componente  tóxico y cancerígeno que se transmite hacia la comida. Además, en caso de no reciclarse, puede constituir un peligro para la biodiversidad animal tanto terrestre como marina, ya que lo ingieren al confundirlo con comida. 

Este nuevo proyecto quiere traer a la consciencia el impacto que genera nuestro estilo de vida. En palabras de Hector Ortiz, “No somos conscientes del costo que tiene la naturaleza para que podamos usar zapatos o platos desechables. Lo seguimos haciendo porque no queremos cambiar nuestro estilo de vida.”

Por ello, el reto de hacer una diferencia cultural implica desde el consumo del unicel hasta el método de reciclaje que faciliten un mejor uso del producto. Rennueva comenzará a recolectar el unicel a partir de diciembre para reducir el volumen de residuos que generan los capitalinos en las fiestas decembrinas. El centro de acopio y transformación tiene la capacidad de 4 toneladas mensuales. 

¿Dónde se encuentra en el centro de acopio? Mimosas 63, Santa María Insurgentes, Cuauhtémoc. De lunes a viernes de 10 a 16 horas.