10 consejos alimenticios para reducir la presión alta

La presión alta es uno de los males más comunes en la actualidad pero existen maneras naturales de combatirla si cambias tu mala alimentación

La presión alta es un mal que en la mayoría de los casos tiene un origen multifactorial, es decir, responde a la sincronización de diversas causas, generalmente ligadas a malos hábitos en la vida cotidiana: estrés, poca actividad física, una dieta poco saludable, obesidad, tabaquismo, o en algunos casos corresponde a un legado genético.

Al parecer la cocaína ya no es el único polvo blanco que tiene en jaque a la salud colectiva, ya que ahora esta acompañada por la sal, ese mítico elemento de la tradición alquímica que ha acompañado a la humanidad durante milenios, pero cuyo consumo excesivo puede representar grandes males para nuestra salud. Es importante enfatizar en que estas medidas no sólo pueden aplicarse en respuesta a la presión alta sino también como medida preventiva. Ecoosfera te presenta diez consejos prácticos, para reducir tu nivel de presión sin necesidad de medicamentos sólo modificando tu dieta.

1) Reducir el consumo de sal

Idealmente no debería de rebasarse el consumo de 2.3 gramos de sal al día, lo que equivale a una cucharada pequeña. Pero para no sacrificar tanto sabor en busca de la salud, te puedes acostumbrar a sustituir la sal por especies, hierbas aromáticas, ajo, o vinagre.

2) Evita la comida empaquetada

Esas cuasi mágicas cenas pre preparadas y congeladas que en los ochentas y noventas nos parecía un regalo de dios, así como la mayoría de alimentos pre cocinados y empacados industrialmente, deben de evitarse. Estos alimentos contienen altos niveles de sodio y en cambio son bajos en proteínas y otros nutrientes. Se pueden sustituir por sobras de comida preparada en casa que se congelan para que perduren o en el pero de los casos busca comida congelada, pre preparada, pero que sea baja en sal y de origen orgánico.

3) Abandona la comida enlatada

Por más prácticas que te parezcan las sopas enlatadas, estilo las míticas sopas Campbells consagradas por Andy Warhol, trata de dedicarle un poco de tiempo a tu alimentación y prepara sopas y potajes caseros. Incluso puedes cocinar un par de ellas los fines de semana y congelarlas para que te alimenten a lo largo de la semana. La mayoría de estas contienen altos niveles de sodio a pesar de que indiquen lo contrario.

4) Utiliza aceite de oliva y vinagre en tus ensaladas

En lugar de utilizar aderezos compuestos para condimentar tus verduras y ensaladas, sustitúyelos por aceite de oliva y vinagre balsámico.

5) Mantén tu distancia de los embutidos y carnes procesadas

El tocino, el salami, y similares, así como las carnes procesadas son una de las mayores fuentes de sodio. Por ello te aconsejamos que si eres un amante de este tipo de productos los reserves sólo para festejarte el día de tu cumpleaños.

6) Evita los productos conservados en vinagre salado

Las aceitunas, pepinillos, y similares, se conservan en un líquido repleto de sodio. Mala opción. En todo caso consigue los mismos productos naturales y tu mismo envásalos regulando la cantidad de sal que utilizarás.

7) Palomitas de maíz

Dicen que el buen cine debiera ser observado sin ingerir alimentos para no distraer el pensamiento y la reflexión con procesos digestivos. Pero si lo tuyo son los blockbusters y tienes una necesidad casi fetiche por acariciar palomitas mientras disfrutas la última película de Leonardo Di Caprio, opta por la versión natural sin sal.

8) Harinas blancas

Las harinas blancas son un mal negocio para la salud y para la presión arterial. Refina un poco el paladar y accede al paraíso de lo integral: pastas, pan, y derivados, de grano entreno, incluyen mucho menos sodio, favorecen los procesos digestivos, y pueden ser mucho más ricos que la harina blanca.

9) Lácteos

Abandona esa grasosa mantequilla tradicional, olvida los quesos procesados, y la leche entera. Todo ello es fácilmente sustituible por similares naturales, no procesados, bajos en grasas, y con mucho menor cantidad de sal. Además, estos productos alternativos contienen potasio, un mineral que ayudará a disminuir la presión sanguínea.

10) Consume chocolate obscuro

No todo son restricciones en cuestión de salud alimenticia, el chocolate negro u obscuro ha comprobado ayudar a reducir la presión ya que dilata los vasos sanguíneos. Así que siempre que creas que ha sido un sacrificio demasiado grande mantener tus saludables hábitos alimenticios, recompénsate con un buen trozo de este producto.

También en Ecoosfera: Cómo bajar la presión alta de forma natural y alternativa



¿Cómo limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales? (Consejos prácticos)

Aplicando estos consejos puedes ser parte del cambio a una sociedad sin tóxicos y evitar el consumo de químicos en frutas y vegetales.

Tus vegetales y frutas pueden estar relucientes y hermosos, sin que sucumbas al uso de pesticidas tóxicos. Limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales es parte del cambio de una sociedad sin tóxicos, y una responsabilidad compartida que puede lograrse con pequeñas acciones. 

 

¿Por qué es necesario limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales?

como limpiar desinfectar-frutas-y-verduras vegetales-de-pesticidas

Los pesticidas son necesarios para evitar las plagas que, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), afectan a entre un 25 y un 35% de la cosecha mundial. El problema es que los químicos de los pesticidas se adhieren a las frutas y verduras que comemos e, ingeridos en grandes cantidades, pueden ser muy dañinos para la salud.

Lo más recomendable es consumir productos orgánicos. No obstante, te damos algunos consejos prácticos por si necesitas otra opción para limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales.

Estos consejos  te ayudarán a eliminar desde insecticidas hasta ceras que se usan para que brille la fruta:

Remoja en bicarbonato y vinagre

Esta opción te ayudará a eliminar gran parte de las sustancias tóxicas. Coloca un recipiente lleno de agua y agrega una cucharada de bicarbonato y otra de vinagre. Deja remojar las frutas y vegetales.

Utiliza vinagre de manzana

Basta con diluir un vaso de vinagre de manzana en 1 litro de agua y lavar los alimentos con esta mezcla para limpiar las frutas y los vegetales de los pesticidas que contienen.

Elimina hojas externas dañadas

Las bacterias que causan enfermedades crecen más rápido en las hojas en mal estado. 

Rechaza las secciones con hongos

Retira las áreas de frutas y verduras con hongos, cortes, heridas o zonas dañadas y demasiado maduras.

Utiliza un cepillo de dientes

Otra forma de limpiar las frutas y los vegetales es utilizando un cepillo de dientes. Frótalos suavemente, de modo que los residuos y las suciedades se eliminen por completo. 

origen alimentos ha dado cada país mundo-mapa

Vinagre y sal

Mezcla un vaso de vinagre con medio litro de agua con sal. Después introduce el alimento en la mezcla y deja que repose durante 30 minutos.

Retira la piel de frutas y vegetales

Aunque muchos nutrientes están en las cáscaras, también es la parte que más es afectada por los pesticidas. Limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales puede ser más fácil de lo que crees.

Vinagre, bicarbonato y limón

Remoja en agua, con una parte de vinagre por cuatro de agua. Agrega ¼ de taza de bicarbonato y el jugo de un limón. Remoja mínimo 20 minutos. 

Lava hierbas en manojos pequeños

Lava las hierbas como el apio, el perejil, la menta o el cilantro en pequeños manojos, y da vuelta a cada una hasta que todas las ramas queden limpias.

Desinfecta con extracto de toronja y bicarbonato

Mezcla 20 gotas de extracto de semillas de toronja con una cucharada de bicarbonato de sodio, una taza de vinagre blanco y una taza de agua. Diluye y vierte la mezcla en un rociador.



Cómo bajar la presión alta de forma natural y alternativa

Regularla es posible (con una dosis de naturaleza).

Más que una enfermedad, la hipertensión es un reflejo de los ritmos de vida a los que nos encontramos expuestos. Y es que tener la presión alta proviene de malas prácticas a las cuales no siempre podemos escapar, y estas ponen bajo una fuerza casi insoportable a nuestras arterias (y sin duda, a nuestra mente).

Para imaginártelo, basta que cierres con fuerza tu puño durante 10 segundos. Verás que la presión en algunos puntos de tu mano comienza a ser insoportable. ¿Te imaginas lo que pasa si tus arterias están bajo una presión similar todo el tiempo? Lo que esto puede provocar, entre otras cosas, es una serie de complicaciones para diversos órganos, como el cerebro, el corazón y los riñones, y si lo quieres ver más allá, influye en la manera en que percibes la vida.

Por ello, evitar la hipertensión es fundamental, y más aún si nos imaginamos lo delicado de nuestro equilibrio corporal. Lo más importante para poder regularla es intentar no exponerse a escenarios abrumadores, no tener una vida sedentaria y procurar no consumir alcohol ni sodio en exceso. Pero esto, en el actual estilo de vida, puede verse medianamente lejano. 

 

Remedios caseros para bajar la presión alta (hacks naturales)

Frente a lo anterior, es imprescindible contar con hacks esenciales que nos permitan regular la presión de formas más orgánicas. Es decir, que nos ayuden a sortear la existencia sin tener que acudir a sustancias externas. Estos consejos funcionan mucho mejor si los combinas con una dieta balanceada que no incluya comidas procesadas, harinas refinadas o lácteos, y si evitas a toda costa los cigarrillos.

  • Toma baños calientes con sales de Epson (que puedes conseguir en la farmacia) durante 20 minutos antes de acostarte.
  • Utiliza medias elásticas de compresión. Ayudarán a reducir la cantidad de sangre estancada en tus piernas.

  • Siéntate con frecuencia durante el día.

  • Antes de cambiar de posición, permanece inmóvil por un momento realizando respiraciones profundas antes de levantarte.

  • Ten un perro (está comprobado que reducen el riesgo de ataques cardíacos y bajan la presión alta).

  • Toma mucha agua para elevar los niveles de tu presión arterial.

  • Haz cinco comidas pequeñas al día, en lugar de tres grandes.

  • Al acostarte, eleva tus pies hacia el cielo (puedes incluso dormir así). Esto ayudará a la circulación sanguínea.

  • Toma remedios naturales que tengan coenzima Q10, omega 3 y vitamina B. Lo puedes encontrar en los siguientes alimentos: aceite de pescado, ajo, cúrcuma, jengibre, cayena, aceite de oliva, nueces y espino blanco.

  • También procura tomar remedios naturales que tengan magnesio y cromo. Por ejemplo, tomate, papa, frijoles, salmón, cebolla, naranja, frutas y frutos secos.

  • No olvides el aguacate. Tiene potasio, que te ayudará a combatir excesos de sodio, y fibra, que minimiza la presión arterial.

  • Practicar actividades relajantes, tales como meditación y yoga.

  • Sal a caminar y regula tu respiración a cada paso.