NASA crea el primer mapa global de bosques usando lasers

Usando tres satélites de la NASA, un grupo de científicos ha creado el primer mapa que detalla la altura de los bosques del planeta. La data fue recopilada con los satélites ICESat, Terra y Aqua. Los últimos dos son responsable de la mayoría de las imágenes de la NASA del derrame de petróleo del Golfo. Esta información […]

Usando tres satélites de la NASA, un grupo de científicos ha creado el primer mapa que detalla la altura de los bosques del planeta. La data fue recopilada con los satélites ICESat, Terra y Aqua. Los últimos dos son responsable de la mayoría de las imágenes de la NASA del derrame de petróleo del Golfo.

Esta información ayudará a entender cómo los bosques almacenan y procesan el carbón. Aunque existen varios mapas locales del dosel -de las alturas de los bosques-, este es el primer mapa global con mediciones estandarizadas.

La tecnología laser LIDAR fue usada para capturar los datos.  Se midió el dosel al disparar un pulso luminoso a la superficie y observar cuánto tiempo tardaba en regresar en comparación con el tiempo registrado para el punto más alto de los árboles. El mapa está basado en 250 millones de pulsos laser recolectados en más de 7 años

El mapa confirma que los árboles más altos se acumulan en el noroeste de América y en algunas partes del sureste de Asia.  Bosques coníferos  de clima templado -con especies como los secuoyas o los abetos de Douglas- tienen el dosel más alto (más de 40 metros). Los bosques de lluvia tropical miden alrededor de 25 metros, similares a la altura de los poderosos robles (muy apreciados por los druidas).

Los humanos emitimos 7 mil millones de toneladas de carbón al año.  La atmósfera se lleva 3 mil millones, el océano se lleva otros 2 mil millones. Los científicos se preguntan dónde quedan las otros dos mil millones: sospechan que los bosques capturan la  mayor parte a través de la fotosíntesis; los bosques jóvenes absorviendo la mayoría.

Vía Tree Hugger



La NASA detecta un disco que “no debería existir” cerca de un agujero negro

Un extraño morador cósmico fue visto merodeando de forma muy inusual a un agujero negro “hambriento”.

Parece que, mientras más sabemos sobre los agujeros negros, más misterios alrededor de este fenómeno inundan el asombro humano. En la última publicación de Stephen Hawking, una de las figuras que dedicaron su vida a profundizar en la naturaleza de los agujeros negros, Hawkings afirmó por primera vez que los agujeros negros no “desaparecen” lo que se tragan, sino que conservan algo de información grabada en su “pelo suave”. 

Ahora, un equipo de investigadores de la NASA encontró una irregularidad mientras observaban un agujero negro masivo situado en la galaxia NGC 3147, a 130 millones de años luz de la Tierra. Con ayuda del telescopio Hubble, la NASA pudo detectar la presencia de un inusual “disco” orbitando alrededor del agujero negro, algo aparentemente extraordinario puesto que es muy extraño que no haya sido tragado; “no debería estar allí”, explica el investigador Stefano Bianchi.

 

¿Por qué es extraño que este disco merodee alrededor del hoyo negro?

Al parecer, el disco de acreción (una estructura en forma de disco, compuesto de gas y polvo girando en torno un objeto central masivo) merodeaba a un agujero negro “hambriento” (es decir, un hoyo que no “se traga” el suficiente material cósmico como para “ser saciado” con regularidad). La presencia de este disco sorprende porque la galaxia es poco activa. Se considera que las galaxias con un núcleo de baja luminosidad tienen un agujero negro hambriento porque no hay material para alimentarlo regularmente. Lo que sorprende a los investigadores es encontrar un disco delgado muy parecido a los que se hallan en las galaxias activas en este lugar.

De hecho, lo interesante es que los discos de acreción, al estar compuestos de grandes cantidades de gas y polvo, suelen ser objetos muy luminosos. De acuerdo con el informe de la NASA, el disco está tan profundamente incrustado en el intenso campo gravitatorio del agujero negro que la luz del disco de gas se altera, dando a los astrónomos una mirada muy peculiar sobre los procesos dinámicos que ocurren cerca de un agujero negro.

Los investigadores eligieron esta “galaxia activa de baja luminosidad” para su estudio, precisamente por tratarse de un territorio cósmico que alberga suficientes hoyos negros hambrientos. 

Esta observación permite analizar con gran detalle las teorías de la relatividad general de Einstein. El material del disco gira alrededor del agujero negro a más del 10% de la velocidad de la luz, con lo cual el gas es más brillante cuando se acerca a la Tierra y se atenúa cuando se aleja. 

“Nunca hemos visto los efectos de la relatividad general y especial en la luz visible con tanta claridad”, añadió Marco Chiaberge, integrante de la investigación. 



Nuestro bosque, nuestro territorio: cosmovisiones indígenas

En este artículo se habla de la dualidad de visiones presentes desde las cosmovisiones indígenas y los planteamientos gubernamentales para el manejo y conservación de los bosques.

* por Bárbara Baltazar

 

“Caminar en el bosque, es andar nuestro territorio”; estas palabras fueron clave para iniciar la conversación con una María, mujer de la población rarámuri, quien una mañana me guió sobre los senderos de su territorio para mostrarme dónde estaban los bosques de la comunidad.

Esas palabras son la suma precisa de la cosmovisión de las comunidades y los pueblos originarios. Cuando pensamos en los bosques del mundo, tendemos a dibujar en nuestra mente grandes columnas de vegetación, el trinar de las aves, la majestuosidad de los paisajes, y quizá dejamos de lado algunos otros elementos que para los pueblos originarios están estrechamente vinculados.

El territorio nos refiere directamente a una extensión geográfica que brinda un sentido de pertenencia. Desde la cosmovisión indígena en el territorio se llevan a cabo las actividades culturales, productivas y sociales. Los bosques de cada una de las comunidades indígenas son parte esencial del territorio, representan el entorno de resguardo de la flora, la fauna, el agua y la provisión de los elementos culturales que enmarcan la cosmovisión. Un territorio integrará una visión holística de inter e intrarrelaciones donde los elementos constituyen “el todo”.

Actualmente, tanto la política como la legislación en materia ambiental, y particularmente la aplicable al sector forestal, fragmentan las acciones de intervención en las unidades de atención. Frente a ello, las comunidades indígenas se enfrentan al desafío de entender la lógica propuesta desde “fuera”. Las instituciones oficiales que tienen bajo mandato la promoción de las políticas públicas, distan de entender que en la realidad las formas de organización y cosmovisiones son diferentes de acuerdo con los contextos de cada una de las diversas regiones bioculturales de México.

En la Sierra Tarahumara, uno de estos grandes desafíos para el manejo de los bosques se pone de manifiesto en las autorizaciones de aprovechamiento forestal y por ende, la ejecución de los programas de manejo. Mientras la tendencia es el incremento de la producción y la productividad de las masas forestales, las comunidades indígenas miran con desconcierto cómo sus territorios van perdiendo gran parte de su riqueza. Estas dos visiones han generado pugnas donde las minorías han sufrido la peor parte, e incluso acciones legales. Los territorios indígenas pierden día a día parte de su integralidad, pareciera como si se buscara borrar de la escena las formas ancestrales de acciones para el manejo y la conservación del bosque. Los bosques sufren de conflictos originados por la tala ilegal, por la presencia de plagas y enfermedades, por la recurrencia de incendios forestales y por ende, los procesos de degradación se aceleran. La cosmovisión se resiste ante esta adversidad, son las poblaciones originarias quienes se empeñan en mantener la integralidad productiva, cultural y social.

Una comunidad, un pueblo indígena concibe su territorio como el espacio donde el todo tiene lugar, donde todo tiene cabida, donde nada está dividido, donde una causa origina un efecto y viceversa. La cosmovisión indígena para el manejo de los bosques tiene grandes enseñanzas y cobra relevancia en esta era de cambio climático: escuchemos, entendamos y seamos asertivos para incorporarlos a las políticas públicas.

¡Feliz Día Internacional de los Bosques!

 

Sobre la autora:

Bárbara Baltazar, abogada, ha colaborado con comunidades indígenas y ejidos forestales en México en la ejecución de proyectos de capacitación e investigación para el manejo y conservación de sus recursos naturales.

Eco Maxei
Autor: Eco Maxei
Eco Maxei Querétaro AC es una organización sin fines de lucro cuya misión es fomentar la coexistencia armónica entre las personas y con la naturaleza. Somos una organización multidisciplinaria, fundada e integrada por jóvenes agentes de cambio desde 2014.