Florence, el primer tiburón vegetariano

Después de que le realizaron una operación para extirparle un gancho de acero, este tiburón decidió dejar la carne por cabezas de lechuga y otros vegetales.

En el Birmingham National Sea Life Center habita el primer tiburón vegetariano de todo el reino animal.

Florence, como se le conoce al escualo de casi dos metros de largo, fue sometido en el 2009 a una cirugía para extraerle un gancho que se había alojado en su mandíbula. Inesperadamente, después de la cirugía, Florence comenzó a despreciar cualquier tipo de carne, siendo cabezas de lechuga y diversos vegetales sus únicos alimentos.

Los encargados del cuidado de Florence se las han tenido que ingeniar para que el animal consuma la cantidad de proteína que su cuerpo necesita. “En ocasiones escondemos trozos de pescado en tallos de apio o entre las hojas de lechuga”, dijo Graham Madrigueras, veterinario.

[HUFFINGTONPOST]



Los tiburones prefieren escuchar jazz que música clásica

Los tiburones tienen gustos musicales exquisitos cuando se trata de ambientar la cena…

Los tiburones prefieren el jazz a la música clásica. Un estudio reciente concluyó que la especie Port Jackson puede ser entrenada para identificar el género jazz con un incentivo alimenticio.

En el diario Animal Cognition, los investigadores publicaron que, aunque los tiburones no pueden diferenciar inmediatamente entre géneros musicales, había una mejor respuesta cuando sonaba jazz que cuando sonaba música clásica.

tiburones tim-marshall-82948-unsplashlos-tiburones-prefieren-el-jazz
Tim Marshall

Para el estudio, tocaron jazz a través de altavoces en un extremo de un tanque y enseñaron a los tiburones Port Jackson a ir a una estación de alimentación para obtener una recompensa.

De los ocho tiburones entrenados, cinco parecían haber aprendido a identificar los ritmos de boogie, afirma el editor de Big Think, Ned Dymoke.

El ritmo impredecible del jazz en realidad hace que sea la música perfecta para los tiburones, quienes comenzaron a asociar la música con la comida e incluso desarrollaron un ‘gusto’ por ese género a medida que avanzaba la prueba.

 

Los tiburones y las ondas sonoras

Esto es porque las ondas sonoras pueden viajar hasta cuatro veces más rápido en el agua que en el aire, y los peces a menudo las usan para buscar comida, localizar escondites y comunicarse con otros peces, según National Geographic.

tiburones patrick-brinksma-456563-unsplashlos-tiburones-prefieren-el-jazz
Patrick Brinksma

Cuando las presas moribundas se retuercen en el agua, emiten una especie de zumbido de baja frecuencia que atrae a los depredadores más grandes al área.

El zumbido consiste en pulsos rápidos que atraen a los tiburones, y esta misma frecuencia se encuentra en el jazz.

De hecho, en un estudio del 2015 se encontró que a los tiburones les gusta el heavy metal por las mismas razones que les agrada el jazz. Es impredecible por diseño y, en gran parte, no repetitivo.

tiburones marco-del-borrello-28383-unsplashlos-tiburones-prefieren-el-jazz
Marco del Borrello via Unsplash

Aunque tal vez no veremos a los tiburones alinear las aletas al ritmo de jazz y fumar cigarrillos en cómodas sillas de cuero, bebiendo cócteles y escuchando a Charlie Parker, este es un primer paso para seguir conociendo a esta especie que ha sido víctima de múltiples estigmas.



¿Qué fue lo que indignó sobre la pista de hielo con animales congelados en Japón?

Space World, al suroeste de la isla japonesa Kyushu, abrió una pista de hielo con 5 000 peces y otras criaturas marinas congeladas debajo de la superficie.

Actualmente Japón es uno de los países que urge de programas que protejan su biodioversidad –principalmente la marina–, con el fin de reducir el riesgo en estas poblaciones animales y vegetales ante la caza ilegal y la extensión de la urbanidad. Sin embargo, la alta demanda de entretenimiento ha provocado por ejemplo que restaurantes sirvan platillos con animales vivos –como pulpos, camarones, entre otros– mientras sufren al ser descuartizados y servidos para comer; o incluso que se construya una pista de hielo con animales marinos dentro para que la experiencia sea “única”. 

De hecho, en los últimos días, este parque de diversiones ha generado una polémica significativa alrededor del mundo. Hace dos semanas, Space World, al suroeste de la isla japonesa Kyushu, abrió una pista de hielo con 5 000 peces y otras criaturas marinas congeladas debajo de la superficie. Frente a esto, una bomba comenzó a estallar en redes sociales: ¿cómo era posible que pudieran permitir tanta crueldad a los animales? 

space-world-aquarium-on-ice

 

Algunos de los visitantes escribieron: “¿Por qué tienen que hacer algo tan desagradable?”, “Jugar con peces muertos en el hielo no es otra cosa que una locura.” o “¿Esto no es un insulto a la vida?” Esta indignación pública provocó que Space World publicara una disculpa en su sitio web, confirmando que cerraría la pista de hielo hasta próximas noticias: “Hemos tomado en serio la serie de opiniones, tales como ‘no deberían usar estas criaturas para entretenimiento o eventos’ o ‘pobres peces’. Ofrecemos una enorme disculpa ante los sentimientos incómodos que se generaron a partir del acuario de hielo.”

Para Toshimi Takeda, la imagen pública del parque de diversiones, esta era una oportunidad para que los visitantes disfrutaran de patinar en hielo mientras aprenden acerca de diferentes tipos de peces. En una entrevista, Takeda puntualizó: “Lamentamos esto profundamente”, y agregó que descongelarían el acuario para remover los peces y realizar una estatua conmemorativa en su memoria. Y en caso de ser posible, se usarían estas criaturas marinas muertas como fertilizantes. 

De acuerdo con los medios informáticos en Japón, todos los peces, cangrejos y mariscos fueron comprados muertos en el supermercado; mientras que colocaron fotografías de animales más grandes, como tiburones, para realizar esta ilusión óptica. No obstante, este acuario mandó un mensaje importante al mundo:

– la incapacidad empática del humano hacia otros seres vivos que no sean su especie;

– la insaciable necesidad de un entretenimiento que alcanza el sadismo;

– la interrupción de los derechos animales;

– la negligencia al impacto en la biodiversidad marina de esta región;

– etcétera.