La distorsión ambiental como discurso ecológico: David Meisel

El fotógrafo David Meisel promueve la conciencia ambiental a través de la estética distorsionada de la interacción entre el ser humano y los sistemas naturales

La distorsión ambiental del ser humano jamás había sido tan hermosa hasta que fue plasmada en el trabajo de David Maisel. Más allá de recurrir a paisajes aterradores para fomentar la angustia del espectador y así promover la conciencia de nuestra interacción con el medio ambiente, este fotógrafo californiano exhibe patrones hiperestéticos que nos inducen a una reflexión profunda sobre el cómo nos relacionamos con el entorno y las consecuencias de ello.

Es como si parte del mensaje que incluye la obra de Maisel, es que la belleza del planeta esta incluso más allá de los efectos nocivos que nosotros generemos. Sin embargo, en la impecable armonía que se desdobla en estos paisajes aéreos, nuestra influencia en el escenario resulta, paradójicamente, aún más contrastante a través de la sutileza estética con que se nos presenta la huella del ser humano.

David Meisel, residente de San Francisco, California, lleva más de 20 años documentando la compleja relación entre la perfección de los sistemas naturales y la abrupta intervención humana. Sus series The Lake Project, The Forest, y Mount Saint Helens, son algunos de los más contundentes recordatorios de que cada una de nuestras acciones tiene consecuencias relevantes: la revelación, a través de la luz, del fenómeno causa-efecto.

lak_gr1_m_02

lak_gr1_m_03

lak_gr1_m_04

lak_gr1_m_14

lak_gr2_m_03

lak_gr2_m_09

msh_xxx_m_01

via Pijama Surf



Escucha a Sean Lennon y otros artistas cantar un precioso himno en defensa de la naturaleza (Video)

Rachel Carson y Joni Mitchell inspiraron a un grupo de músicos para interpretar una popular canción de resistencia, y a favor de la naturaleza.

El título original del libro Primavera silenciosa (1960) era Los hombres contra la naturaleza (Men Against Nature), una forma muy cruda y literal de la bióloga Rachel Carson para dar un mensaje sobre una realidad inevitable: el cambio climático.

Antes de publicar el libro que la marcaría para siempre como la primer activista ecológica de la historia, Carson recordó que la poesía suele ser una manera sutil y poderosa de mover corazones y mentes, por lo que decidió titularlo como actualmente se conoce. El título es una referencia al grave problema que los pesticidas provocan tanto en las plantas como en los animales, lo que tiene como consecuencia una primavera silenciosa.

rachel-carson-cancion-ecologia-joni-mitchell-version 3
Rachel Carson / The Wildlife Society

En los años 70, una peculiar artista destacó al sumarse a las poéticas y estridentes ideas de Carson: Joni Mitchell. La cantante de 27 años escribió “Big Yellow Taxi” (de la cual Bob Dylan hizo una versión), canción inspirada en el libro de Carson y que se convirtió en el himno del movimiento proambiental.

Ahora, el grupo The Decomposers (Sean Lennon, Amanda Palmer y Zoe Keating) revivió esta genial obra musical que celebra y, a su vez, defiende el derecho de la naturaleza a cohabitar con nosotros este planeta sin ser destruida. Se trata de una reivindicación de la necesidad de escuchar y aplicar un claro mensaje: el mundo es nuestro, en tanto nos reconozcamos como parte de la naturaleza y aprendamos a vivir en tal armonía. 

Conformada por la vocalista Amanda Palmer, el guitarrista Sean Ono Lennon y la chelista Zoe Keating, la banda ha lanzado el sencillo en colaboración con la escritora Maria Popova y el Consejo de Defensa de Recursos Naturales en Estados Unidos, para recaudar ingresos a partir de las descargas y utilizarlos en beneficio de la naturaleza.

Aquí puedes escuchar esta nueva y preciosa versión en vivo:

 

¿Y tú cómo actúas contra la destrucción del planeta?



Este fotógrafo captó la contradictoria relación entre el ser humano y la naturaleza (FOTOS)

En esta serie de fotografías se descubre como nunca, la tensión entre el ser humano y su hábitat primigenio.

Podemos desafiar a las leyes humanas, pero no a las de la naturaleza, aseguró Julio Verne. Y es que ésta tiene su propia dinámica y su propio ritmo. Es precisamente dicho ritmo el que todo ser humano ha querido modificar, utilizando a la naturaleza a su conveniencia; dominándola, explotándola e impidiéndole desarrollarse como lo había hecho durante los millones de años antes de que fuésemos lo que somos.

human-nature-lucas-foglia-fotografias-naturaleza-hawaii

Eso es lo que el fotógrafo Lucas Foglia busca reflexionar en una cuidada y preciosa serie fotográfica que comenzó en 2006, y cuyo nombre, Human Nature, es ya una antinomia que invita a la reflexión. Y es que pareciera que no hay reconciliación alguna entre esos dos términos, en una época donde la innovación productiva y tecnológica es tan nociva para el medio ambiente y el ser humano se halla cada vez más alejado de la naturaleza, viviendo de manera tan inorgánica que su contacto con lo natural pareciera irreal.

Pero si bien Foglia tiene una crítica a esta situación, también nos demuestra, con sutiles detalles en sus composiciones, cómo reconciliarnos con la naturaleza es posible, si comprendemos lo que ésta tiene de superior a nosotros. La naturaleza se presenta en sus fotografías como una serie de tensiones, de polos opuestos, de depredadores contra predadores, así como de magnetismos en pugna, temperaturas extremas y aguas que bien pueden ser saladas o dulces.

human-nature-lucas-foglia-fotografias-libro-portada

Son esas fuerzas las cuales nos negamos a aceptar que se encuentran más allá de nuestro dominio; esas contradicciones que queremos modificar y erradicar, las que lucen hermosas en estas composiciones donde el ser humano es sólo otro bello elemento en una serie de paisajes alrededor del mundo.