Tecnocultivo: computadora ecológica en la que crece pasto

Con este pequeño cultivo podrás conjugar perfectamente la tecnología con la naturaleza, llevando a tu lugar de trabajo un toque de armonía.

Con tan sólo 10 dólares puedes armar un ordenador que, además de ofrecerte los beneficios de la tecnología, puede ser una excelente opción ecológica para purificar el aire de tu casa u oficina.

Gracias al calor del procesador y a su ingenioso diseño, esta computadora ecológica es capaz ayudar a que un pequeño cultivo de pasto crezca verde y sano. Lo único que necesitas es una computadora que tenga CPU de torre, una lámina pequeña de acrílico transparente, cuatro tubos de acrílico transparente, una lámina de plexiglass, un adhesivo resistente y, por supuesto, semillas de pasto.

El resultado es este tecnocultivo que resalta por su novedoso diseño que seguramente resaltará en el lugar que decidas ponerlo.

[TOTALGEEKDOME]



¿Qué hay detrás de tu cena? Peter Gabriel te invita a explorar el origen de tus alimentos

No todo es música, disfraces y extravagancia: este cantante está interesando en que sepamos la génesis de lo que comemos.

Peter Gabriel ha innovado como pocos: pero no sólo en la música –donde fue pionero en el uso de la caja de ritmos–, sino también en cómo podemos involucrarnos como individuos en el activismo social.

Como promotor de derechos humanos a nivel mundial, este músico sabe que un derecho mínimo es la buena alimentación. Pero ésta no se logra sólo instando a la gente a “comer bien”, sino interviniendo como consumidores en cómo se producen nuestros alimentos.

peter-gabriel-activismo-blockchain-donde-vienen-alimentos

Por eso, el exvocalista de Genesis ha iniciado el proyecto Provenance, que ayudará a transparentar los procesos productivos y las cadenas de suministro de los alimentos. Así, los usuarios –por ahora sólo británicos– de Provenance podrán conocer precisamente la génesis de sus alimentos al hacer sus compras, monitoreándolos a través de su celular.

Esto será posible mediante el uso de tecnología blockchain, la misma de las criptomonedas como Bitcoin.

La tecnología blockchain ha probado servir más allá de las finanzas. Provenance será ejemplo de ello, al convertirse en la primera base de datos pública que dará acceso irrestricto al origen y distribución de lo que compramos.

La ventaja de esta tecnología virtual es que permite crear redes colectivas de gestión que, de otra forma, serían privadas y poco transparentes. En las finanzas, el ejemplo es redundante: en lugar de necesitar bancos para mediar las transacciones, los usuarios de las criptomonedas y el sistema blockchain realizan toda actividad bajo la vigilancia de la propia comunidad digital. Así, se hace innecesaria toda mediación que puede ser fácilmente corruptible.

Este proyecto de Peter Gabriel (y otros activistas e inversores) es, sin duda, la respuesta idónea a una inquietud social generalizada.

¿Cómo saber de dónde provienen nuestros alimentos?
¿Cómo saber que son buenos para nosotros y para el ambiente?

peter-gabriel-activismo-blockchain-donde-vienen-alimentos

En México, como en el Reino Unido y muchos otros países, los millennials están invirtiendo más en productos sustentables. Sin duda, esto es una tendencia generalizada que irá al alza en tanto se siga expandiendo la conciencia colectiva sobre la necesidad de ser más sustentables –algo que se está arraigando a profundidad en las nuevas generaciones, que seguramente podrían marcar una gran diferencia.

En México, 66% de los consumidores están dispuestos a pagar más por productos sustentables.

 Y 9 de cada 10 millennials dicen estar dispuestos a cambiar su consumo a productos de marcas con causa.

Esta será una nueva manera de comprar y vender que tendrá grandes impactos y que verdaderamente motivará cambios, no sólo en la industria alimentaria –y por ende, en nuestro propio organismo– sino en otras industrias, las cuales tendrán que comprometerse más con la humanidad y con el medioambiente si quieren seguir siendo competitivas.



Google quiere ayudar a crear economías más sustentables y esta es su propuesta

Esta compañía plantea nuevas formas de habitar las ciudades desde formas económicamente sustentables.

Plantear otras alternativas para producir y desarrollarnos como sociedad es incluso un deber hoy día. Las revoluciones económicas —las industriales, y posteriormente la informática—, han implicado un gran progreso para la humanidad, pero también han conducido a la mayor crisis ambiental de la historia. De ahí que, si queremos sobrevivir aún de los mismos recursos naturales, el contexto producir, usar y tirar ya no resulta viable para el presente, y mucho menos para las nuevas generaciones; la cuestión es cambiar el sentido: reducir, rehusar y reciclar. 

En este sentido, vale la pena repensar la economía y las alternativas que existen para que la producción, la distribución y el consumo sean acciones menos depredadoras para el planeta. La compañía Google ha puesto el tema sobre la mesa, y ha planteado la necesidad de una “economía circular” que sustituya a la cadena económica actual.

economia-circular-alternativas-economicas-capitalismo-google-ciudades-sustentables

Kate Brandt, directora de sustentabilidad en Google, define a la gente detrás de esta compañía como “pensadores de sistemas”. Pero los colaboradores quieren ir más allá de la programación de algoritmos, y ayudar a plantear esta economía circular como una nueva forma de interacción y de movilidad urbana.

¿De qué se trata la economía circular?

Más de la mitad de la población vive actualmente en las ciudades, y el campo ha sufrido un abandono acelerado en casi todos los países del mundo. Para pensar la economía circular, debe partirse de esta situación si se quieren proponer soluciones a los problemas que acarrea la sobrepoblación urbana y el abandono del campo —que entre otras cosas implica una menor producción de cultivos e incluso una pérdida de soberanía alimentaria para las naciones, algo que pone en mayor riesgo a los países en vías de desarrollo—.

economia-circular-alternativas-economicas-capitalismo-google-ciudades-sustentables

Google plantea por eso construir la economía circular en las ciudades, como una suerte de proyecto colectivo donde no seamos consumidores pasivos, sino agentes activos en todo el proceso económico. Este tipo de economía se sustenta en una especie de resiliencia: en la necesidad de que todo lo que se use vuelva a integrarse de una manera u otra al círculo económico, el cual se ha ido complejizando e incluye actualmente procesos extractivos, de fabricación, de ensamblaje, de transporte y, sobre todo, de grandes desperdicios.

Algunos ejemplos (y por qué es importante)

Ciertamente ya hay algunos avances: los huertos urbanos son un elemento clave de este tipo de economía, en la cual se propone acortar distancias y tratar de producir todo en casa. Por supuesto, esto también implica que las empresas pongan de su parte, y que los procesos de producción estén orientados a proporcionar mercancías de alta calidad que duren el mayor tiempo posible y que puedan ser recicladas —contrario a la llamada “obsolescencia programada” que aplican algunas tramposas empresas—.  Por supuesto, eso implica también evitar consumos innecesarios de manera individual. Como algunos datos lo indican:

En el año 2000 había 700 millones de celulares
En 2015 superaban los 7 mil millones

 

economia-circular-alternativas-economicas-capitalismo-google-ciudades-sustentables

En esta producción subyacen toneladas de recursos naturales. Y con la tendencia de cambiar de celular cada año, esta cifra (y la de desperdicios) seguirá creciendo. Por eso el consumo responsable tiene un papel importante en la economía circular. Y los actores de cambio deben ser tanto los consumidores de un teléfono como las marcas que están promoviendo su consumo acelerado. 

Qué está haciendo Google

Google, en su funcionamiento interno, ya aplica algunas de las “leyes” de esta economía circular, mismas que incluyen la calidad de vida. Por eso, los edificios de sus domicilios alrededor del mundo están construidos con materiales que no son tóxicos, como sí lo es el asbesto, el cual ha tenido que ser reemplazado en cientos de ciudades, provocando un gasto gigantesco de recursos. Además, en una economía circular, las posibilidades que brinda la tecnología digital que Google genera pueden aprovecharse de maneras novedosas, por ejemplo, en apps que ayuden a calcular la comida en restaurantes y evitar desperdicios, como LeanPath, producida por Google e Ikea.

economia-circular-alternativas-economicas-capitalismo-google-ciudades-sustentables

Lo próximo que Google hará será que esta tecnología sea de más fácil acceso para más habitantes de las ciudades, y pondrá el ejemplo de distintas formas de economía circular, por ejemplo, en la construcción de edificios sustentables, y en el propio funcionamiento interno de su compañía, lo que implica

“construir principios en la fábrica de Google, en su infraestructura, sus operaciones y su cultura” 

Estos amplios objetivos que nos comparten en la página de la fundación aliada, Ellen Macarthur, buscan irradiarse más allá de los confines de Google como compañía, e impactar en los centros urbanos donde estén instalados. 

Sin embargo, se deben seguir planteando otros objetivos fundamentales, como la repoblación del campo, sin lo cual las ciudades no podrán sobrevivir de manera autónoma, ni siquiera bajo la economía circular. Pero al parecer, y con el papel fundamental que en esto juegan compañías como Google, vamos por buen camino.

Si quieres conocer un poco más, te recomendamos ver este pequeño video de 15 minutos:

 

¿Tú qué opinas?

 

*También en Ecoosfera: ¿Qué viene después del capitalismo? 5 esperanzadoras alternativas