Caminar es una actividad cotidiana y sencilla que sirve como remanso para la depresión, afección cada vez más recurrente en la actualidad: se estima que uno de cada diez habitantes del planeta la sufre por lo menos una vez en su vida.

Esta actividad que no implica ningún costo, puede mezclarse fácilmente en las rutinas diarias y es recomendada incluso para personas que sufren afecciones cardíacas o presión arterial, a las que se les complican las actividades físicas más elaboradas.

En un reciente estudio se hizo una revisión conjunta de ocho microestudios que contemplaron un total de 341 pacientes, y esta investigación fue publicada en la revista Mental Health and Physical Activity. Dicha investigación buscó corroborar el papel que puede tener el caminar como parte de un tratamiento natural para superar la depresión. Los autores del informe sostienen que “caminar es una intervención efectiva que tiene un efecto similar a otras formas más enérgicas de ejercicio”.

Aún se debe revisarse el potencial terapéutico a largo plazo de caminar, dado que falta considerar variables como el tiempo durante el cual debe realizarse la actividad y si hay mejores resultados cuando se lleva a cabo en lugares cerrados o bien en espacios abiertos.

Uno de los microestudios relacionados señala que pasar tiempo en lugares abiertos es benéfico para la salud mental. Asimismo, el médico Paul Farmer ha reconocido que “lo importantes es encontrar un tipo de ejercicio con el que disfrutar una pausa de las dinámicas agobiantes”.

Caminar, andar en bicicleta o nadar son actividades que crean un efecto favorable en el estado mental y anímico de las personas, mismo que puede verse maximizado con la compañía para así brindar la posibilidad de socializar, reír y relajarse un rato.

 

Más en Ecoosfera: 

8 beneficios extraordinarios de salir a caminar

Algunos beneficios de caminar descalzo en el pasto

¿Por qué caminar te hace más inteligente?

Pasear y caminar entre los árboles alivia el cansancio del cerebro y mejora la concentración