La tranquilidad que generalmente se siente en la naturaleza no es solamente un hecho mental, es también una manifestación física. El lugar hace la diferencia y el contacto con ella puede ayudar al cuerpo a generar las células que necesita para matar el cáncer.

El reporte realizado por científicos finlandeses para el World Forestry Congress, que se lleva a cabo en Seúl, revela que pasar tiempo en los bosques ayuda a reducir el estrés, la fatiga muscular, la depresión y el síndrome de déficit de atención. También revela que medicamentos como el Taxol, fabricados a partir de algunos árboles, están siendo usados para combatir varios tipos de cáncer, entre ellos el cáncer de mama.

Esta información será usada para que los urbanistas tengan en cuenta los beneficios de los bosques y los árboles en las nuevas planeaciones urbanas.

La clave de los beneficios de los bosques tiene que ver con que éstos reducen los niveles de ansiedad y estrés, lo cual genera las condiciones propicias para que el cuerpo produzca células sanas que maten el cáncer. El verde no sólo es vida, el verde mata la muerte.