Algas marinas almacenan 2 veces más carbono que los bosques

Las algas marinas cada vez nos sorprenden más. Un estudio reveló que esta especie marina almacena más carbono que cualquier otra en el planeta.

En un reciente estudio publicado por Nature Geosciences, se constató que las algas marinas son capaces de almacenar hasta dos veces más cantidad de carbono que cualquier bosque o fauna terrestre.

De acuerdo al estudio, las algas pueden almacenar 83 mil toneladas de carbono por metro cuadrado, mientras que un bosque tan sólo llega a las 30 mil toneladas. Por otra parte, las algas marinas representan sólo el 10% de carbono que se almacena en todos los océanos.

El estudio también revela que el 29% de las “praderas marinas” han sido devastadas principalmente por la contaminación a un paso de 1.5% anualmente, esto se traduce que si la tendencia sigue así, la destrucción será inevitable, similar a la deforestación de bosques.

[TREEHUGGER]



6 canciones de ballenas (los mamíferos más antiguos del mundo)

A continuación, un exquisito compilado de música hecha por ballenas de diferentes especies.

 En 1967, el descubrimiento de los cantos de ballenas jorobadas hecho por los biólogos Roger Payne y Scott McVay provocó un cambio en la percepción pública. Habiendo sido consideradas durante mucho tiempo como “gigantescos y misteriosos monstruos”, como las describió Herman Melville, las ballenas de repente mostraron su cara de criaturas gentiles, inteligentes y conmovedoras.

Payne y McVay revelaron que las ballenas jorobadas macho producen vocalizaciones complejas con repetidos “temas” que pueden durar hasta 30 minutos, lo que Payne describió como un “río de sonido exuberante e ininterrumpido”. Cuando los balleneros comerciales estaban matando a decenas de miles de ballenas por año, para obtener desde margarina hasta comida para gatos, Payne se dio cuenta de que el mundo necesitaba escuchar sus cantos.

 

Álbum de canciones de la vida submarina

cantos-ballenas-mamiferos antiguos sonidos naturaleza

En 1969 se publicó Whales and Nightingales, que logró convertirse en álbum de oro en 1970. Capitol Records también lanzó Songs of the Humpback Whale, que sigue siendo el álbum de voces de la naturaleza más vendido de todos los tiempos. Millones de personas quedaron cautivadas, y las “canciones” ayudaron a inspirar una campaña de Greenpeace.

La Comisión Ballenera Internacional prohibió la caza comercial de ballenas jorobadas en 1966, y en 1986, la de todas las ballenas barbadas (las cuales también cantan) y los cachalotes, moratoria que aún se mantiene vigente.

Otras muchas especies de cetáceos no han tenido la misma suerte, como la ballena franca del Atlántico Norte y la ballena gris del Pacífico Occidental.

Pese a que en 1986 se prohibió su captura comercial en todos los países miembros de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), algunos de ellos, como Japón, Islandia o Noruega siguen cazándolas, argumentando fines científicos y culturales.

Estos son cantos de ballenas jorobadas (Megaptera novaeangliae) registradas en la península Antártica occidental:

Y aquí hay una grabación más larga de ballenas jorobadas en el Banco de Plata de República Dominicana, una meseta de piedra caliza sumergida donde miles de ballenas se congregan cada invierno:

Las ballenas de Groenlandia o ballena boreal (Balaena mysticetus) producen un amplio repertorio y tono cambiante, que hace de esta melodía algo único en el reino animal.

A continuación, un breve ejemplo:

Esta es una canción de una de las ballenas de Spitsbergen:

El siguiente es un ejemplo de una canción de ballena azul, capturada por un hidrófono de baja frecuencia en la cuenca de Cascadia, en el noroeste de América del Norte. Dado que las ballenas azules cantan a frecuencias tan bajas, por debajo del rango de audición humana, el audio se ha acelerado por un factor de 10 para que sea audible:

Finalmente, compartimos una grabación de la ballena de 52 hertzios, que se ha acelerado para que los oídos humanos puedan percibir el sonido:

 



Una misteriosa infección afecta a las estrellas marinas de México hasta Alaska

Los científicos han detectado una exótica enfermedad que está perjudicando a cientos de estrellas marinas en la costa noreste del continente americano.

Muchas enfermedades siguen siendo un misterio para la ciencia. Aún aquellas más arcaicas como las infecciones que se asientan en  expresiones, algunas inaccesibles para la comprensión de los científicos. Uno de estos incidentes se está dando en una franja costera de dimensiones extensas: desde las playas del noroeste de México hasta las del noroeste de Alaska. Miles de estrellas de mar están contaminándose de una aparente y hasta hoy intratable infección que invade rápidamente su organismo.

Los científicos aún no dan con la causa por la que se está creciendo esta infección masiva, y les resulta complicado atender a tiempo a estos enigmáticos seres, porque la enfermedad corroe rápidamente su cuerpo antes de desintegrarlo: inicia en una de las extremidades y se sigue por el organismo muy deprisa.

La veterinaria Lesanna Lahner del Acuario de Seattle, declaró para la prensa canadiense:

Todavía no tenemos una respuesta absoluta. Hemos reducido las posibilidades y podría ser un agente patógeno, una fuente infecciosa bacterial o viral.

Las epidemias suelen ser comunes en la naturaleza, pero por la mala reputación que ha ganado el hombre, no resulta descabellado que este tipo de lances se generen por alguna negligencia. Aunque hasta hoy el caso es un misterio, se cree que el problema ha sido detectado a tiempo para diagnosticarse.