Plástico elaborado a base de maíz que se degrada en segundos

Alumnos del IPN de México desarrollan un plástico no tóxico, que puede degradarse fácilmente e incluso es comestible

De acuerdo con estudios de las Naciones Unidas el 70% de los residuos contaminantes que genera la humanidad provienen de los polímeros, es decir del plástico. Como una variable más de nuestra adictiva dependencia al petróleo, elemento popular para la producción de este material, en las últimas décadas nos hemos convertido, literalmente, en una sociedad de plástico.

La típica imagen de una niña linda o un tipo atlético, ataviados deportivamente, con una botella en la mano que contiene una bebida industrial “sana” se nos ha vendido como un ícono de bienestar, de respeto al entorno. Sin embargo, las bebidas embotelladas en plástico son uno de los principales contaminantes y su atuendo elaborado de fibras sintéticas seguramente no favorece a la salud planetaria. El punto de esto es que los medios tradicionales así como la publicidad han contribuido enormemente a que nuestra cotidianeidad se haya convertido en una “polímera existencia”.

Afortunadamente existen iniciativas como la desarrollada por alumnos del Instituto Politécnico Nacional en México. Este grupo de jóvenes recién presentaron un plástico hecho a base de maíz, que es ingerible, no es tóxico, puede degradarse en cuestión de minutos al mezclarse con agua y, por si fuera poco, una vez degradado representa un efectivo abono.

El proyecto, encabezado por José Alfredo Carbajal Herrera y Víctor Hugo Reyes García, se denomina Proceso de Automatización Aplicado a la Industria en Procesos de Polímeros Biodegradables en Agua (PAAI).  Además, el material que extrajeron es tan flexible que podrá ser aprovechado en diversas industrias como la de juguetes, autopartes, y bolsas de supermercado, entre otros.

via El Informador



El desastre ambiental del #huachicoleo y por qué urge frenar nuestro pánico colectivo

Es clave que sepamos los porqués de esta situación, que mantengamos la calma y sigamos informándonos.

Desde que comenzó el desabasto de gasolina el día de ayer, ha habido caos y molestia en la sociedad civil, que está viviendo una auténtica crisis. Pero, ¿está realmente justificada esta medida? ¿O qué tanto contribuyeron las fake news al pánico colectivo? ¿Y cuándo volverá todo a la normalidad?

Según afirmó Andrés Manuel López Obrador en su conferencia de prensa de hoy, los ductos de Salamanca-León fueron cerrados para poder detectar las redes alternas clandestinas que se han construido para sustraer el hidrocarburo de manera ilegal. Esto es lo que ha provocado el desabasto. Pero no solamente: la noción colectiva es que también podría deberse a que la medida no fue bien planeada.

 

¿Qué desató el pánico?

Hasta ahora parece que las fake news y las cadenas de WhatsApp son las que han promovido el caos, así como la información de boca en boca que hizo a la gente prevenirse. Lo malo es que esto último ocasionó filas literalmente kilométricas en las gasolineras de la CDMX (40 de las cuales ya suspendieron servicios), así como en gasolineras de otros estados, como Veracruz, Morelia y el Estado de México.

Pero el gobierno insiste en que no hay desabasto, sino atraso:

Apoyar esta medida podría ser importante para el medioambiente…

Otro dato que aportó AMLO en su conferencia matutina respecto al desabasto de gasolina y a otras medidas que está tomando su gobierno contra el huachicoleo, es que gracias a éstas ha habido una caída insólita en el robo de hidrocarburos. El día martes 8 de enero sólo fueron robadas 27 pipas, cuando la cifra estándar había sido de 1,000.

desabasto-gasolina-desmiente-amlo-razones-pemex-huachicoleo

Esto es importante para el medioambiente, pues algo de lo que poco se habla es de la huella ambiental del huachicoleo. Según los datos sobre sustentabilidad de Pemex, recogidos por HuffPost:

El huachicoleo provocó el crecimiento de 13.5% de las zonas contaminadas
por Petróleos Mexicanos de 2012 a 2015.

Y es que esta práctica de sustracción ilegal, que es realizada por una compleja red de diversos sectores involucrados, provoca el deterioro de los ductos. Durante el mismo período analizado en el Informe de Sustentabilidad 2015 de Pemex, este deterioro se incrementó un 23%.

Además, el derrame de estos combustibles durante su extracción ilegal puede dañar los suelos, provocando que pierdan sus propiedades físicas. Y su combustión en el aire al ser liberados lleva a un importante aumento en la emisión de gases de efecto invernadero, de acuerdo con José Víctor R. Tamariz Flores, investigador de la Benemérita Universidad de Puebla.

Evitar la huella ambiental que ha provocado el huachicoleo en los últimos años sería una buena razón para que, como ciudadanos, tengamos paciencia con la cuestión del desabasto de gasolina. Como sea, no debemos dejarnos llevar por fake news ni cadenas de dudosa procedencia: la información, en estos casos, es nuestra aliada, tanto para nuestra acción inmediata como para hacer cualquier reclamo a los políticos.