Más gente en el mundo tiene acceso a un teléfono móvil que a un escusado

La revolución tecnológica parece haber olvidado la dignidad humana en su auge; a pesar de los enormes avances en telecomunicaciones mucha gente carece de agua potable o alimento.

La revolución tecnológica parece haber olvidado la dignidad humana en su auge; a pesar de los enormes avances en telecomunicaciones mucha gente carece de agua potable o alimento. Sólo el 62% de la población mundial tiene acceso a sistemas sanitarios funcionales, los cuales se definen como aquellas instalaciones que garantizan una separación higiénica entre el excremento humano y el contacto de las personas.

Esta falta de sistemas sanitarios es la mayor fuente de infecciones en el mundo y se calcula que cada 20 segundos muere un niño por esta causa. Actualmente existen más de 2,500 millones de personas que carecen de servicios sanitarios realmente funcionales, de los cuales la mitad no cuenta con ningún tipo de instalaciones.

Pero la perspectiva es aún pero ya que anualmente se suman 60 millones de personas a estas precarias condiciones. ¿Pero, cómo hemos llegado a un mundo repleto de tecnología deshumanizada que por un lado celebra avances inimaginables y por el otro no se ocupa de proveer las condiciones básicas para que la mayoría de la población en el planeta viva con los estándares mínimos de la dignidad y la salud? ¿Quiénes son los responsables de haber creado una realidad en la que existen más personas con acceso a un teléfono móvil que a un escusado? Supongo que la respuesta es todos.

via Water.org



El agua proviene del espacio exterior y es más antigua que el sol y la luna

El agua habría llegado a la Tierra en forma de hielo, mucho antes que la luna se formara y el sol se enfriara.

El astrónomo Carl Sagan decía que la Tierra es “un pálido punto azul” en un rincón perdido de la Vía Láctea. Ese azul característico de nuestro planeta se debe al 70% de agua que lo conforma. Pero, aunque parezca increíble, los científicos aún no saben a ciencia cierta de dónde vino el agua, o incluso si es que el agua es nativa del planeta Tierra.

Una de las últimas teorías al respecto afirma que “nuestra” agua en realidad llegó en forma de hielo, a bordo de asteroides que colisionaron contra el naciente planeta Tierra durante el eón Hádico en la primera fase de la era Precámbrica, hace unos 4.6 mil millones de años.

Esto implicaría que el agua de la Tierra es más antigua que el sol de nuestro sistema solar.

La autora de esta teoría es la doctora Natalie Starkey, geoquímica de la Universidad de Edimburgo y de la Open University, quien describió en un nuevo artículo de la prestigiosa revista New Scientist la investigación que llevó a cabo con muestras del núcleo y el manto terrestres.

agua-origen creacion donde viene espacio

Según Starkey, las rocas del centro de la Tierra contienen pequeñas bolsas de gas, las cuales funcionan como “cápsulas de tiempo” para saber cómo era la atmósfera hace miles de millones de años. Mediante un espectrómetro de masa de precisión, la doctora Starkey y su equipo lograron separar y medir los isótopos de oxígeno en muestras de rocas terrestres y lunares, con el objetivo de buscar las evidencias de agua más antiguas.

Al comparar las muestras de roca lunares y terrestres, se dieron cuenta de que ambas están hechas de los mismos componentes, lo que refuerza la teoría de que la luna se formó al desprenderse un fragmento de la Tierra durante una colisión con otro cuerpo celeste.

Sin embargo, el verdadero descubrimiento llegó cuando los investigadores dedujeron que el 70% del agua de la Tierra ya estaba presente antes de la colisión que formó la Luna.

Para Starkey y su equipo, estos descubrimientos sólo abren la puerta a nuevas interrogantes:

Esto nos lleva a la sorprendente conclusión de que el agua de nuestro planeta no solamente es más antigua que la luna. [El agua] debe venir del espacio interestelar, lo que significa que es más antigua que el sol mismo. Es difícil desentrañar cómo sobrevivió al entrar al Sistema Solar. Pero una vez que has eliminado lo imposible, te lleva inevitablemente a esta conclusión.

Tal vez el futuro de nuestro planeta (así como la respuesta a los inminentes problemas que enfrentaremos con la escasez imperiosa de agua) dependa de comprender el pasado del agua, así como su origen interestelar. No cabe duda de que el agua, así como la vida que es posible gracias a ella, es un milagro.