Un reciente estudio realizado por la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) demuestra que una dieta rica en fructuosa afecta la memoria y la capacidad de recordar y aprender.

El hallazgo de los científicos demuestra que los alimentos que consumen los seres humanos están íntimamente ligados a la forma en que su cerebro trabaja.

“Llevar una dieta rica en fructosa afecta a largo plazo la capacidad del cerebro para aprender y recordar información. Sin embargo, la ingesta de ácidos grasos, como el Omega-3, ayuda a contrarrestar los daños”, dijo Fernando Gómez Pinilla, profesor de la UCLA.

El principal uso que se le da a este producto es como endulzante de bebidas gaseosas y jugos artificiales.

Una alternativa mucho más saludable es consumir fructosa por medio de frutas; además de obtener las vitaminas que éstas contienen, aportan una importante cantidad de antioxidantes.

[REDICECREATIONS]