Ricos y muy baratos: alimentos nutritivos a precios bajos

Con estos ricos y nutritivos alimentos ahorrarás mientras tu cuerpo lo agradece.

La economía mundial no atraviesa por el mejor momento de la historia. Recesiones, inflación, sistemas capitalistas, etc., ensombrecen la calidad de vida de los habitantes del planeta. Una de las áreas que más “reciente” esta mala economía es la alimentación.

¿Alguna vez te has visto limitado de comer un rico alimento por falta de dinero? No te preocupes, aún quedan deliciosos alimentos que resultan barato, incluso hasta gratis, y deliciosos.

En Ecoosfera te damos las siguientes opciones para que te alimentes de manera sana y deliciosa.

  • Las manzanas

Crecen en la tierra sin cultivar. Debido a su gran abundancia, muchas veces terminan por estropearse en los jardines y como alimento para pájaros de la zona. Si te das tiempo para buscarlas, seguramente las hallarás donde menos te lo esperes.

  • Las zarzamoras

Su mejor época es desde finales de julio hasta principios de noviembre. En muchos lugares alejados de la ciudad abundan, por lo que si llagases a salir, seguramente las hallaras en el piso; sólo es cuestión de que las lleves a tu boca, antes de darles una ligera limpiada.

  • El diente de león

Esta maravillosa planta está repleta de vitaminas y minerales. Si sales en la tarde a dar un paseo, seguramente las podrás hallar en los parques. La forma más recomendable de consumirla es en un té con un ligero toque de miel.

  • Kelp

Esta alga marina es una excelente fuente de antioxidantes. En muchas culturas es consumida diariamente por sus grandes aportes nutricionales al cuerpo humano. Sus formas de preparación son casi infinitas.

  • La ortiga

Esta planta no sólo se utiliza en sopas y tés. Puede ser un excelente sustituto de las espinacas. En la India es uno de los alimentos más consumidos por sus pobladores debido a su bajo precio y sus altos niveles nutrimentales.

  • La papa

Su alto contenido en carbohidratos, lo hacen el alimento ideal para iniciar el día. En países como Alemania, la papa es uno de los pilares de la alimentación, teniendo un costo muy bajo. Gracias a sus componentes, la papa, con poca cantidad, ayuda a que los comensales queden satisfechos.

[THEECOLOGIST]



El cerebro también envejece (pero puedes mantenerlo joven con estos hacks de la neurociencia)

Adoptando algunos hábitos podemos mantener joven a nuestro cerebro.

Envejecer es un proceso natural al que no hay que temerle. Pero lo cierto es que, aunque el promedio de vida es mucho mayor ahora que hace un par de siglos, los estilos de vida contemporáneos están logrando envejecernos prematuramente. Y esto no es algo muy grato.

Así que, para aprovechar ese plus de vida con el que la evolución nos ha dotado, debemos buscar la longevidad para nuestro organismo ―incluido nuestro cerebro―. Y sólo podremos encontrarla en un lugar: nuestros hábitos. Uno de ellos, quizá el más importante, es la dieta. Como han comprobado quienes viven en la costa ―y más concretamente, en las llamadas “zonas azules”―, la longevidad reside esencialmente en aquello de lo que nos alimentamos.

Aunque existen muchos métodos
para mantener joven nuestro cerebro…

cerebro-como-mantenerlo-joven-envejece-envejecimiento salud mente
NPR

No se trata de vivir más por el mero hecho de vivir más. Se trata de vivir bien. En el caso de nuestro cerebro, eso se traduce en fuerza, agilidad, capacidad de razonamiento, habilidades cognitivas agudas, buena memoria y, ¿quién sabe? quizá también habilidades predictivas. Y mantener estas capacidades es posible aunque pasemos de los 45 años de edad.

Y es que muchos estudios lo comprueban: a los 45 años el cerebro comienza a envejecer, y regiones cruciales de este órgano dejan de poder comunicarse como antes.

Pero no todo está perdido. ¿O no te preguntas por qué hay personas de 70 u 80 años tanto o más lúcidas que jóvenes de 17? El envejecimiento tal vez no sea infalible. Nosotros podemos cambiar el flujo de la evolución, también en lo que respecta al envejecimiento del cerebro.

Así que aquí te mostramos cómo mantener tu cerebro joven
con algunos hacks de la neurociencia:

Antes que nada, ejercita tu cerebro (¡es como un músculo!)

El cerebro es un músculo. O eso dicen, ¿cierto? Bueno, la comparación viene de que, al igual que un músculo, se le puede entrenar con algunos ejercicios para mantenerlo fuerte.

Pero no hablamos de aplicaciones de entrenamiento mental o juegos para que mejores tu capacidad cognitiva. Éstos han sido desacreditados por muchos neurocientíficos de distintas disciplinas.

De lo que se trata es de realizar algunas actividades más “mundanas” de forma cotidiana, como leer. Leer modifica nuestro cerebro de maneras muy positivas, pues promueve la empatía y mejora la atención. Actividades como esta estimulan lo que se conoce como “reserva cognitiva”, misma que nos protege de las lesiones, el deterioro y el envejecimiento. Leer hace que el cerebro crezca y desarrolle más neuronas y sinapsis, lo que a su vez nos provee de una mayor reserva cognitiva.

 

Ah, pero no te escapas de la actividad física…

La reserva cognitiva también se ve estimulada por el ejercicio, sobre todo el aeróbico. Si quieres una buena salud mental ―y también hacer que tu corazón evolucione― puedes hacer un poco de spinning.

 

Mantente oxigenado

Al oxigenarlo, estamos activando y estimulando áreas muy profundas del cerebro, que tienen que ver con la atención pero también con la regulación de las emociones, un aspecto que solemos olvidar pero que es clave mantener saludable.

Te recomendamos respirar profundo durante 5 minutos una vez al día, en cualquier momento. Pero será mejor aún si a tus actividades aeróbicas les sumas un poco de yoga, una práctica que relaja la mente y nos enseña cómo respirar, y que incluso puede ayudar a prevenir el Alzheimer.

 

Y no dejes de hacer ejercicios de razonamiento (aunque no sean lo tuyo)

Las matemáticas también mantienen joven a nuestro cerebro, sobre todo a la zona del hipocampo, que es la que tiene mayores implicaciones para la memoria. Además te pueden ayudar a llevar tus pensamientos a otro lado, promover la concentración y ayudarte a dejar de pensar en aquello que te estrese. También puedes probar jugando ajedrez.

 

También puedes procrastinar (con sentido)

El ocio ha estado siempre en disputa. Grandes pensadores lo detestan y lo alaban por igual. Pero, como bien dijo Bertrand Russell:

El sabio uso del ocio es un producto de la civilización y de la educación.

Siguiendo esta idea, es indudable que procrastinar es necesario, entre otras cosas, para ahuyentar la demencia. En un estudio se comprobó que las personas mayores que realizan actividades de ocio reducen en un 38% la probabilidad de desarrollar demencia. Y lo cierto es que hay muchas formas de procrastinar con sentido, y éstas te ayudarán asimismo a ser más productivo.

 

Y por supuesto: alimenta a tu cerebro

Algunos alimentos hacen estragos en nuestro cerebro, llegando incluso a interrumpir nuestras capacidades cognitivas. Es el caso de las grasas saturadas, por ejemplo. Otros, en cambio, pueden potenciar su salud, y más si se comen de ciertas formas, como recomienda el doctor Daniel Amen, miembro de la Asociación Americana de Psiquiatría. Este experto tiene muchos hacks y hasta un menú especial que hará las delicias de nuestro cerebro. 

Pero en el día a día puedes probar con algunos superalimentos infalibles, sobre todo con proteínas de origen vegetal como los garbanzos y las nueces.

Con estos simples hábitos podrás mantener joven a tu cerebro y tener una mente lúcida toda tu vida.

 

* Imagen principal: Ecoosfera



Dale de comer a tu cerebro: algunos hacks para nutrir la mente

El Dr. Daniel Amen comparte una dieta para tener un cerebro sano. Esta lista no solo ayuda a tu bienestar mental, también es un aporte significativo para sentirte más feliz.

cerebro salud alimentacion dieta-2

La alimentación es un aspecto fundamental en la vida del ser humano. Nuestras funciones cognitivas, nuestro desempeño físico, nuestra salud física y mental, e incluso nuestro camino espiritual, estan significativamente vinculados a lo que ingerimos.

En este sentido, el Dr. Daniel Amen, miembro de la Asociación Americana de Psiquiatría y, famoso por ayudar alas personas a ser exitosas, mediante el cuidado de su cerebro, se ha propuesto publicar todo lo que ha investigado sobre la alimentación más indicada para mantener la salud mental, desde su función orgánica. En su libro, CHANGE YOUR BRAIN, Change Your Life, este psiquiatra pone a nuestra disposición valiosos datos para ayudar a mejorar la calidad de vida de tu cerebro. Ideas como que:

El orégano deshidratado tiene 30 veces el poder antioxidante de las moras azules frescas y 56 más que las fresas; lo que lo convierte en el protector de las células del cerebro más potente en el planeta.

En la lista a continuación puedes ver algunas de las recomendaciones que este psiquiatra experto en desorden bipolar y otras cuestiones de salud mental prepara en su rutina diaria para mantener una dieta del bienestar y nutrir cerebros sanos y felices. ¿Y por qué también felices? Autores como el Doctor Amen le apuestan a las reacciones químicas en nuestro cerebro –que detonan las sustancias sanas que ingerimos en la alimentación cotidiana–, como una de las vías para alcanzar la felicidad.

1. EL PRIMER SORBO DE LA MAÑANA: Cappuccino de calabaza con leche de almendra sin azúcar, café, y espolvoreado con chocolate con Stevia.

2. PARA DESPERTAR: Café en grano. Limítate a consumir solo 100mg al día, ya que es adictivo, constriñe el flujo sanguíneo  y acelera las hormonas de estrés.

3. COMO DESAYUNO: Huevos estrellados y un plato de moras azules como desayuno; o una malteada de proteína en polvo con fresas y un puño de espinacas o kale.

4. UN REFUERZO DE VITAMINAS: En tu régimen alimenticio agrega un multivitamínico, aceite de pescado, cúrcuma, magnesio, probióticos, ginkgo, vinoceptina y huperzina A.

5. COLACIÓN: Durante el día de seis a ocho porciones de fruta o verdura.

6. A MEDIODÍA: Una ensalada con proteína, puede ser salmón, pollo u ostiones. Agrega aceite de oliva y vinagre balsámico.

7. EL ANTOJO ENERGÉTICO DE LA TARDE: Barras de chocolate y coco, sin azúcar. Nueces y una manzana, si no tengo barras.

8. CENA: Coliflor con puré de papas y pollo a la parrilla con romero. Ensalada de calabaza, con manzana y granada.

Hacks adicionales:

  • Antes de llevarte algo a la boca, dice el Dr. Amen, pregúntate “¿Esto es bueno para mi cerebro o no?” ¡Escoge bien!
  • Ayuna de 12 a 24 horas cada semana.
  • Ingiere proteína en pequeñas porciones, durante cada comida, ´para balancear el azúcar.
  • Limita todos los carbohidratos.