Dalai Lama urgió atención internacional por cambio climático en el Tíbet: WikiLeaks

Un cable de WikiLeaks revela que el Dalai Lama recomendó a Estados Unidos centrar la atención de la comunidad internacional en los efectos del cambio climático dentro de Tíbet

El Tíbet es considerado por su altura como el “tercer” polo de la Tierra. Y en años recientes se ha confirmado que esta región esta experimentando un cambio climático, con tendencia hacia el calentamiento, con el doble de velocidad que el resto del mundo. Tal vez por ello el Dalai Lama pidio a Estados Unidos que dirigiera la atención de la comunidad internacional  en el Tíbet, y en los efectos del cambio climático que este lugar esta padeciendo. Lo anterior fue revelado por uno de los últimos cables diplomáticos filtrados por WikiLeaks.

El Tíbet contiene las mayores reservas de agua fresca en el mundo, después del Ártico y la Antártida. Además, es la fuente de la mayoría de los ríos que recorren Asia incluídos en Yangtze, el Mekong, y el mítico Ganges. En este sentido, de acuerdo con algunas versiones, la fragilidad del valle tibetano representa una seria amenaza pasra todas las naciones que dependen del agua que emana desde lo alto del Tíbet.

Mientras tanto China esta planeando un gran número de presas y proyectos de transferencia de agua al interior de los ríos, aglo que terminaría de deteriorar las condiciones climáticas de la zona e incluso promover la potencial devastación de las comunidades cercanas. Con el acelerado crecimiento demográfico en el sur y el sureste de Asia, el agua será cada vez más escasa y esto podría derivar en serios conflictos entre China y sus vecinos por la pelea de este recurso vital.



Acuerdo de Asociación Transpacífico: medidas placebo para la protección del medio ambiente

El borrador del Acuerdo de Asociación Transpacífico revela que el capítulo ambiental del mismo no define ninguna medida tangible para proteger recursos naturales, tomar acciones para prevenir el cambio climático o sancionar a las compañías que dañen el medio ambiente.

“Se esperaba que el capítulo ambiental del ATP fuera un amistoso endulzante público que compensaría lo amargo del resto del texto, pero es un ejercicio de relaciones públicas sin dientes. No hay protecciones ambientales obligatorias. Al compararlo con el capítulo de propiedad intelectual, que mandata sanciones penales y otras intervenciones, queda claro que las mayores empresas estadunidenses continúan mandando en la negociación del ATP”, explicó Julian Assange con respecto al borrador secreto del Acuerdo de Asociación Transpacífico que Wikileaks hizo público a través del New York Times y de La Jornada.

Aunque las negociaciones del ATP (TPP, por sus siglas en inglés: Trans Pacific Partnership) han durado más de tres años, tiempo durante el cual lentamente se ha dado forma al borrador del Acuerdo, los detalles del mismo se han mantenido en secreto (hasta ahora). Los impactos del mismo serán globales ya que algunos de los miembros, que incluyen Japón, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda, representan alrededor del 40% del PIB mundial, otros de los 12 países participantes incluyen a México, Canadá, Perú, Chile, Singapur, Vietnam y Brunei.

wl-tpp-cartoon

La versión del Acuerdo que obtuvo y publicó Wikileaks data de noviembre del 2013 y fue el resultado de las negociaciones entre los representantes de los 12 países participantes. El capítulo ambiental del mismo es extremadamente decepcionante: carece de un mecanismo para hacer cumplir las estipulaciones, no definen una aplicación de las reglas ambientales y además le permite a las empresas demandar a los gobiernos que busquen establecer medidas ambientales que afecten su desarrollo.

Uno de los principales problemas —y quizá el más preocupante— del Acuerdo es la sección que trata con la explotación insustentable de los recursos marítimos (la pesca, conservación de tortugas y mamíferos marinos). El acuerdo establece que cada país debe tomar sus propias medidas para controlar la pesca ilegal y desmesurada, siguiendo las estipulaciones internacionales.

Ante todo, el ATP es un recordatorio de que las trasnacionales y las empresas estadounidenses controlan al mundo, y que estas tienen el poder de ignorar la importancia de la conservación de la biodiversidad, las comunidades locales y métodos comerciales sustentables.

El documento original se encuentra siguiendo este enlace.