Los Obama nadan en las aguas del Golfo de México

Como parte de su camapaña para reestablecer el turismo y reactivar la economía que tanto ha golpeado el derrame de petróleo, Barack Obama y su hija Sasha nadaron en las costa estadounidense del Golfo de México. Como sucede con el presidente, estos actos aparentemente cotidianos de una familia son eventos mediáticos y mientras Obama y […]

Como parte de su camapaña para reestablecer el turismo y reactivar la economía que tanto ha golpeado el derrame de petróleo, Barack Obama y su hija Sasha nadaron en las costa estadounidense del Golfo de México. Como sucede con el presidente, estos actos aparentemente cotidianos de una familia son eventos mediáticos y mientras Obama y su dulce hija menor se echaban un “chapuzon” los reporteros tomaban fotos. La famila Obam tomó una breve ‘vacación’ en Florida, en la que el presidente se reunió con empresarios locales.

Obama dijo que como resultado de la limpieza, las playas y los mares son seguros para la pesca y el turismo, pero enfatizó que aún queda mucho por hacer. La industria turística de Florida ha reportado grandes perdidas por el derrame de petróleo de la plataforma Deepwater Horizon de BP, esto no obstantqque sólo 16 playas de 180 fueron afectadas por el derrame según el gobierno de Florida. Las vacaciones de los Obam buscan dar confianza a los turistas en torno a estas playas.

Mientras Obama señala que las playas están limpias de petróleo algunas personas dicen que en realidad no se puede saber todavía si esto es así, ya que la información que se tiene al respecto no es muy completa y porque BP y la agencia NOAA han emitido información engañosa en ocasiones anteriores.

Para su cumpleaños, el domingo pasado, Obama comió camarones gigantes del Golfo de México, parte también de su campaña por inspirar eco-confianza ante este oscuro desastre.



Zona marina del Golfo de México está completamente muerta

Gene Turner, uno de los investigadores, explica que esta es una llamada de atención para conscientizar los recursos disponibles a nuestro alcance, de modo que evitemos su abuso y desperdicio.

En las profundidades del Golfo de México, una zona de 13 000 km2 no cuenta con la cantidad suficiente de oxígeno para la vida marina. Y de acuerdo con los investigadores del Coastal Ecology Institute de la Universidad Estatal de Louisiana (EE.UU.), la causa principal de este fenómeno es el exceso de nutrientes desperdiciados en las granjas vecinas del río Mississippi, que desembocan en el golfo.

Los científicos explican que, al haber un exceso de nutrientes (con fertilizantes químicos) en el agua, incentiva la proliferación desmesurada de algas, las cuales consumen casi todo el oxígeno del agua; por consiguiente, peces ni crustáceos pueden vivir ahí. 

Gene Turner, uno de los investigadores, explica que esta es una llamada de atención para conscientizar los recursos disponibles a nuestro alcance, de modo que evitemos su abuso y desperdicio. 

 



El derrame de petróleo seguirá afectando al fondo del mar por décadas

El derrame masivo de petróleo en el Golfo de México, ocurrido en 2010, no ha terminado de afectar al mundo. Reciente estudio revela que sus estragos en el ecosistema del fondo del mar tomarán décadas en disiparse.

El pasado septiembre, Reuters reportó que el ecosistema de las profundidades del mar alrededor del derrame masivo de petróleo podría tomar décadas en recuperarse de los efectos del desastre. Esto por supuesto es muy lógico, pero es difícil de imaginar. El derrame tuvo su mayor impacto en el ecosistema de un área de alrededor de 24 kilómetros cuadrados alrededor de la fuente, pero efectos moderados fueron vistos a 158 kilómetros cuadrados.

La rica biodiversidad del fondo del mar fue inmensamente reducida por las oleadas de petróleo, las cuales fueron de 183 metros de ancho y 1.9 kilómetros de longitud.

“Dadas las condiciones de las profundidades del mar, es posible que la recuperación del hábitat del suelo suave y las comunidades vecinas asociadas tomarán décadas o más”, concluyó el reporte.

El caso de Macondo fue el caso de derrame costa afuera más grave de toda la historia de E.U., y la contaminación se expandió tanto en el espacio (el mar) como en el tiempo (las décadas que tardará en recuperase).

Haríamos bien en recordar las terribles consecuencias del evento, que estamos, directa o indirectamente, viviendo ahora mismo.