La realidad del derrame: el petróleo sigue ahí, la muerte masiva de la fauna y el envenenamiento del Corexit

Pese a que el gobierno de Estados Unidos había declarado que el 75% petróleo en el derrame del Golfo de México simlemente se había desvanecido, varios científicos, como Samantha Joye de la Universidad de Georgia, han encontrado una enorme cantidad de petróleo en la profundidad del océano arrasando con la vida marina. Mientras los científicos […]

Pese a que el gobierno de Estados Unidos había declarado que el 75% petróleo en el derrame del Golfo de México simlemente se había desvanecido, varios científicos, como Samantha Joye de la Universidad de Georgia, han encontrado una enorme cantidad de petróleo en la profundidad del océano arrasando con la vida marina. Mientras los científicos producen evidencía, el gobierno había negado estas pruebas sosteniendo que el petróleo había desaparecido, sin embargo ahora ha lanzado una nueva investigación.

El video que presentamos a continuación muestra que el ecocidio es enorme y que existe una estrategia política para encubrirlo. Al minuto 2:49 podemos ver una impresionante imagen, a primera vista parecería una carretera de asfalto, sin embargo lo que vemos es una plasta de peces muertos. Esto parece tener que ver con el Corexit, uno de los dispersantes usados para limpiar el derrame de petróleo, que parece ser altamente tóxico.

Los pescadores señalanq ue existe una muerta masiva de cangrejos que no se ha podido explicar y que nadie los ayuda a entenderlos. NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration), ha declarado que debido al protocolo no se está buscando la presencia de dispersantes en los alimentos provenientes del océano, algo totalmente rídiculo, sólo pprque el protocolo no lo contempla. Al tiempo que vemos las quejas de personas reales sobre los efectos de estos dispersantes manifestándose de diversas formas, algunas veces de formas brutales, casi apocalípticas en los ciudadanos expuestos al petróleo y a los dispersantes.


El derrame de petróleo seguirá afectando al fondo del mar por décadas

El derrame masivo de petróleo en el Golfo de México, ocurrido en 2010, no ha terminado de afectar al mundo. Reciente estudio revela que sus estragos en el ecosistema del fondo del mar tomarán décadas en disiparse.

El pasado septiembre, Reuters reportó que el ecosistema de las profundidades del mar alrededor del derrame masivo de petróleo podría tomar décadas en recuperarse de los efectos del desastre. Esto por supuesto es muy lógico, pero es difícil de imaginar. El derrame tuvo su mayor impacto en el ecosistema de un área de alrededor de 24 kilómetros cuadrados alrededor de la fuente, pero efectos moderados fueron vistos a 158 kilómetros cuadrados.

La rica biodiversidad del fondo del mar fue inmensamente reducida por las oleadas de petróleo, las cuales fueron de 183 metros de ancho y 1.9 kilómetros de longitud.

“Dadas las condiciones de las profundidades del mar, es posible que la recuperación del hábitat del suelo suave y las comunidades vecinas asociadas tomarán décadas o más”, concluyó el reporte.

El caso de Macondo fue el caso de derrame costa afuera más grave de toda la historia de E.U., y la contaminación se expandió tanto en el espacio (el mar) como en el tiempo (las décadas que tardará en recuperase).

Haríamos bien en recordar las terribles consecuencias del evento, que estamos, directa o indirectamente, viviendo ahora mismo.



Halliburton admite haber destruido evidencia sobre el derrame petrolero en el Golfo de México

A pesar de haber admitido su responsabilidad, Halliburton fue solamente obligada a pagar una irrisoria fianza, en un precedente obsceno para los casos de responsabilidad corporativa en desastres naturales.

golfo

Halliburton admite haber destruido evidencia en derrame del Golfo de MéxicoA pesar de haber admitido su responsabilidad, Halliburton fue solamente obligada a pagar una irrisoria fianza, en un precedente obsceno para los casos de responsabilidad corporativa en desastres naturales.

El gigante de la petroquímica Halliburton se declaró culpable a través de sus abogados de destruir evidencia en la investigación sobre el desastre ecológico del Golfo de México en 2010, el derrame petrolero accidental más grande de la historia.

La empresa será obligada a pagar $200 mil dólares como multa, y la compañía hizo una “donación voluntaria” a la National Fish and Wildlife Foundation por $55 millones de dólares. Sin embargo, Halliburton está lejos de quedar en bancarrota o enfrentar consecuencias de la dimensión de su negligencia: en el estado de resultados del segundo cuatrimestre, Halliburton tuvo un ingreso neto de $679 millones de dólares, y mostró un crecimiento del 1.1% para acodarse cómodamente en la cifra de $7.3 mil millones.

Pero el costo real del accidente no puede ser medido monetariamente: este debe ser medido en relación a la afectación que ha sufrido la vida marina en el lugar. El US Fish and Wildlife Service estimar que aproximadamente 6 mil tortugas, 26 mil delfines y ballenas, 82 mil pájaros e incontables pájaros e invertebrados han sido lastimados desde entonces.

El mea culpa de Halliburton consistió en afirmar que cuando la empresa ofreció servicios de cimentado para ayudar a sellar el derrame ordenó también la destrucción de las simulaciones computarizadas que mostraban la diferencia entre utilizar seis y 21 centralizadores para cargar la culpa a los contratistas.

A pesar de ello, el hecho innegable es que una empresa no puede ser condenada a prisión, y que en el estado actual del capitalismo global la responsabilidad corporativa está muy lejos del alcance de la ley. Este caso supone un terrible precedente en la lucha por el medio ambiente.

[io9]