Ayuda internacional es contraproducente para África

De acuerdo con Dambisa Moyo, la nueva líder africana, la ayuda internacional que recibe África simplemente estimula la corrupción de los gobiernos locales

No se requiere ser un wizard de la política internacional y las verdaderas causas ambientalista para darte cuenta que Bono y compañía son un grupo de farsantes que buscan un enorme capital de status planetario manteniendo sus luchas aparentemente pro humanistas. Sin embargo, de esto a firmar que lo mejor que podría pasarle a África es dejar de recibir la caritativa ayuda internacional por parte de las potencias “desarrolladas” existe un trecho interesante.

Aparentemente el plantear un esquema masivo de ayuda a los países “menos desarrollados” como pilar de una propuesta humanitaria no es mas que una solución vistosa y cool, enarbolada por el activismo celebrity, cuando se lleva de una entrevista en Time Magazine o MTV a la cruda realidad de estos países. Lo anterior lo afirma Dambisa Moyo, autora del libro Dead Aid (“ayuda muerta”), y quien enfatiza en que la asistencia económica al continente africano representa una de las principales causas de la pobreza y corrupción que reinan en esta región.

Moyo es clara al plantear argumentos para sostener sus afirmaciones, que de entrada pueden parecer algo ácidas:

1) Europa y Estados Unidos han enviado millones de dólares de “ayuda” que terminan financiando regimenes profundamente crueles cuya ultima prioridad es el bien de su población. Este dinero generalmente termina en las arcas de los tiranos que controlan diversas naciones africanas (muchas de las cuales gozan del interés mercantil de las grandes potencias en sus recursos naturales como petróleo o codiciados minerales).

2) La incansable tendencia de enviar ayuda financiera a los países africanos los mantiene hundidos en deudas estrafalarias que quizá jamás terminen de pagar y que eventualmente se podrían convertir en un factor esclavizante frente a las grandes y siempre bien intencionadas potencias.

Dambisa_Moyo

Esta nueva líder africana, originaria de Zambia, propone que en lugar de enviar ayuda recibida por gobiernos ultra corruptos y cínicamente aprovechada para sus fines, lo que África tendría que estar recibiendo es inversión directa, que verdaderamente estimule las economías internas y el mercado laboral, a la vez que fomente mayores niveles de especialización en cuanto a brindar servicios de calidad y ofrecer productos que abastezcan el mercado interno e incluso que permitan la exportación manufacturada y no solo la explotación de sus recursos naturales por corporaciones extranjeras.

Con esta formula se evitaría la gradual esclavización de un continente africano hundido en deudas multimillonarias que jamás fueron aprovechadas por su población, y eventualmente permitiría a África insertarse en el intercambio y el comercio mundial aprovechando algunas de sus condiciones socionaturales.

El impacto del discurso de Dambisa Moyo ha sido tal que los críticos no se han hecho esperar, manteniendo algunos argumentos también interesantes como el hecho de que si no fuera por esta ayuda ella jamás podría haber viajado de Zambia a Londres, para posteriormente graduarse en Harvard  y por lo tanto jamás habría podido forjar su postura.

No se trata de idealizar la postura de Moyo, quien ademas es empleada de una de las coproraciones financieras más obscuras del planeta, Goldman Sachs, pero lo que queda claro es que discursos como el suyo son sin duda mas genuinos, y eventualmente benéficos, para la históricamente castigada población africana. Esto en en comparacion cautivantes sonrisas y gastadas declaraciones que sostienen las celebridades supuestamente interesadas en el bien de este continente, quienes son representadas por el nefasto Bono como máximo portavoz.

NYT: Dambisa Moyo – The anti-Bono interview



Descubre la vida salvaje de África con estas impactantes fotografías

En The Mara, Shah se encarga de mostrar fotografías al estilo de Maasai Mara, el lugar en donde fueron tomadas, al borde de Parque Nacional Serengeti de Tanzania, y se experimenta cierto aire de dramatismo e belleza animal.

¿Qué se puede aprender de la vida salvaje? Es una pregunta que puede causar mucho interés a biólogos y otros estudiosos de la materia; pero pocos, como unos cuantos artistas, se han dedicado a responderla. El caso como Anup Shah, fotógrafo de la vida salvaje en África, ha llevado a otro nivel este aprendizaje. 

Para él, la vida salvaje es aquella parte que se encuentra, fuera de la ventana, en abundancia, y la cual sólo se necesita un poco de inspiración y creatividad para llegar a conclusiones variopintas sobre las similitudes y diferencias entre la vida animal y humana, los sutiles detalles de humanidad que remarcan la unicidad más allá de la especies y rangos, entre otras. Frente a sus conclusiones y urgentes deseos de compartirlos, Shah publicó su nuevo libro The Mara con el Museo de Historia Natural de Reino Unido. 

En The Mara, Shah se encarga de mostrar fotografías al estilo de Maasai Mara, el lugar en donde fueron tomadas, al borde de Parque Nacional Serengeti de Tanzania, y se experimenta cierto aire de dramatismo e belleza animal. Si quieres conocer los resultados, te compartimos las siguientes fotografías: 

 



Bili-Uele, hogar de una comunidad de chimpancés con comportamientos y costumbres únicas en su género (VIDEOS)

El investigador Cleve Hicks publica grabaciones de este grupo de primates en su medio ambiente.

Ubicado al norte de la República Democrática del Congo (DRC), el bosque de Bili-Uele alberga una peculiar comunidad de chimpancés. Para llegar a ellos, los investigadores encargados del estudio  se adentraron en terrenos inexplorados: peligrosos por cazadores furtivos y milicias rebeldes. Y colocando cámaras en áreas estratégicas, descubrieron la organización tan singular de estos primates.

El primatólogo Cleve Hicks comenta a The Guardian que esta comunidad es probablemente la más grande que exista en África: “Estimamos [que hay] alrededor de mil individuos, quizás unos diez mil, en un área de 50 000 km”. Con base en su investigación, el autor explica que este grupo es el último que aún prospera de una manera “mega-cultural”: una brigada de machos se encarga de patrullar su territorio, las madres les enseñan a sus hijos cómo utilizar ciertas herramientas para comer multitudes de insectos, tienen banquetes cuyos alimentos son leopardos, construyen nidos más seguido que otras comunidades, y además tienen un gusto peculiar por los gigantes caracoles africanos.

Entre otros hallazgos, los investigadores se dieron cuenta que en las grabaciones no había una sola presencia humana, lo que significaría que la región es una de las últimas naturalezas vírgenes en África. Por el otro lado, aunque el número de primates parece estable, el número de elefantes ha disminuido considerablemente: desgraciadamente el comercio ilegal de marfil ha llegado a  Bili-Uele. En el video, Hicks menciona que han encontrado cráneos quemados de elefantes en un campo de cazadores.

Uno de los miedos latentes de los investigadores es que esta tierra virgen pueda convertirse en el nuevo centro de cacería. Y aunque los chimpancés están protegidos por la ley de la RDC por encontrarse en peligro de extinción, Hicks se preocupa porque “sólo se trata de una ley en un papel”, ya que considera tanto a las fuerzas oficiales de seguridad como a la milicia las verdaderas fuentes del peligro. No obstante, Cleve Hicks sigue cumpliendo su misión en conocer más a profundidad estos animales para poder protegerlos.