La OMS determina al humo del diésel como causante de cáncer

Según la OMS, el humo del diésel es causante de cáncer pulmonar. Un estudio reveló que el contacto, de manera constante, con los gases expelidos por el combustible, causan daños irreversibles para la salud humana.

Después de un riguroso estudio, la Agencia Internacional para la investigación sobre el Cáncer (organismo de la OMS) concluyó que los gases que emiten los motores que utilizan diesel como principal combustible, son cancerígenos.

En los parámetros establecidos por la agencia investigadora, los gases que el diesel expele tras ser quemado, son capaces de causar tumores en el ser humano; en el 2009, las camas de bronceado y el arsénico se integraron a la lista por también ser un factor clave en el desarrollo del cáncer.

En una comunicado emitido por la OMS, los gases emitidos por el diesel está asociados directamente con el incremento de cáncer pulmonar; cabe mencionar que la gasolina está a punto de entrar a esta categoría, estando en un peldaño abajo que el diesel, en la fase de “posiblemente cancerígeno”.

Datos arrojaron que los trabajadores que están altamente expuestos a estos gases desarrollaron enfermedades cancerígenas, principalmente tumores pulmonares y de vejiga.

La OMS reconoce los trabajos técnicos que se están realizando para reducir el nivel de sulfuro en estos combustibles, sin embargo, reconoce que aún faltan muchos años para que el parque vehicular de la actualidad sea sustituido por otro que emita menos gases cancerígenos y contaminantes; aunado a ello, los países no cuentan con la legislación necesaria para que los vehículos no sean un factor determinante causante de cáncer.

[ELMUNDO]



La contaminación del aire: un sigiloso agente que está matando a más de 17 mil mexicanos al año

En el colmo de la paradoja, el aire nos está matando. ¿Por qué? ¿Y qué podemos hacer?

Para los habitantes de las ciudades y grandes metrópolis, escuchar la frase “aire puro” remite si acaso a la fantasía, o a parajes naturales como bosques y selvas, pero jamás a nuestros propios ecosistemas urbanos. El aire puro no es algo con lo que contemos cotidianamente, pese a que debería ser considerado un derecho humano.

Al momento que escribimos esta nota, la calidad del aire en el centro de la Ciudad de México verificada por Google en tiempo real es considerada “insalubre para grupos sensibles”, pues supera los 100 puntos, cuando apenas 150 ya se estiman como una contingencia ambiental:

contaminacion-aire-calidad-mexico-muertes

Es normal que los niveles de contaminación del aire sean todavía más altos que este nivel durante los 365 días del año, como asegura Greenpeace México, que pronto dará a conocer los resultados de un proyecto para medir los niveles de contaminación del aire en hora pico en la Ciudad de México.

Según activistas de esta organización, estamos respirando índices de contaminación del aire mucho más elevados de lo que es permisible según instancias internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y nos recuerdan que esto ocasiona directa e indirectamente la muerte de 17,700 personas en México, pues en estados como Ciudad Juárez, Monterrey y Guadalajara el número de partículas finas se ha incrementado.

La mala calidad del aire no es exclusiva de la Ciudad de México, es un problema que afecta a todo el país y que debería ser atendido de inmediato.

(Paloma Neumann, coordinadora de la campaña Revolución Urbana)

Al momento que escribimos esta nota, la calidad del aire en el centro de la Ciudad de México verificada por Google en tiempo real es considerada “insalubre para grupos sensibles”

 

Hace 5 años, en la Ciudad de México se registraron 248 días con una calidad de aire “buena”, debido a programas de transporte limpio y a iniciativas como el “Hoy no Circula”. Pero desde entonces, comenzó elevarse la contaminación otra vez.

Un habitante de la CDMX fuma involuntariamente 40 cigarrillos al día

cuando la calidad del aire es mala.

No obstante, los programas de movilidad sustentable siguen desarrollándose (como Metrobus y Ecobici en la Ciudad de México), y el incremento poblacional no puede haber ocasionado el aumento desmedido de la contaminación del aire en tan poco tiempo. Nos enfrentamos entonces a que el cambio de paradigma debe ser de mucha mayor envergadura para enfrentar este problema. Y nos debe comprometer a todos, pues las consecuencias son realmente tóxicas.

Las partículas de metal en el ambiente

provocan enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer.

Lamentablemente, en los centros de verificación la corrupción sigue siendo una constante, no sólo en la Ciudad de México, sino también en otras urbes del país. Esta práctica se multiplica debido a los bajos salarios de quienes ahí trabajan, como pudo verificar el portal Animal Político. Por ello, enfrentar la contaminación del aire en las ciudades depende de que elaboremos soluciones de conjunto que atiendan los problemas inmediatos, sociales y económicos de sus habitantes.

Es por eso que, aunque pareciera no estar conectado, elevar los salarios podría ayudar a disminuir los mortíferos índices de contaminación del aire, pues esto evitaría la corrupción en los centros de verificación y, por ende, la contaminación provocada por los automoviles, que es la más nociva, pues contribuye un 70% a la contaminación atmosférica.

contaminacion-aire-calidad-mexico-muertes

También es de vital importancia que tomemos acciones cotidianamente, realizando algunos cambios en nuestros hábitos que ayuden a disminuir la contaminación ambiental. Por ejemplo, reciclando basura, evitando el uso de plaguicidas y el consumo de tabaco, reduciendo el consumo de electricidad y utilizando la bicicleta (aunque en primera instancia parezca un gran reto).

Pero sobre todo debemos exigir (y más aún durante este período electoral) que se tomen medidas para proteger al medioambiente de nuestros ecosistemas urbanos, que sean tan amplias como lo es el problema y que lo resuelvan de raíz.

Porque el aire puro es un derecho no susceptible a negociaciones.

 

* Imágenes: 1) Violeta Amapola Nava; 2) Giphy; 3) City clock



¿Cuál es el problema de que 1 de cada 7 niños del mundo respiren aire tóxico?

Entre las enfermedades respiratorias vinculadas a la sobrestimulación de tóxicos, se encuentran neumonía, asma y muerte prematura –en niños menores de cinco años–.

Fotografia principal: Radio Nacional 

De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia –Unicef–, más de 300 millones de niños –uno de cada siete– respiren aire tóxico, es decir seis veces más de los niveles considerados seguros por la Organización Mundial de la Salud –OMS–. Para la Unicef, esta toxicidad afecta a regiones del sur de Asia, Oriente Medio, África, así como la región del este de Asia y Pacífico; principales a las ciudades como Onitsha –Nigeria–, Zabol –Irán–, la india Gwalior, Riad, la capital de Arabia Saudí, así como Peshawar, en el noroeste de Pakistán. 

Esta declaración ha causado que la Unicef considere con mayor urgencia el riesgo para la salud en los niños debido a las sustancias tóxicas. Incluso, el director de la dependencia, Anthony Lake, ha advertido que es indispensable limpiar el aire para los niños, pues la polución “contribuye de forma decisiva a la muerte al año de unos 600 mil niños menores de cinco años […] Los tóxicos no solamente atacan los pulmones aún inmaduros de los pequeños, sino que pueden afectar a largo plazo el desarrollo del cerebro infantil.”

 

contaminacion efectos niños unicef
Flickr

La polución que ha afectado zonas urbanas de Asia/Pacífico y África se debe principalmente a emisiones de vehículos, fábricas, quema de basura, polvo y fuegos para cocinar o calefaccionar. Cabe mencionar que en estas regiones, existe una mayor incidencia de enfermedades respiratorias así como un aumento en la tasa de abortos, nacimientos prematuros y un peso mucho menor del recomendado. 

Los efectos de la contaminación perduran a lo largo de la vida: “La capacidad pulmonar de los niños que han crecido en este entorno se reduce un 20 por ciento, lo que equivale a crecer en un hogar donde se fume. Los estudios demuestran además que los afectados sufren problemas respiratorios al llegar a la adultez.” Entre las enfermedades respiratorias vinculadas a la sobrestimulación de tóxicos, se encuentran neumonía, asma y muerte prematura –en niños menores de cinco años–.