Orquídea cara de mono: un raro ejemplo de mezcla de identidades en la naturaleza

Las orquídeas son de las especies más representativas de la belleza en el reino natural. Sus diversas formas y colores hacen que rostro de mono se aparezcan en sus hojas.

Al igual que los humanos, las flores poseen una identidad propia. Sus colores reflejan el paso del tiempo a través de sus hojas. Este es el caso de la orquídea Drácula o Cara de Mono.

Su aspecto puede asemejar muchas cosas, pero en su centro, sus hojas dibujan un rostro que se identifican fácilmente: el de un mono.

Esta especie es originaria de América, de la zona centro. Pertenece al género de las  subtribu Pleurothallidinae  de la familia de las Orchidaceae.

Gracias a su abundante belleza, son muy cotizadas en el mercado, incluso se llegen a exportar a Europa y Asia.

[LARESERVA]



Descubren que las plantas poseen una especie de sistema nervioso de luz (Video)

La interconexión de una planta, su comunicación interna, actúa de forma similar al sistema nervioso del ser humano y se expresa por medio de luz.

Las plantas jamás dejarán de fascinarnos. No importa si es desde una perspectiva sensorial, científica, poética o metafísica, a cambio de prestarles una mínima atención ellas garantizan el encantamiento.

Recientemente se comprobó que estos seres manejan una suerte de lenguaje lumínico entre ellos, es decir, se comunican por medio de la luz. Este recurso lo utilizan particularmente como señal de alarma frente a un peligro, de manera similar a lo que ocurre con nuestro sistema nervioso.

En una investigación realizada por un equipo de la Universidad de Wisconsin-Madison se documentó la existencia de destellos de luz que recorrían una planta. Estos destellos son detonados como respuesta a un estímulo determinado y viajan a una velocidad inconcebible –tal y como sucede todo el tiempo en el cerebro humano–.

Los investigadores lograron documentar cómo una señal lumínica recorría en forma de onda la planta luego de que un insecto, una catarina, comenzaba a devorar una de sus hojas. 

“Sabemos que existe este cuadro sistémico de señalización, y si lastimas en un punto el resto de la planta detona sus respuestas de defensa. Pero hasta ahora no sabíamos lo que había detrás de este sistema”, dice Simon Gilroy, quien encabezó el estudio. Al parecer, el glutamato, un neurotransmisor muy común en el reino animal, es el encargado de generar esta onda de luz. 

Lo que vemos en el video a continuación es apenas un atisbo de las sofisticadas redes de comunicación que entablan las plantas, consigo mismas y con otros ejemplares –por cierto, hasta hace no mucho, las plantas eran consideradas por la ciencia como seres cuasi inertes–. 



¿Qué es el kratom, cuáles son sus efectos y por qué se considera una planta peligrosa?

Esta planta medicinal ha llamado la atención últimamente por las intenciones del gobierno estadounidense de restringir su uso.

En lo que concierne al uso de las plantas medicinales, es fundamental informarnos y usarlas de forma responsable. Sus efectos son reales y muy poderosos, y dependiendo de cómo sean consumidas será la experiencia que se tenga. Es el caso del kratom, la hoja de un árbol tropical nativo del sureste de Asia que comparte linaje con el árbol del café y los opiáceos.

Por su ingrediente activo, la mitragyna, el kratom es usado ya sea en polvo, en cápsulas, masticada o en infusiones para focalizar la mente y energizar el cuerpo. Pero la mitragyna es un sedante, por lo cual, las dosis muy altas pueden provocar los efectos contrarios: cuerpo pesado, mente nublada y efectos más parecidos a los de la morfina.

Debido a estos paradójicos efectos es que el gobierno estadounidense, concretamente la Drug Enforcement Adminstration (DEA) ha incluido el kratom en la lista de drogas no reguladas con riesgos para la salud. Además, la dependencia que esta planta puede ocasionar aún no ha sido estudiada a profundidad, y los casos de abuso han subido significativamente en Estados Unidos.

kratom-hoja-que-es-peligrosa-droga

Las declaraciones del gobierno estadounidense apuntan a que no hay evidencia de los efectos positivos del kratom, y en cambio, esta planta sí ha demostrado tener malos efectos sobre las funciones cardiovasculares y neuronales. No obstante, hay una dimensión que parece nunca estar presente cuando se aborda la problemática de los psicoactivos: su uso tradicional.

 

¿Cómo se ha usado milenariamente el kratom?

Las hojas de kratom, como muchas otras sustancias tan cotidianas como el café, han sido utilizadas milenariamente en las culturas asiáticas para potenciar las habilidades humanas. En el caso del kratom, se trata de una hoja que se usa de manera similar a la hoja de coca en las regiones andinas: se masca para obtener sus beneficios paulatinamente durante las jornadas laborales. Es un uso que los pueblos originarios de Malasia y Tailandia le han dado al kratom desde hace siglos y que conviene tener presente cuando se debate cómo y por qué regularizar una sustancia.

Por supuesto que la utilización de los psicoactivos y las plantas medicinales puede volverse contraproducente, incluso en las regiones rurales donde están asentados los pueblos originarios que las usan. Algunos estudios han verificado que los abusos de esta sustancia han provocado ataques en quienes habitan estas regiones asiáticas.

https://ecoosfera.com/2015/01/descubre-una-gran-cantidad-de-plantas-medicinales-y-sus-usos/

Pero habría que tomar en cuenta que ingerir sustancias es una práctica social; como tal, se desarrolla al interior de sociedades cuyas dinámicas han cambiado vertiginosamente en poco tiempo y han hecho cada vez más necesario el uso de todo tipo de estimulantes y drogas, desde el café hasta el Prozac.

Entonces, ¿no es el ritmo de la vida contemporánea lo que lleva a las adicciones, más que las sustancias en sí mismas? Habría que discutirlo colectivamente. Porque debemos recordar que detrás de la criminalización (o legalización) de muchas sustancias hay intereses económicos y políticos. Por eso hace falta más investigación, así como un uso informado y responsable de todo lo que consumimos.

Así que por ahora podemos decir que el kratom no es peligroso si se consume sin excesos. Pero, sin duda, habrá que seguir indagando colectivamente en estas vitales cuestiones que nos comprometen a todos.

 

* Imágenes: 1) Redicecreations; 2) CC; 3) Next Generation Village