¿Imaginas una vida sin plástico? Familia en Austria lo está logrando

Durante unas vacaciones en Croacia, hace tres años, Sandra y su familia quedaron sorprendidas por la cantidad de basura plástica acumulada en las playas, esto la hizo reflexionar cómo afecta este material a nuestro mundo.

Parece una tarea casi imposible en la actualidad, pero una familia del pueblo de Graz, Austria, ha demostrado que se puede vivir sin este material, Sandra Krautwaschl escribió un libro llamada “Plastickfrei Zone” (Zona Libre de plástico) en el que cuenta la historia de cómo ella y su familia comenzaron a vivir una vida sin plástico.

En la portada del libro de Sandra se puede ver una foto de su familia rodeada de todas sus posesiones de plástico en frente de su casa.

Durante unas vacaciones en Croacia, hace tres años, Sandra y su familia quedaron sorprendidas por la cantidad de basura plástica acumulada en las playas, esto la hizo reflexionar cómo afecta este material a nuestro mundo. Y aunque en Austria la cultura de reciclaje funciona excelente, en otras partes del mundo no es tan eficaz, por lo que el problema es de todos.

Al regresar de sus vacaciones en Croacia, Sandra seguía pensando como ayudar al planeta con este problema plástico, cuando vio el documental “Planeta plástico”, aprendió que anualmente en el mundo se producen 240 millones de toneladas de plástico y para que se degrade tarda cientos de años, mientras tanto los suelos y océanos se contaminan. De este modo aprendió como ser parte de la solución emprendió su proyecto para dejar de consumir plástico.

La familia Krautwaschl tomo la decisión de vivir sin productos plásticos, lo primero que hicieron fue eliminar todos los objetos que tuvieran plástico de su casa y lo que comenzó como un experimento de un mes de duración con el tiempo se convirtió en una forma de vida.

Tuvieron que buscar alternativas como cepillos de dientes de madera con mango de metal, botes de leche, alimentos envasados en metal, papel o vidrio. La familia admite que este cambio radical fue difícil al principio, también alteró su filosofía de compras completamente y se dieron cuenta si de verdad es necesario comprar algunos productos en vueltos en plástico.

Algunas personas creen que estamos viviendo como si fuera la Edad de Piedra, pero no es así, dice Sandra, la vida ha pasado a ser un poco más simple, más silenciosa y confortable, agregó.

Aun así se dieron cuenta que no podía vivir una vida completamente sin el plástico, ya que incluso las cosas hechas de metal y vidrio a menudo tiene un pedazo de plástico. Ellos siguen usando la electrónica, pero comparten un coche con otra familia, y tratan de comprar productos de segunda mano cada vez que necesitan algo hecho con un plástico.

Sandra y su familia se las ha arregló para reducir su consumo de plástico, ha casi nada, demostrando que efectivamente se puede hacer, por lo que sin duda esta singular familia es un ejemplo a seguir.



Empresa mexicana y Coca-Cola evitan 8 655 toneladas de dióxido de carbono mediante reciclaje de PET

En 2015, ambas lograron evitar la producción de 8 655 toneladas de dióxido de carbono –CO2–, lo cual equivale a la energía utilizada en 790 hogares durante un año.

Imagen: detektor.fm

Las dos plantas de reciclado de PET en México, tanto América Latina Industria Mexicana de Reciclaje –Imer– y PetStar, empresa mexicana Coca-Cola, logran convertirse en las mayores empresas recicladoras de envases PET. En 2015, ambas lograron evitar la producción de 8 655 toneladas de dióxido de carbono –CO2–, lo cual equivale a la energía utilizada en 790 hogares durante un año. 

Estos son los resultados más relevantes de sus iniciativas en favor del bienestar ambiental a través de tres ejes de acción: agua, empaques y energía; los cuales permitirán mitigar el cambio climático que impacta en numerosas regiones del planeta: “Es una oportunidad para reflexionar acerca de la responsabilidad que tenemos con el cuidado de nuestro planeta y convertirnos además de sus custodios, en agentes de cambio”. 

Actualmente millones de los envases de PET están siendo elaborados con materiales 100 por ciento reciclados, incorporando además 28 por ciento de resina reciclada o proveniente de fuentes renovables; además, de acuerdo con el reporte:

Utilizamos energía proveniente de fuentes renovables como eólica y biomasa e integramos tecnologías de uso eficiente en nuestros equipos de refrigeración, red de distribución y los diferentes procesos que intervienen en nuestra cadena de suministro. Además, fuimos pioneros en el uso de equipos que utilizan CO2 como refrigerante natural, lo que evita en un 99 por ciento las emisiones directas de gases de efecto invernadero.

 De esta manera se pretende contribuir a mitigar el impacto de los efectos del cambio climático, para que así se reduzca un 10 por ciento la huella de carbono en toda la cadena de suministro para el año 2020; y así construir un presente y futuro sustentable para el medio ambiente y la población. De modo que a través del reuso, reducción y reabastecimiento, se pretende asegurar la existencia y renovación de los recursos naturales del planeta. Inclusive, en el reporte, se asegura que desde el 2014, la empresa devuelve a la naturaleza más del 100 por ciento del agua se utilizan en las bebidas de Coca-Cola, mediante la plantación de más de 68 millones de árboles que han contribuido a la absorción del agua en la tierra, “reabasteciendo manantiales, ríos y lagos.”

Más en Ecoosfera

Coca-Cola, la primera empresa del mundo en reabastecer el agua que usa



¿Volverías a tirar basura al mar o la calle después de ver este video?

Aún si estás en una ciudad, tu basura pude viajar a espacios impensables y causar un sufrimiento intolerable a los animales.

La basura que arrojas fuera de su lugar es capaz de recorrer inesperados parajes y kilómetros sin que tengas la menor idea… Cuando alguien tira, por ejemplo, desechos en las calles de la capital de Chiapas, México, está documentado cómo la lluvia puede arrastrarlos a sitios como el emblemático Cañón del Sumidero. Así, la basura recorre más de 5 km, luego esa agua en algún punto también desembocará en el mar.

Sabemos que la mayoría de los desechos no orgánicos no son biodegradables. Prácticamente cada lata, plástico o vidrio que no es tratado tardará cientos de años en desintegrarse; pero no es solo este fenómeno el peor, sino su tránsito en el que puede mermar la vida de numerosos seres vivientes.

Un video que ha recorrido a internet se ha viralizado, advertimos que es un poco crudo, pero quizá ver este tipo de cosas sean las que nos orillen a jamás arrojar basura fuera de su lugar, sea donde nos encontremos.