Monsanto busca patentar la carne de animales alimentados con sus transgénicos

El gigante de los transgénicos busca patentar a los animales que se alimentan con sus granos genéticamente modificados, así como los productos derivados: tocino, aceites, cereales…

Que Grupo Monsanto persigue una estrategia que le permita eventualmente apropiarse de los recursos básicos de nuestra cadena alimenticia no es ya un secreto. Sin embargo, aún considerando esto, resulta increíble la nueva movida de esta obscura corporación: patentar aquellos animales que son alimentados con sus granos transgénicos!

Reforzando la tendencia que busca monopolizar la alimentación humana a través de patentes,  y que ha provocado que las solicitudes para patentar un producto en el sector alimenticio se hayan duplicado desde 2007, ahora Monsanto y otras corporaciones transnacionales apuntan a un segundo espectro  de productos: la carne de los animales que son alimentados con los granos, genéticamente modificados, que proveen dichas corporaciones.

Actualmente ya existe una solicitud de patente por parte de Monsanto (WO201027788) para registrar el tocino y la carne que se origina de animales alimentados sus granos. Incluso, en 2009 esta misma corporación logró patentar la cadena de producción de alimentos derivados se sus cultivos, desde avena hasta aceites comestibles. Sobra decir que la misma política, que encarna cabalmente la voracidad y el cinismo de Grupo Monsanto, también busca aplicarse a la acuacultura y la pesca cultivada.

La estrategia es tan sencilla como obscura:

1) Por un lado fomentaron inicialmente la patente de granos genéticamente modificados (que por cierto se ha comprobado que su consumo conlleva graves consecuencias a la salud humana). Por otro lado resulta que la naturaleza de estos granos es similar a la de una plaga, es decir al polinizar o inseminar cultivos vecinos contagian a los mismos de su condición transgénica y por lo tanto se apropia legalmente de los mismos.

2) Acto seguido estas políticas agroexpansionistas, así como legislaciones pre cabildeadas que favorecen a sus intereses financieros, provocan que Monsanto controle un enorme porcentaje de los campos de cultivo en el mundo, y frente a aquellos que se abstengan de vender sus tierras o subordinarse como proveedores exclusivos, simplemente habrá que esperar que sus cultivos sean contagiados por la “plaga” transgénica y con ello, oficialmente, los productos cultivados pasan a manos de la corporación.

3) Posteriormente se patentan los productos derivados de estos granos, lo cual ocupa una amplia gama de nuestra estructura alimenticia: cualquier producto elaborado con dichos granos, como cereales y otros, aceites comestibles, pero, también, la carne de los animales que son alimentados con estos granos.

4) Finalmente viene la celebración en donde Monsanto y sus nefastos aliados corporativos y gubernamentales, seguramente festejarán en algún pretencioso restaurante neoyorquino el haber perpetuado un acto de sodomía planetaria en contra de la alimentación humana.

Más información:

Guía para entender la problemática del maíz transgénico

Pijama Surf vs Monsanto (lista de marcas que utilizan sus productos)

Estudio revela que maíz de Monsanto daña órganos

Monsanto hace vudú al mismo Haití: ‘regala’ 475 toneladas de semillas



Enfermedades que podrías evitar si dejas de consumir alimentos genéticamente modificados

¿Qué enfermedades podrías ahorrarte llevando una dieta libre de alimentos genéticamente modificados?

Necesitamos ser conscientes de qué tipo de alimentos consumimos, sobre todo si son vegetales, aquellos que casi nunca cuestionamos. Sus efectos en nuestro organismo pueden ser negativos o positivos acorde al cultivo, estos son: antiguos, híbridos u organismos modificados de manera genética. 

Tanto los antiguos como los híbridos se caracterizan por ser una selección realizada por los propios agricultores. Sin embargo, cuando se trata de los alimentos genéticamente modificados, estos son completamente desarrollados en laboratorios, es decir, son plantas artificiales. Además, es bien sabido que son menos nutritivas e incluso nocivas para el ser humano en muchas formas. Entre algunos de los males que causa está la creación de tumores y cáncer. Ante este panorama poco alentador, solo nos resta procurar consumir alimentos que no estén modificados, y contribuir a encausar una realidad cada vez más sana.

En este enlace te contamos cómo evitar este tipo de productos.

ventajas-dieta-sin-alimentos-geneticamente-modificados-sus-maravillosos-resultados-2

Debido a la creciente necesidad de consumir alimentos sanos y libres de cualquier modificación, se han empezado a realizar investigaciones serias para promover el consumo de lo orgánico. Un ejemplo es el estudio de la International Journal of Human Nutrition and Functional Medicine®, la cual sugiere que, realizar una dieta libre de alimentos modificados genéticamente, podría reducir muchas enfermedades en un alto porcentaje. 

Acorde a la investigación referida, esta es la lista de padecimientos, cuyos porcentajes de aparición se reducen gracias al consumo de alimentos libres de cualquier modificación genética:

1.- Problemas Digestivos (85.2%)

2.- Baja energía (60.4%)

3.- Sobrepeso u obesidad  (54.6%)

4.- Dispersión (51.7%)

5.- Alergia a comidas   (50.2%)

6.- Cambios de humor, como ansiedad o depresión (51.1%)

7.- Memoria, concentración (48.1%)

8.-  Dolor de articulaciones (47.5%)

9.- Alergias por temporada (46.6%)

10.- Sensibilidad al gluten (42.2%)

11.- Insomnio (33.2%)

12.- Enfermedades en la piel (30.9%)

13.- Problemas hormonales (30.4%)

14.- Dolor musculoesquelético (25.2%)

15.- Enfermedades autoinmunes (21.4%)

16.- Eczema  (20.8%)

17.- Problemas cardiovasculares y de presión sanguínea  (19.8%)

18.-  Asma  (14.8%)

19.- Problemas menstruales (13.1%)

20.- Diabetes  (10.6%)

21.- Otros problemas mentales  (7.9%)

22.- Baja de peso (6.5%)

23.- Cáncer (4.8%)

24.- Enfermedades del hígado  (4.5%)

25.- Infertilidad (3.8%)

26.-  Espectro de autismo (2.6%)

27.- Alzheimer (2.4%)

28.- Parkinson  (1.4%) 

 

Los beneficios de una dieta libre de alimentos modificados genéticamente parecen una prueba factible. Y si el estudio está en lo cierto, la disminución de varias de estas enfermedades representaría un gran hallazgo para la ciencia, pero sobre todo para quienes no sabemos lo que estamos comiendo. Y aunque los porcentajes de esta investigación no llegasen a ser certeros, no cabe duda que siempre es mejor consumir libre de transgénicos.