Cómo hacer un pequeño cultivo de fresas en una bolsa de rafia

En Ecoosfera te enseñamos a cultivar tus propias fresas de la forma más sencilla. Sólo con una bolsa de rafia, tierra, composta y una planta puedes obtener las fresas más frescas y dulces.

Cultivar fresas en una maceta puede ser más sencillo de lo que tú crees. Además de ser libres de pesticidas y demás cosas nocivas para tu salud, obtendrás frutos más sanos, limpios y sabrosos. En pocas semanas comenzarás a ver resultados. Sólo necesitas tres cosas para su cultivo: composta, agua y sol. Así de simple. Lo más importante es que tu maceta (o bolsa) tenga un buen desagüe, ya que el agua estancada pudre las fresas.

Los sacos de rafia son fáciles de conseguir, los encuentras en supermercados y tiendas locales.

 


Vamos a comenzar: sólo necesitas tierra, composta, plantas de fresa y la bolsa de rafia. Colocas la tierra y la composta dentro de la bolsa, le puedes añadir fibra de coco o pequeñas piedras, esto ayuda a que el agua fluya mejor a través de la bolsa.

Ya que la bolsa esté llena, debes realizar unos cortes (con un cutter, de preferencia) en forma de “v”, en ellos colocarás las plantas de fresas. Mira las siguientes imágenes:

De preferencia, coloca a la planta en un lugar en el que no se asolee directamente. Para una mejor cosecha, es necesario mantener la tierra húmeda todo el tiempo, las fresas se pueden consumir ya que están totalmente rojas, de lo contrario tendrán un sabor insípido.  Ésta es una sugerencia de cómo se puede ver tu bolsa ya terminada:

[ECOCOSAS]



10 vegetales que volverán a crecer solos en agua

Solo necesitas un recipiente con líquido; numerosos vegetales pueden formarse a partir de ellos mismos en esta condición.

Foto:okchicas.com

El más conocido vegetal capaz de crecer por sí mismo en agua es la cebolla. Muchos más hay en la lista que debes aprender para crecerlos y quizá la mejor noticia de ello, además de que puedes tener un estético huerto flotante en casa, es que si has comprado un vegetal orgánico podrías dejar de gastar recursos económicos en ello y a partir del primer vegetal continuar con un interminable ciclo de vegetales orgánicos en casa.

 

Acá una lista de algunos vegetales que pueden crecer en agua:

 

Col china: corta el final del tallo y colócalo en un recipiente pequeño lleno de agua. En solo de 1 a 2 días los primeros brotes comenzarán a salir, lo que significa que habrá crecido en casi solo una semana.

Col: coloca el final de la raíz en un recipiente con agua. Asegúrate de cosecharla del lado más pequeño para obtener mejor sabor.

Zanahorias verdes: corta y coloca la parte inferior en agua. Cosecha los brotes verdes y úsalos en ensaladas; puedes incluso hacer un increíble pesto.

Apio: coloca el final del tallo en un recipiente con agua. Los primeros brotes comienzan a crecer en el centro a los 3 o 4 días.

Hinojo: corta el final de la base de manera que las raíces queden intactas y colócalas en un pequeño recipiente de agua.

Ajo Cebollino: pon uno de los dientes en un recipiente de agua pero sin sumergirlo, en solo un par de días crecerán sus raíces.

Cebolla Verde: coloca en un vaso con agua la parte blanca inferior donde cuelgan las raíces, así de simple.

Ajo Puerro: corta el extremo del tallo y colócalo en una taza con agua; el nuevo crecimiento vendrá del centro de la planta.

Citronela: corta dos tercios del final y colócala en un contenedor con la mitad de agua.

Lechuga: corta la punta de la lechuga (cabeza). Los nuevos brotes comenzarán a surgir desde el centro en unos dos días y la lechuga en dos semanas.

 

[dontwastethecrumbs]



Conoce los vegetales más fáciles de crecer en un contenedor o maceta

Anímate a hacer tu propio huerto hogareño, puede ser más viable de lo que crees con un poco de conocimiento.

Para las personas que viven en las ciudades, casi la mitad de la población, les es casi imposible tener espacios medianos de tierra para sembrar en sus hogares. Por lo anterior, las macetas o contenedores son la opción. 

El hábito de cultivar los propios vegetales y condimentos, como mínimo, se está volviendo una hermosa tendencia para recuperar el contacto con la tierra y olvidarnos de los transgénicos y los agroquímicos. 

El sitio theselfsufficienteliving, que promueve una vida auto sustentable posible, ha enlistado las verduras que pueden crecer sanas en macetas o contenedores. Estas son las mejores opciones:

 

Betabel: tienen la capacidad de crecer en espacios pequeños; la mejor especie en su tipo para esta práctica es la de rabo rojo. Tu maceta o contenedor deberá tener una profundidad de al menos 35 centímetros para que pueda crecer con un espacio suficiente. En una maceta promedio cultivarás hasta 6 plantas bebés. 

 

Frijol: asegúrate que tu contenedor tenga también al menos 35 cm de profundidad. 

 

Zanahorias: las mejores para sembrarse son estas clases: thumbelina,  dulce y corta y pequeños dedos. Recuerda, mientras más de ellas siembres, mayor profundidad deberá tener tu contenedor. 

 

Cultivos de coliflor y brócoli: pertenecen a los cultivos nombrados como colados; son de hecho los más fáciles de sembrar en contenedores. Debes cuidar no mezclar estos distintos tipos en los mismos espacios. 

 

Pepino: cuando elijas el tamaño del contenedor ten en cuenta la proporción de sus frutos para elegirlo. 

 

Berenjena: estos frutos suelen ser grandes. Elige un contenedor que pueda sostener el arbolito con al menos 5 berenjenas. 

 

Lechuga: recuerda que requiere mucha agua. Este será quizá tu principal reto al crecer esta y casi cualquiera de las hojas verdes.

 

Melones: los conocidos como los  “sugar baby” son pequeños y perfectos para crecer en macetas y contenedores. Unos espiralitos que saldrán al rededor de ellos son esenciales en su crecimiento, así que cuídalos especialmente.  

 

Cebolla: sobre todo la cebolla verde. Necesitas un contenedor de al menos 13 cm de profundidad. Una vez que la cebolla haya crecido, como el tamaño equivalente a una bombilla, puedes recolectarla. 

 

Chícharos: es posible crecer hasta tres plantas en el tamaño mediano de una cubeta. Necesitarás una profundidad de 35 centímetros como mínimo.