Imagenes de la contaminación en China, la otra cara de la gran potencia

Incuestionablemente China se perfila como la próxima gran potencia industrial y económica; sin embargos los costos ambientales y en la salud de millones de sus habitantes son tal vez mayores que su monumental economía

El desarrollo económico y el crecimiento de China como una nueva potencia mundial es admirable. Sobretodo si no se toman en cuenta los altísimos costos medioambientales y humanos que están implícitos en esta aparente evolución. Detrás de un “envidiable” crecimiento económico y del fortalecimiento de la mayor industria del mundo, se encuentra un sector de la población castigado, incluso denigrado, en materia de salud y de condiciones laborales dignas, un medioambiente completamente ignorado a costa del cual se ha planteado el desarrollo tenaz de múltiples industrias.

Precisamente esta es la otra cara de China. Panoramas que alguna vez fueron cielos y hoy simplemente son cortinas de humo. Enfermedades respiratorias masivas, cánceres abundantes, rostros percudidos por el costo de una grandeza de la cual seguramente, por razones de salud, jamás podrán disfrutar. Lu Guang es un fotógrafo freelance que antes de dedicarse a esta profesión trabajo como empleado en diversas fábricas de su país natal. Comenzó a registrar la vida en torno al desarrollo industrial de China en 1980 y con el tiempo se ha convertido en uno de los más audaces y populares documentalistas de esta paradójica realidad que se vive dentro del gigante asiático.

1- La lluvia de acero cae permanentemente sobre el poblado de Fan Jai Zhuang, en la provincia de Henan, ya que se encuentra separado por una simple barda de uno de los mayores centros industriales de hierro en el mundo.

2- Las mimas acereras de Henan vierten todo su deshecho al río Anyang.

3- Esta mujer se protege con una tela el rostro pero a diferencia de las mujeres islámicas que lo hacen de acuerdo a un credo religioso, en este caso resulta una medida defensiva contra los altos niveles de contaminación causados por las chimeneas industriales del distrito de Shizuishan.

4- En Ma’anshan, dentro de la provincia de Anhui, decenas de plantas procesadoras de plástico y acereras vierten sus deshechos al Río Yangtze provocando nauseabundos paisajes como el de esta imagen.

5- Parajes apocalípticos dentro de ciertas zonas ya secas del mismo Río Yangtze.

6- Aunque pareciera una fotografía con filtro sepia lo cierto es que el tono de este anti paisaje se debe a la enorme concentración de contaminantes que se encuentran en la atmósfera de Hebei producidos por las plantas de hierro y acero.

7- Desolación “madmaxiana” en la ciudad de Hanchen.

8- Anciano junto al Río Amarillo que a pesar de haber vivido ahí por décadas aún no puede soportar el olor que emana de esta cause.

9- Anualmente se registran miles de nacimientos de bebés con deficiencias en provincias como la de Shanxi.

via China hush



El viejo y el nuevo mundo: la vida rural y urbana se mezcla en este municipio de China (Fotos)

Parecido a un relato de ciencia ficción, las fotografías de Tim Franco documentan cómo, en un municipio de China, la modernidad está invadiendo la vida rural y natural del territorio.

Actualmente, numerosas casas centenarias y distritos históricos de Chongqing están siendo demolidos para edificar oficinas y apartamentos. En esta ciudad, millones de campesinos se están convirtiendo (a la fuerza) en urbanitas.

Esta es una más de tantas ciudades que están por convertirse en un centro urbano sobrecargado por el desarrollo económico en China.

contraste vida rural urbana China Chongqing 2
Tim Franco

 

Metamorfosis de lo urbano a lo rural

Cuando el fotógrafo documentalista Tim Franco visitó por primera vez Chongqing, el recorrido de 40 minutos desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad estaba mayormente conformado por tierras de cultivo.

contraste vida rural urbana China Chongqing 6

Ahora son fábricas; la mayoría, para producir automóviles. Esa transformación llamó la atención de Franco, quien lleva alrededor de 5 años viajando al mismo lugar para documentar el cambio a través de fotografías, en el proyecto llamado Metamorpolis. Franco explica en la revista Vantage:

Chongqing está entre montañas y un río, por lo que se siente como una ciudad en 3D en la que siempre viajas horizontal y verticalmente, pierdes el sentido de la realidad. Es un lugar bastante deprimente. Hay un montón de verde, pero se ve gris debido a la contaminación.

contraste vida rural urbana China Chongqing 5
Tim Franco

Las imágenes agrupadas en la serie Metamorpolis muestran el contraste entre los viejos y los nuevos mundos de manera dramática: granjeros con sombreros de paja que cultivan hortalizas a las sombras de los rascacielos y puentes de concreto construidos para automóviles sobre un valle verde que agrega aún más drama a la escena.

Las fotos analizan cómo una población, mayoritariamente rural, está luchando por encontrar sus espacios en una megalópolis de rápido desarrollo. Estas imágenes exponen el caos entre entre la elevación urbana concreta y la naturaleza y cómo sus habitantes están utilizando los espacios que les quedan.

contraste vida rural urbana China Chongqing 1
Tim Franco

 

Chongqing, un objetivo más de la urbanización

La megalópolis se encuentra justo en medio de montañas y ríos, lo que le da una escala muy singular. La mayoría de las grandes ciudades de China son planas y extensas, pero debido a su ubicación geográfica, Chongqing se está urbanizando a través de elementos con una estética muy particular.

contraste vida rural urbana China Chongqing 9

Además, como consecuencia del megaproyecto de la presa de las Tres Gargantas, Chongqing tiene una de las tasas más rápidas de urbanización en el mundo, lo cual convierte a millones de campesinos en urbanitas forzados.

Cientos de miles de residentes -jóvenes y viejos- tienen que descubrir cómo habitar una ciudad, cuando muchos de ellos nunca habían estado en una. Así, Metamorpolis explora el efecto de la ultraurbanización y su impacto social.

contraste vida rural urbana China Chongqing 3
Tim Franco

Franco quedó fascinado por la rápida transformación social y urbana que ha ocurrido en las ciudades chinas. Ha documentado el crecimiento de Chongqing a través de la fotografía urbana, y también mediante el estudio de los cambios sociales y los problemas relacionados con el desarrollo de ciudades.

¿Será que ‘el destino’ de Fleischer ya los alcanzó?



La contaminación del aire: un sigiloso agente que está matando a más de 17 mil mexicanos al año

En el colmo de la paradoja, el aire nos está matando. ¿Por qué? ¿Y qué podemos hacer?

Para los habitantes de las ciudades y grandes metrópolis, escuchar la frase “aire puro” remite si acaso a la fantasía, o a parajes naturales como bosques y selvas, pero jamás a nuestros propios ecosistemas urbanos. El aire puro no es algo con lo que contemos cotidianamente, pese a que debería ser considerado un derecho humano.

Al momento que escribimos esta nota, la calidad del aire en el centro de la Ciudad de México verificada por Google en tiempo real es considerada “insalubre para grupos sensibles”, pues supera los 100 puntos, cuando apenas 150 ya se estiman como una contingencia ambiental:

contaminacion-aire-calidad-mexico-muertes

Es normal que los niveles de contaminación del aire sean todavía más altos que este nivel durante los 365 días del año, como asegura Greenpeace México, que pronto dará a conocer los resultados de un proyecto para medir los niveles de contaminación del aire en hora pico en la Ciudad de México.

Según activistas de esta organización, estamos respirando índices de contaminación del aire mucho más elevados de lo que es permisible según instancias internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y nos recuerdan que esto ocasiona directa e indirectamente la muerte de 17,700 personas en México, pues en estados como Ciudad Juárez, Monterrey y Guadalajara el número de partículas finas se ha incrementado.

La mala calidad del aire no es exclusiva de la Ciudad de México, es un problema que afecta a todo el país y que debería ser atendido de inmediato.

(Paloma Neumann, coordinadora de la campaña Revolución Urbana)

Al momento que escribimos esta nota, la calidad del aire en el centro de la Ciudad de México verificada por Google en tiempo real es considerada “insalubre para grupos sensibles”

 

Hace 5 años, en la Ciudad de México se registraron 248 días con una calidad de aire “buena”, debido a programas de transporte limpio y a iniciativas como el “Hoy no Circula”. Pero desde entonces, comenzó elevarse la contaminación otra vez.

Un habitante de la CDMX fuma involuntariamente 40 cigarrillos al día

cuando la calidad del aire es mala.

No obstante, los programas de movilidad sustentable siguen desarrollándose (como Metrobus y Ecobici en la Ciudad de México), y el incremento poblacional no puede haber ocasionado el aumento desmedido de la contaminación del aire en tan poco tiempo. Nos enfrentamos entonces a que el cambio de paradigma debe ser de mucha mayor envergadura para enfrentar este problema. Y nos debe comprometer a todos, pues las consecuencias son realmente tóxicas.

Las partículas de metal en el ambiente

provocan enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer.

Lamentablemente, en los centros de verificación la corrupción sigue siendo una constante, no sólo en la Ciudad de México, sino también en otras urbes del país. Esta práctica se multiplica debido a los bajos salarios de quienes ahí trabajan, como pudo verificar el portal Animal Político. Por ello, enfrentar la contaminación del aire en las ciudades depende de que elaboremos soluciones de conjunto que atiendan los problemas inmediatos, sociales y económicos de sus habitantes.

Es por eso que, aunque pareciera no estar conectado, elevar los salarios podría ayudar a disminuir los mortíferos índices de contaminación del aire, pues esto evitaría la corrupción en los centros de verificación y, por ende, la contaminación provocada por los automoviles, que es la más nociva, pues contribuye un 70% a la contaminación atmosférica.

contaminacion-aire-calidad-mexico-muertes

También es de vital importancia que tomemos acciones cotidianamente, realizando algunos cambios en nuestros hábitos que ayuden a disminuir la contaminación ambiental. Por ejemplo, reciclando basura, evitando el uso de plaguicidas y el consumo de tabaco, reduciendo el consumo de electricidad y utilizando la bicicleta (aunque en primera instancia parezca un gran reto).

Pero sobre todo debemos exigir (y más aún durante este período electoral) que se tomen medidas para proteger al medioambiente de nuestros ecosistemas urbanos, que sean tan amplias como lo es el problema y que lo resuelvan de raíz.

Porque el aire puro es un derecho no susceptible a negociaciones.

 

* Imágenes: 1) Violeta Amapola Nava; 2) Giphy; 3) City clock