En una de las comuniones más inspiradoras entre una persona y los animales, el jazzista David Rothenberg, quien toca el clarinete, gusta de acompañar sus piezas musicales con los armónicos sonidos de aves, ballenas, y otros animales. Rothenberg es además profesor del Instituto de Tecnología de Nueva Jersey, y dedica su tiempo libre a jammear con la fauna de bosques y mares.

Autor de los libros Why Birds Sing: A Journey Into the Mystery of Birdsong y Thousand Mile Songs: Whale Music in a Sea of Sound, Rothenberg ha musicalizado piezas junto a ballenas Beluga en Rusia y ha orquestado la orgánica entonación de aves en Alemania, España, Estados Unidos, Brasil y otros países. Y si tomamos en cuenta que uno de los nombres con que los adeptos conocen a la alquimia es el “lenguaje de los pájaros”, seguramente este jazzista debe haber experimentado algunas melódicas epifanías en el transcurso de su carrera.