En un gesto humano y poco visto, en la ciudad costera de Taizhou, un hombre de 70 años, Hong Minshun, pastorea a sus 5,000 patos de manera cotidiana, con la finalidad de que crezcan sanos y fuertes. Ante el hecho, los peatones y conductores quedan estupefactos por la asombrosa organización y obediencia que los animales muestran a la hora de transitar por las calles de la ciudad cantonesa.