Reconstruyendo una nación: hombre planta 1 millón de árboles en Etiopía

La épica labor de reforestación de Gasha Tahir en Etiopía lo ha llevado a sembrar más de un millón de árboles; su objetivo es transformar África en un continente verde

“Planta un árbol, escribe, un libro, y ten un hijo”, reza la frase popular, pero si eres lo suficientemente prolijo, porque no un millón. Gashaw Tahir, se ha convertido en el Genghis Khan de la bionatura, al regresar a su natal Etiopía para plantar más de un millón de árboles y así consagrar una historia verderamente eco épica.

La ejemplar historia de Tahir, ciudadano de Estados Unidos, es la del sueño americano llena de cliches y melodrama (es utilizada incluso por el gobierno de Estados Unidos como propaganda), sin embargo, superando esta membrana de programación mediática, es de destacar y aplaudir su monumental trabajo de reforestación.

Tahir a realizado una labor de “grassroots”, voz a voz, reclutando gente de su pueblo para que estos a su vez reclutaran a más gente expandiendo su iniciativa. En sólo dos hectareas plantaron miles de semillas. Ahora Tahir, el eco terrateniente verde, tiene más de 11 mil hectareas en Etiopía donde se han plantado más de un millón de árboles. Influenciado por el positivismo estadounidense, Tahir, no quiere deternerse ahí, y sueña con volver verde a todo su continenete, África, la “motherland”.

Nota cortesía de Pijama Surf



¿Es viable plantar millones de árboles?

Muchos países quieren plantar millones, incluso trillones de árboles para regenerar bosques y selvas. Sin embargo, la reforestación no es una cosa tan sencilla.

Los árboles no son sólo árboles, en abstracto. En realidad son complejos seres capaces incluso de comunicarse entre sí, y que necesitan de condiciones especificas para sobrevivir. Porque cada especie de árbol –de las cuales existen más de 60 mil conocidas– es distinta.

reforestacion arboles plantar trillones

Pero no fue sino hasta hace poco que se tuvo la primera base de datos sobre las especies de árboles y su distribución mundial. Gracias a esto, ahora se sabe más de los árboles y de las condiciones que les son favorables.

 

¿Por qué esto es importante para la reforestación?

reforestacion-ecologica-tecnologia-como-reforestar-bosques

Debido a las particularidades de cada ecosistema y de cada árbol, la reforestación no es algo fácil de hacer. Muchos fracasos han precedido a las jornadas de reforestación en áreas naturales, o a los intentos de los gobiernos por reverdecer las metrópolis…

Esto se debe a que no se toma en cuenta qué especies de árboles deben ser usadas.

Por eso, los biólogos y otros expertos de todo el mundo están buscando ampliar sus conocimientos sobre los árboles y sus especies, así como sobre los distintos ecosistemas que habitan.

Los efectos de los insectos y otros animales sobre los árboles, así como el tipo de suelo, el cambio del clima y por supuesto la especie de árbol, serán factores a tomar en cuenta antes de pretender hacer crecer a un árbol en cualquier lugar. Y es que en el caso de la reforestación, como ocurre también en la agricultura sutentable, estamos ante la necesidad de plantear nuevas estrategias y no sólo dejar que la naturaleza siga su curso.

por que reforestacion es compleja dificil-01

 

 

 

 

 

Conocimientos arbóreos para la reforestación

En ese sentido, parece que no necesariamente se tienen que plantar árboles endémicos en las áreas a reforestar. Según se ha podido comprobar, existen especies, como el eucalipto y el pino, que se adaptan a casi cualquier ecosistema, y que pueden crecer hasta en suelos degradados.

Así, la diversidad arbórea puede ser una de las respuestas para mejorar la reforestación del futuro, aunque también se debe tomar en cuenta que existen especies de árboles que se dedican a robar los recursos del suelo, lo que a la larga afecta a otros árboles.

reforestacion-ecologica-tecnologia-como-reforestar-bosques

Otra ventaja de reforestar a partir de un amplio conocimiento sobre los árboles es que se puede optar por plantar árboles frutales, los cuales sirvan como fuente de alimento para las comunidades aledañas a los territorios reforestados, como bosques, selvas y parques nacionales. Eso es lo que se conoce como “agroforestería”, la cual además promueve la participación de la gente en el cuidado de las áreas naturales.

Pero lo más importante es que, mediante una reforestación consciente, podemos no sólo devolver a la naturaleza lo que vorazmente hemos depredado, así como mitigar las consecuencias del cambio climático, sino que podemos evitar la extinción de decenas de árboles que están en peligro de desaparecer.

Poco se dice del riesgo que corren muchos árboles ancestrales, pero lo cierto es que más de 9 mil están en peligro de extinción.

Así que la reforestación es una tarea amplia, para la cual no bastará plantar una semilla y olvidarnos. Será necesario unir conocimientos ancestrales, filosofías ecológicas y el poder de la tecnología para superar la encrucijada en la cual se encuentra el reino vegetal, y con él, sus habitantes más portentosos: los árboles.

 

* Imágenes: 1) ©Pete Oxford; 2) Koa Project; 5) mediterraneanpermaculture.com 



Un hombre (solo) recupera 20 mil m2 de vegetación en Brasil

Lleva sembrados unos tres mil árboles que han convertido el sitio en una abrumante y hermoso ecosistema.

Foto: Agencia O Globo 

“La naturaleza sólo necesita un pequeño empujón para mostrar su gracia”

Luiz Gonzaga

Cuando la acción del hombre ha devastado un ecosistema pareciera que no hay vuelta atrás, pero hay algunos capítulos en los que la voluntad de una sola persona nos deja estupefactos. Uno de los casos más famosos es el del célebre fotógrafo Sebastião Salgado, quien en su famoso documental sobre su trabajo y vida “La Sal de la Tierra”, muestra cómo “revivió” una zona en Brasil que había quedado desolada (lo hizo con la ayuda e iniciativa de su esposa).

Por su parte, otro capítulo, también en Brasil, ha devuelto la esperanza sobre las posibilidades de la recuperación de la vida en zonas prácticamente devastadas; hace apenas 3 años, en el 2012, el biólogo Luiz Gonzaga comenzó a reforestar una zona en la laguna de Itaipú, cerca de Río de Janeiro, en el borde del canal Camboatá. Desde entonces, prácticamente él solo ha reforestado hasta 3 mil árboles y recuperado unos 20 mil metros cuadrados en la zona de la laguna.

Años de erosión llevaron a que este sitio solo tuviese cangrejos y arena como sus habitantes, ahora han regresado las aves y este espacio, a donde los locales arrojaban escombros, se ha convertido en una reserva natural. Una sola persona, con el poder suficiente de su convicción sobre la inteligencia subyacente en la naturaleza, nos muestra un milagro.

F58

Foto: Agencia O Globo

 [Ecocosas]